Mundo

Pionyang testa un motor para un nuevo misil y deja claro que no dialogará

Subraya una vez más que está centrada exclusivamente en mejorar su arsenal y que no contempla diálogo alguno

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Noticias sobre los lanzamientos de misiles. -

Corea del Norte desveló hoy que ha probado un nuevo tipo de motor para hacer que sus futuros misiles de largo alcance sean menos vulnerables a ataques preventivos, lo que subraya una vez más que está centrada exclusivamente en mejorar su arsenal y que no contempla diálogo alguno.

El test realizado el jueves en la base de lanzamientos espaciales de Sohae (noroeste del país) -lugar de lo más simbólico, ya que el régimen lo clausuró temporalmente como muestra de buena voluntad cuando dialogó con Washington entre 2018 y 2019- preocupa a muchos expertos porque supone una inequívoca declaración de intenciones por parte de Pionyang.

El ensayo viene a demostrar que paso a paso, Corea del Norte está cumpliendo con la lista de objetivos englobada en el plan quinquenal de modernización armamentística que aprobó en enero de 2021, por el que se ha propuesto desarrollar misiles hipersónicos, cabezas múltiples, armas nucleares tácticas, nuevos submarinos o un misil balístico intercontinental (ICBM) que emplee combustible sólido.

MISILES DE LARGO ALCANCE MÁS EFICIENTES

Es precisamente ese tipo de misil el que Pionyang persigue con esta última prueba, en la que asegura haber realizado con éxito la "combustión estática de un motor de combustible de gran propulsión con un empuje de 140 tf (tonelada-fuerza)".

Esas cifras equivalen a un empuje de unos 1.370 kilonewtons, más que suficiente para impulsar la primera fase de un ICBM de combustible sólido, ya sea para ser lanzado desde tierra firme o desde un submarino (SLBM).

La idea última es que Pionyang sea capaz de poseer activos similares al Minuteman III estadounidense, el Topol-M ruso o los Donfeng-31 y 41 chinos, misiles todos ellos de alcance intercontinental con motores de combustible sólido.

En comparación con el líquido, esto permite una carga mucho más segura y rápida y evita que los proyectiles queden expuestos por mucho tiempo a ataques preventivos si los satélites y otros activos alertan de un lanzamiento potencial.

Desde 2016 Pionyang ha logrado desarrollar con éxito sistemas de corto y medio alcance que usan combustible sólido, como los KN-23 y KN-24 o la familia de proyectiles Pukguksong, pero su gama de misiles estratégicos -los Hwasong-14, 15 y 17- emplea al completo propelentes líquidos, lo que los hace relativamente vulnerables.

NUEVO BANCO DE PRUEBAS

El régimen ha estado modernizando la base de Sohae tras una importante visita que realizó el pasado marzo el propio líder Kim Jong-un.

Los satélites han captado desde entonces una actividad frenética en las instalaciones, y en noviembre comenzaron a detectar mejoras en el banco vertical de pruebas usado para testar motores de combustible líquido.

Sin embargo, el emplazamiento del test realizado el jueves ha sorprendido a muchos analistas.

Apenas horas antes de que los medios norcoreanos hicieran pública la prueba, Joseph Bermudez, Victor Cha y Jennifer Yun publicaron un reporte para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) señalando por primera vez la existencia de una nueva estructura construida a unos 200 metros del banco vertical.

"Sus características, dimensiones y construcción circundante indican que probablemente se trate de un banco de pruebas para motores horizontal, el primero de este tipo en la Estación de Lanzamiento de Satélites de Sohae", añade el texto.

Es la tercera estructura de este tipo de la que se tiene conocimiento en Corea del Norte, que hasta ahora tenía dos de estos bancos verticales en su centro de pruebas de Magunpo (costa oriental), donde el régimen hizo pública una prueba similar realizada en marzo de 2016.

Basta comparar las fotografías de aquel ensayo con las que se han publicado hoy para comprobar que este nuevo motor tiene dos -o incluso tres- veces más envergadura que el ingenio testado hace seis años.

SIN INTENCIÓN DE DIALOGAR

A lo largo del año Corea del Norte, visiblemente molesta con el fracaso de la cumbre de Hanói de 2019, no ha mostrado intención alguna de comunicarse con EE. UU. ni su vecino del Sur, que más allá de sus insistentes ofertas de retomar el "diálogo sin condiciones" parecen carecer actualmente de ideas para desbloquear la situación.

Muchos expertos destacan además que la aproximación de Pionyang hacia Moscú, a cuyas autoridades ha apoyado diplomáticamente sin fisuras en su invasión de Ucrania, muestran que el país asiático se siente ahora mismo más cómodo escorado nuevamente hacia las órbitas de las grandes autocracias.

El partido único norcoreano celebra la última semana del año un importante plenario que presumiblemente se cerrará con una declaración de Kim Jong-un difundida en Año Nuevo, aunque hoy por hoy son pocos los que esperan algún guiño hacia la Casa Blanca. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN