HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:32 CET
Viernes, 20/04/2018

Matrícula de deshonor

Si te roban, al rastro de San Juan

En Huelva ya somos conocedores de que quienes hayan vivido un robo, éste es el lugar para encontrar todo lo sustraído

No es la primera vez que hablo sobre el conocido mercadillo de San Juan del Puerto, ‘El estanque los pollos’, que cada domingo aglutina a miles de personas alrededor de puestos de objetos de segunda mano y/o alimentación, y, que se está convirtiendo en los últimos meses en el instrumento ilegal para la venta de objetos robados en nuestra ciudad y provincia. En Huelva ya somos conocedores de que quienes hayan vivido un robo, éste es el lugar para encontrar todo lo sustraído, como así me ocurrió hace varios meses, cuando encontré diversas figuras de Marvel y DC que se habían llevado de mi oficina en la Asociación Arrabales. Yo que soy muy asiduo a este tipo de ‘rastros’, me resulta confuso observar que a pesar de las miles de personas que se congregan -y van en aumento-, no exista ningún control sobre el espacio en el que está ubicado el mercado. No he observado en los últimos meses ningún agente de la autoridad que inspeccione o esté presente para evitar, no sólo las trifulcas, como las que ayer se vivieron sobre las 12.00 horas, sino también para controlar todo aquello que se vende de procedencia dudosa y al margen de la ley. Me preocupa que este tipo de mercados incentive y fomente los robos y asaltos a viviendas, como así me comentaba una señora mayor hace unas semanas, que había encontrado cuadros suyo en venta, robados hacía escasos días en una vivienda de verano. Ropas, juguetes, muebles, bicicletas, material electrónico, herramientas, etc. Una gran superficie al aire libre sin ningún tipo de control, en el que la delincuencia campa a sus anchas. Pero peor aún es en los puestos de alimentación, que no tienen ningún tipo regulación, algo que sorprende bastante con la exigencia que se observa a las pequeñas empresas legales existentes en nuestra ciudad. Cabe destacar que hace varias semanas el rastro de Sevilla, conocido como ‘El charco de la pava’, fue cerrado por las autoridades por estos mismos motivos, siendo muchos de estos puestos recolocados en el de Huelva, incrementando más, si cabe, un problema, que en breve se tendrá que atajar. Yo no deseo que estos espacios desaparezcan, pero existe otro rastro el mismo día, en la zona de Pérez Cubillas, que a pesar de la ‘vista gorda’ de las autoridades en algunos casos, nada tiene que ver con lo que se cuece en San Juan del Puerto, en el que insto al Ayuntamiento a que legalice los distintos puestos y a que se personen autoridades de dicha localidad para su control, y no sólo se limiten a cobrar por los espacios y recoger el euro de cada vehículo por aparcar.

COMENTARIOS