Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 23/04/2021

Motor

Audi presenta el Q5 Sportback y el SQ5 Sportback TDI: Deportivos, prácticos y elegantes

El Q5 Sportback y el SQ5 Sportback TDI se fabrican en la factoría de San José Chiapa, en México, y se lanzarán de manera global durante la primera mitad de 2021

Publicidad Ai
Publicidad Ai
  • Audi SQ5 Sportback TDI.

Tras los Q3 Sportback y e-tron Sportback, la marca de los cuatro aros presenta su tercer SUV coupé, el Audi Q5 Sportback. Este modelo de líneas dinámicas está dirigido a los clientes que no sólo aprecian el diseño expresivo y la innovación técnica, sino también el carácter deportivo y la versatilidad para un uso cotidiano. La versión que corona la gama, el SQ5 Sportback TDI, está propulsada por un motor 3.0 V6 turbodiésel que rinde una potencia de 215 kW (341 CV) y un par máximo de 700 Nm.

Con una poderosa presencia, una característica intrínseca de los modelos Q de la marca de los cuatro aros, el nuevo Audi Q5 Sportback no pasa desapercibido. La parrilla Singleframe está flanqueada por grandes entradas de aire. Los faros, con su distintiva firma lumínica en las luces diurnas, cuentan con tecnología LED de serie, o Matrix LED de forma opcional. La línea de hombros, con un trazo continuo y elegante, enfatiza los pasos de rueda y, de esta forma, también pone de relieve la presencia de la tracción quattro. Los faldones laterales de las puertas otorgan al vehículo una imagen de estabilidad y robustez. La superficie que forma la zona acristalada en los laterales de la carrocería presenta un diseño descendente en el que la tercera ventanilla se estrecha claramente hacia la parte posterior. La fuerte inclinación de la luneta y el diseño del paragolpes trasero contribuyen a la apariencia dinámica y poderosa del Q5 Sportback.

Audi ofrece la opción de luces traseras con la innovadora tecnología OLED digital. Cada faro cuenta con tres diodos orgánicos emisores de luz, cada uno de los cuales está dividido en seis segmentos. Los elementos OLED de color rojo ofrecen una luz homogénea, pero la segmentación permite controlarlos de forma individual y, por lo tanto, utilizar una expresión lumínica diferente. Los clientes pueden elegir entre tres firmas de luz para la parte posterior a la hora de configurar el vehículo. Cada una de ellas cuenta con un patrón de iluminación dinámico para las funciones de apertura (“coming-home”) y cierre (“leaving-home”) del vehículo. Al seleccionar el modo dynamic en el Audi drive select, se adopta una configuración específica para ese modo. Si otro vehículo se aproxima por la parte trasera a menos de dos metros cuando el coche está detenido, todos los segmentos OLED se iluminan para indicar una alerta de proximidad.

El Audi Q5 Sportback se ofrece con las líneas exteriores Advanced y S line, que presentan diferencias en la parrilla Singleframe, en las entradas de aire laterales y, especialmente, en el paragolpes trasero. Hay 12 colores para la carrocería y múltiples elementos de personalización, incluyendo el paquete de estilo negro y acabados de pintura completos y de contraste. Con una longitud de 4,69 metros, el Q5 Sportback es 7 milímetros más largo que el Q5. La altura y la anchura resultan idénticas; mientras que, con un valor de 0.30, el coeficiente aerodinámico también es menor.

La amplia distancia entre ejes de 2,82 metros proporciona una gran habitabilidad. De líneas horizontales, el interior transmite sensación de amplitud y fluidez. La línea de acabado interior S line le otorga un aspecto aún más deportivo, incluyendo una amplia selección de materiales, entre ellos la tapicería en piel Nappa fina. El paquete de iluminación ambiental utiliza efectos específicos para mostrar la alta calidad de fabricación de Audi dentro del habitáculo.

El maletero tiene una capacidad de 510 litros, que aumenta hasta los 1.480 litros con los asientos traseros plegados, aprovechando el espacio hasta el techo. Audi también ofrece en el nuevo modelo de la familia Q5 la banqueta trasera plus, que cuenta con regulación longitudinal de distancia para las piernas de los pasajeros y con respaldos ajustables en inclinación. Si es necesario, puede adelantarse para aumentar la capacidad de carga del maletero y ganar 60 litros extra. Por otro lado, proporciona un mayor confort para los pasajeros traseros cuando está en su posición más retrasada. El paquete portaobjetos, opcional, permite mantener el equipaje ordenado de forma segura. El portón trasero cuenta de serie con accionamiento eléctrico. En combinación con la llave de confort opcional se puede abrir con un simple gesto del pie, algo muy útil cuando, por ejemplo, se tienen las manos ocupadas.

El SUV coupé destaca por una serie de cualidades adicionales que aumentan su faceta práctica. Con el motor 40 TDI de 150 kW (204 CV) puede remolcar hasta 2,4 toneladas (con frenos, pendiente del 12%). El control de descenso garantiza la seguridad al conducir en pendientes pronunciadas sobre firme sin asfaltar.

La suspensión deportiva de serie presenta unos ajustes específicos, que proporcionan un tacto más directo que en el Q5 convencional. Como alternativa, también se ofrece la suspensión con control de amortiguación “damper control”; o la suspensión neumática adaptativa, extremadamente cómoda y versátil. Esta última ajusta la altura de la carrocería en un amplio rango de 60 mm. La distancia al suelo puede aumentar hasta en 45 mm cuando se conduce por pistas o caminos. En autopista, a velocidades altas, la carrocería desciende automáticamente 15 mm para mejorar la eficiencia y la estabilidad, al reducir la resistencia aerodinámica y bajar el centro de gravedad. Otra característica de la suspensión neumática es la posibilidad de reducir en 55 mm la altura de la parte trasera mediante un botón situado en el maletero, lo que facilita la carga del mismo.

La dirección dinámica opcional modifica la desmultiplicación, el ángulo y la asistencia en función de la velocidad. Cuando se circula a baja velocidad, utiliza una relación más directa y con menos vueltas de volante entre topes, así como una alta asistencia, lo que mejora el confort. A velocidades más altas, la menor desmultiplicación proporciona una mayor estabilidad direccional. Existen 21 diseños de llantas, con diámetros de entre 18 y 21 pulgadas.

En el momento de su llegada al mercado europeo, el Q5 Sportback se lanzará con tres motores, dos TDI y un TFSI, con potencias que van desde los 120 kW (163 CV) hasta los 195 kW (265 CV). Todos cumplen la nueva normativa de emisiones Euro 6d ISC-FCM AP, que establece límites muy estrictos para las emisiones de óxidos de nitrógeno en ensayos en carretera.

El Audi Q5 Sportback 35 TDI, disponible en el lanzamiento, equipa el motor 2.0 turbodiésel con 120 kW (163 CV) y un par máximo de 370 Nm. La potencia del motor turbodiésel de cuatro cilindros llega a las ruedas delanteras a través de un cambio S tronic de siete velocidades.

En el Q5 Sportback 40 TDI quattro, el 2.0 TDI entrega una potencia de 150 kW (204 CV) y un par máximo de 400 Nm. Acelera al SUV coupé de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos, y le permite alcanzar una velocidad máxima de 222 km/h. Cuenta de serie con un cambio S tronic de siete velocidades y la eficiente tracción quattro con tecnología ultra. En condiciones normales, todo el par se dirige al eje delantero. Cuando es necesario se activa la tracción a las cuatro ruedas mediante dos embragues que conectan de forma inmediata el eje trasero, lo cual en muchas situaciones sucede incluso de forma predictiva.

Un sistema Mild Hybrid (MHEV) de 12 voltios contribuye a mejorar la eficiencia en las dos versiones con el motor 2.0 TDI. Su alternador de arranque accionado por correa recupera energía en las fases de desaceleración, y la almacena en una compacta batería de iones de litio. El sistema MHEV permite la desconexión temporal del motor cuando el vehículo circula en modo de marcha por inercia, así como la entrada en funcionamiento del start-stop desde una velocidad residual de 22 km/h.

Con el 2.0 TFSI, un cuatro cilindros de gasolina, el Audi Q5 Sportback 45 TFSI quattro acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h. Este motor rinde una potencia de 195 kW (265 CV) y 370 Nm de par. Como el 2.0 TDI, también cuenta con un sistema MHEV de 12V, transmisión S tronic de siete velocidades y tracción quattro con tecnología ultra.

Para los controles, las pantallas y el sistema de infotainment, el Q5 Sportback utiliza la misma tecnología que el actualizado Q5: la tercera generación de la Plataforma Modular de Infotainment (MIB 3). En las versiones más altas de la gama se incluye de serie la instrumentación Audi virtual cockpit plus con pantalla de 31,2 cm (12,3 pulgadas) y el head-up display. El volante multifunción plus permite el manejo de las funciones más importantes de forma segura y sencilla.

El MMI Navegación plus incluye un display táctil de 25,5 cm (10,1 pulgadas), con pantalla de inicio personalizable. El sistema de control por voz con reconocimiento de lenguaje natural utiliza los datos almacenados en la nube y puede activarse pulsando un botón en el volante o diciendo “Hey Audi”. Muchos de los ajustes del vehículo se pueden memorizar en los perfiles de usuario individuales y almacenarse online en el portal myAudi. Algunos servicios online de Audi connect utilizan la inteligencia de la flota conectada de Audi para funciones que incluyen alertas de peligro. La aplicación myAudi conecta el vehículo con el smartphone del cliente. Los módulos de hardware opcionales como el Audi phone box o el equipo de audio Bang & Olufsen Premium Sound System 3D complementan la oferta de infotainment.

El Audi Q5 Sportback está equipado con numerosos sistemas de asistencia al conductor. El control de crucero adaptativo, opcional, puede hacerse cargo de la aceleración, la frenada y el mantenimiento del vehículo en el carril durante muchas situaciones. El conductor solo tiene que tocar el volante capacitivo para mantener el guiado lateral. Un segundo sistema de alta tecnología es el asistente predictivo de eficiencia, que ayuda a conducir de forma eficaz. Los asistentes de giro y de salida o el asistente de tráfico cruzado posterior, disponibles opcionalmente, también mejoran la seguridad. El Audi pre sense city, que forma parte del equipamiento de serie, ayuda a mitigar las consecuencias o evitar una posible colisión frontal.

En lo más alto de la gama se sitúa el nuevo Audi SQ5 Sportback TDI, propulsado por un motor diésel de tres litros que genera una potencia de 251 kW (341 CV) y un par máximo de 700 Nm, que se mantiene constante entre 1.750 y 3.250 rpm. Una mariposa en el sistema de escape hace que su sonido resulte rotundo. Sus prestaciones: de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos, con una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente.

El V6 3.0 TDI ha sido actualizado en numerosas áreas. Los pistones ya no son de aluminio, sino de acero forjado, lo que ofrece más resistencia y reduce las pérdidas de calor, compensando así un peso superior. Los inyectores de solenoide utilizados para inyectar el combustible funcionan con una alta precisión de forma constante, gracias a nuevos sensores piezoeléctricos que monitorizan la apertura y el cierre de la aguja. Pueden realizar hasta ocho inyecciones por ciclo, con inyecciones escalables para una precisión aún mayor.

El turbocompresor cuenta con una turbina más pequeña y ligera, que entra en funcionamiento con una velocidad excepcional, un factor clave a la hora de entregar una alta cifra de par motor de forma espontánea. El nuevo intercooler indirecto agua/aire está situado en el centro de la V que forman los cilindros, lo que permite acortar el recorrido del aire de admisión, contribuyendo a generar presión de sobrealimentación rápidamente.

El V6 3.0 TDI incorpora dos tecnologías que reducen el consumo y mejoran la respuesta del motor. El sistema Mild Hybrid (MHEV) de 48 voltios recupera hasta 8 kW en las fases de desaceleración. Con la electricidad almacenada en una batería de iones de litio, el SQ5 Sportback puede avanzar suavemente en modo de marcha por inercia con el motor apagado durante un máximo de 40 segundos, tras lo cual el potente alternador de arranque (BAS) lo vuelve a poner en marcha. Otro componente de alta tecnología que forma parte de la red de 48 V es el compresor eléctrico (EPC). Al iniciar la marcha o al acelerar con el motor girando a bajas revoluciones, ayuda a aumentar la sobrepresión y asegura una capacidad de respuesta espontánea.

Como en todos sus motores TDI, Audi utiliza la tecnología twin-dosing, basada en el funcionamiento conjunto de dos convertidores catalíticos SCR. El primero está situado directamente detrás del colector de escape, y también funciona como un filtro de partículas; el segundo se ubica más lejos del motor, bajo el piso del vehículo. Ambos catalizadores se complementan, porque cubren diferentes situaciones de funcionamiento y rangos de temperatura de los gases de escape. Gracias a la tecnología de doble dosificación de AdBlue, el SQ5 Sportback TDI también se queda claramente por debajo del límite de emisiones establecido por la nueva norma Euro 6d ISC-FCM AP.

La potencia se transmite a las ruedas a través de una caja de cambios tiptronic de ocho velocidades, que permite transiciones rápidas y suaves. La tracción permanente quattro reparte el par de forma variable entre los ejes delantero y trasero, según sea necesario. Audi ofrece como opción el diferencial deportivo para el eje trasero, que controla de forma activa el reparto del par entre las ruedas de dicho eje cuando el conductor adopta un estilo de conducción deportivo. Este diferencial distribuye más par a la rueda trasera exterior a la curva, que presenta más agarre, forzando literalmente al coche a inscribirse en la trazada, lo que reduce considerablemente el subviraje. Esta rueda también recibe más par cuando el conductor acelera en curvas de radio reducido, lo que mejora la agilidad.

La suspensión del Audi SQ5 Sportback TDI está diseñada para adaptarse al rendimiento del poderoso motor turbodiésel. Se utiliza un esquema de cinco brazos para guiar cada una de las cuatro ruedas. El SUV deportivo está equipado de serie con llantas de aleación de 20 pulgadas con neumáticos 255/45. Como alternativa se puede elegir entre diferentes llantas de 21 pulgadas de Audi o Audi Sport GbmH. Los frenos delanteros cuentan con discos de 375 mm de diámetro y pinzas de aluminio de seis pistones.

El tren de rodaje deportivo S con control de amortiguación cuenta con una altura de la carrocería rebajada 30 mm en comparación con el Q5 Sportback, e impresiona por su excepcional rango entre el ajuste más confortable y el más dinámico.

Junto con el diferencial deportivo opcional, el motor, la dirección y el cambio tiptronic, los amortiguadores están integrados en el Audi drive select, que forma parte del equipamiento de serie, y permite al conductor modificar la respuesta de estos elementos en base a seis perfiles. Si se equipa la suspensión neumática adaptativa opcional específica para la versión S, que ajusta la altura de la carrocería en función de la situación de conducción, se añade un séptimo perfil, denominado allroad. Otro elemento opcional es la dirección dinámica.

El nuevo Audi SQ5 Sportback TDI cuenta con llamativos detalles de diseño que le otorgan un aspecto aún más poderoso. Las inserciones verticales destacan en las grandes entradas de aire situadas en los paragolpes delanteros. En la parrilla octogonal Singleframe, las grandes secciones octogonales que forman una estructura de panal están unidas por estilizadas aplicaciones con un acabado en aluminio. De serie, Audi instala los faros Matrix LED con luces largas automáticas e intermitentes dinámicos. El paragolpes cuenta con una inserción en aluminio mate, debajo de la cual se encuentra el difusor y las cuatro salidas de escape cromadas con forma ovalada. Los grupos ópticos traseros con tecnología OLED digital forman parte del equipamiento opcional.

El SQ5 Sportback TDI presenta un interior con diseño en color negro o gris oscuro, con inserciones de aluminio iluminadas en los umbrales de las puertas que incluyen el logotipo S. Hay tres variantes de tapicería disponibles para los asientos deportivos con ajuste eléctrico, que incluyen el logo S grabado. Tanto los asientos como el volante incluyen costuras en contraste. Los asientos pueden contar de forma opcional con funciones de masaje y ventilación. Las inserciones decorativas para el salpicadero de serie son de aluminio cepillado.

El Q5 Sportback y el SQ5 Sportback TDI se fabrican en la factoría de San José Chiapa, en México, y se lanzarán de manera global durante la primera mitad de 2021. China es la única excepción, puesto que para este mercado el nuevo Q5 Sportback se construirá en la línea de producción CKD, en la fábrica de Changchun.

COMENTARIOS