Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Lunes 27/09/2021

Matrícula de deshonor

Machismo

España está enferma, está plagada de un virus que sigue imparable expandiéndose por toda su geografía sin que se observe una verdadera vacuna

Publicado: 15/06/2021 ·
13:36
· Actualizado: 15/06/2021 · 13:36
  • Contra la violencia machista.
Autor

Federico Pérez

Federico Pérez vuelca su vida en luchar contra la drogadicción en la asociación Arrabales, editar libros a través de Pábilo y mil cosas

Matrícula de deshonor

Un cajón de sastre en el que hay cabida para todo, reflexiones sobre la sociedad, sobre los problemas de Huelva, sobre el carnaval...

VISITAR BLOG

España está enferma, está plagada de un virus que sigue imparable expandiéndose por toda su geografía sin que se observe una verdadera vacuna para este mal llamado Machismo. Si en el pasado mes de mayo se registraron cinco asesinatos machistas en cuatro días, en este mes de junio se está desbordando el dolor por los tristes acontecimientos que estamos viviendo y que parecen imparables. Esta situación es insostenible y no cabe justificación alguna ante tanto horror que cuesta asimilar y explicar en tan pocas palabras.   

Con cada asesinato machista quedan latentes las carencias existentes que tiene todo el sistema de protección contra el maltrato, que debe ser revisado de forma exhaustiva y puesto en valor desde una perspectiva más eficiente en la que se proteja a la mujer y sus hijos/as de sus maltratadores y asesinos, que siguen campando a sus anchas en un contexto donde los discursos negacionistas no ayudan, porque consiguen que "el agresor se sienta legitimado en cierta medida". Desde esa perspectiva, el papel de la ultraderecha en las instituciones negando la existencia de la violencia de género le da valor a los monstruos, que siguen matando a niños/as y mujeres para lograr perpetuar un poder que nunca tuvieron de la forma más vil y canalla.

Estos malnacidos deben ser perseguidos con todo el poder de nuestro sistema judicial, sin etiquetas sanitarias y/o psiquiátricas que justifiquen bajo ningún concepto el mal que engendran. En esta sociedad tan marcada por dichos actos no se puede concebir que sólo en el 1 o el 2% de los casos denunciados se realice una evaluación forense integral o que no se utilicen más pulseras telemáticas de control y que el sistema de detención de maltrato temprana no sea efectivo, entre otras. Aquí es donde nuestros políticos deben dirigir sus miras, donde deben plantear medidas serias y severas que radiquen, no sólo los asesinatos, que son la punta del iceberg, sino toda actitud machista, para que sus mensajes ante estos crueles asesinatos no me den arcadas y me hagan sentir la misma repugnancia que siento por un maltratador.

 

COMENTARIOS