HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:33 CET
Sábado, 17/11/2018

Me queda la palabra

2017 y las Mujeres

En Rota la irrupción con una enorme fuerza del Colectivo Feminista Roteño ha permitido respirar un aire fresco en el tejido asociativo

El año que nos dejó ha sido de gran significado para la mujer. El resurgir y la revitalización de movimientos feministas ha supuesto un nuevo impulso a la imprescindible lucha que ha traído como positivo el despertar de gran parte de la mitad de la sociedad en pos de conseguir definitivamente dejar de ser personas de segunda clase, culpa de la discriminación vergonzosa que todavía sufren con respecto de los hombres.

Pero los avances en concienciación y en compromiso no se han visto reflejados en muchas de las situaciones que ejemplifican los motivos de esta injusticia. Los casos de violencia machista en nuestro país han sido más numerosos, y mediáticamente más escandalosos, que en el año anterior; los asesinatos y violaciones no se limitan al ámbito de las parejas, otros casos de desaparición y muerte se repiten con excesiva frecuencia; las conductas denunciadas como machistas se han seguido repitiendo y no se vislumbra que el problema vaya a disminuir; el comportamiento entre gran parte de la juventud no anuncia la esperanza de mejoría que debiera; la explotación de las mujeres como objetos de tráfico sexual e... infinitas más. Tampoco la sociedad ha ofrecido avance alguno en ninguno de estos aspectos, ni tampoco en otros muy vinculados al tema como es la diferencia de salarios entre mujeres y hombres o la invisibilidad en las instituciones, en los libros de historia e, incluso, en el callejero de nuestras ciudades.

En Rota la irrupción con una enorme fuerza del Colectivo Feminista Roteño ha permitido respirar un aire fresco en el tejido asociativo, con la virtud de ser muchísimo más inclusivo y abierto que los viejos grupos existentes en el panorama socio-político. Dentro de las actividades organizadas por este grupo las conferencias de Marina López Baena y de Mar Gallego han sido un ejemplo del buen hacer, que han situado ideológicamente el momento en que se encuentra el feminismo local, sin menospreciar el resto de iniciativas que han venido desarrollando.

A nivel internacional las valientes denuncias de las actrices víctimas de Harry Wenstein y otros indeseables han sido una bandera que han levantado muchas mujeres contra el acoso en el mundo de Hollywood, que no es más que un escaparate extraordinario que refleja los cientos de miles de casos que se repiten en miles de centros de trabajo de todo el mundo. Se necesitan millones de mujeres que tengan las cosas claras y sigan poniendo visibilidad a todas las agresiones que se produzcan, Oprah Winfrey ha sido un buen reclamo que es de agradecer: ella lo tiene más fácil.

COMENTARIOS

chevron_left
Im-pre-sen-ta-bles
chevron_right
Mujeres: Pasos Adelante