HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 12:47 CET
Lunes, 19/11/2018

Motor

Nuevos motores para el Ateca

El Ateca, coche del Año 2017 en España, milita en el competido segmento de los todocamino de 4,40 metros

  • Seat Ateca.

SEAT sigue ampliando las motorizaciones del Ateca, que se ha convertido en el tercer pilar de ventas para la marca española, con los propulsores de gasolina y de diésel menos potentes y de acceso al primer SUV de su historia.

Los últimos en llegar han sido el gasolina de tres cilindros 1.0 TSI de 115 CV y el diésel 1.6 TDI de cuatro cilindros y 116 CV.

Ambos están dirigidos a conductores que no van a exigir al coche un comportamiento muy dinámico y que buscan más el confort de marcha que las prestaciones.

Es lo que mejor define a la unidad probada por Efe con el motor de gasóleo de 116 CV. Se trata de un propulsor voluntarioso que debe mover 1.375 kilogramos en vacío.


Lo hace de una manera tranquila, en la que no se deben esperar salidas fulgurantes desde parado. Para eso está su hermano mayor 2.0 de 150 CV y sobre todo de 190 CV.

Este 1.6 es algo ruidoso en el funcionamiento, en el que los adelantamientos con poco espacio han de ser previstos con antelación. La transmisión elegida para este motor de acceso es la manual de seis velocidades, que se caracteriza por contar con desarrollos largos enfocados a lograr los menores consumos. Su funcionamiento es agradable y cómodo a la hora de engranar las marchas.

En carreteras rápidas y rectas se nota el buen trabajo que ha hecho SEAT en materia de chasis y de amortiguación. Se conduce como una berlina que filtra muy bien las irregularidades del terreno.

En puertos de montaña hay que ir atentos al manejo de la palanca de cambios para no sufrir pérdidas de potencia destacables en la conducción.

En curva también es reseñable el comportamiento del vehículo. Su mayor altura respecto a un turismo no le resta agilidad y estabilidad a la hora de trazarlas, y carece de balanceos.

Por lo que respecta al consumo, SEAT ha homologado para esta versión del Ateca un gasto de gasóleo de 4,3 l/100, que en el recorrido realizado ha llegado a 5,6 l/100 km.

Para momentos en los que el objetivo no sea solo el consumo, sino disfrutar del coche hay que señalar que este Ateca equipa selector de modos de conducción: ECO, Normal, Sport e Individual. Girando la rueda se modifican los parámetros relacionados con la dirección, cambio y motor.

El Ateca, coche del Año 2017 en España, milita en el competido segmento de los todocamino de 4,40 metros (el coche mide 4,36 metros de largo, 1,84 de ancho y un 1,61 metros de alto).

Con estas medidas SEAT ha hecho un vehículo amplio. Con un conductor de 1,80 metros de altura al volante, el espacio detrás es similar. Sobra espacio para las rodillas y la sensación es de amplitud. También de nota es la altura que se ha conseguido en el interior.

En el asiento central trasero se ha ubicado una trampilla que permite transportar unos esquís u otros objetos largos sin tener que reclinar los asientos.

El puesto de conducción es cómodo y ergonómico con todo al alcance. Además, como es típico en un SUV, está más elevado que un turismo lo que facilita enormemente el control del tráfico delante y alrededor del vehículo.

El salpicadero, con líneas horizontales, está orientado ligeramente hacia el piloto para que pueda disfrutar de la conducción sin distracciones.

En el cuadro de relojes hay una pequeña pantalla en la que se puede navegar por las distintas funciones del  vehículo gracias al volante multifunción.

Se pueden consultar los asistentes a la conducción, la navegación, la emisora que se lleva conectada o el ordenador de a bordo.

La pantalla central es mayor. Tiene 8 pulgadas, es táctil y desde ella se pueden manejar el navegador, la radio, el teléfono y sus aplicaciones -gracias al Full Link- o consultar la cámara de marcha atrás cuando se maniobra a la hora de aparcar.

Debajo de esta pantalla se encuentra el climatizador y un poco más ocultas las entradas USB para conectar diferentes dispositivos.

El botón de arranque se encuentra casi al lado de la palanca de cambios (de seis relaciones).

En general, el interior transmite calidad por los materiales empleados y tiene un toque deportivo que le quita seriedad al vehículo y le da un rasgo más juvenil.

Exteriormente, en el frontal destacan la parrilla con líneas horizontales en la que destacan los amplios faros que exhibe -se pueden elegir Full Led- y la forma abombada del capó.

En la vista lateral la línea de cintura alta, el spoiler trasero y los pasos de rueda le aportan la imagen SUV; mientras que en la trasera una luneta no muy amplia y el parachoques pintado en negro le aportan robustez, a lo que contribuyen unos estrechos faros que se integran en el portón.

El maletero, en el que la rueda de repuesto se ha sustituido por un kit repara pinchazos, hay espacio para 510 litros, con lo que no faltará espacio para colocar y transportar el equipaje de cinco personas.

En suma, la versión de acceso a la gama diésel del Ateca es una buena opción para que aquellas personas que busquen un SUV con un motor de potencia media con buen comportamiento y fácil y agradable de conducir.

En momentos puntuales, como adelantamientos rápidos o subidas por escarpados puertos de montaña, se puede echar en falta algo más de potencia. Pero para el tipo de cliente al que se dirige, personas que buscan un todocamino con propulsor diésel, con aspecto robusto, bajos consumos y solvente para transportarles, es más que suficiente.

COMENTARIOS

chevron_left
No todo van a ser achaques a los 40
chevron_right
Más que un hermano pequeño