Actualizado: 11:10 CET
Viernes, 21/02/2020

El jardín de Bomarzo

Un siglo no es nada

Publicado: 06/12/2019 ·
10:18
Actualizado: 06/12/2019 · 10:18

Uno se pregunta cómo será esta tierra nuestra dentro de ochenta años, allá por un lejano 2100

  • El jardín de Bomarzo.

Cuando restan solo unos días para atravesar la frontera del 2020 y a cuentas de esta actualidad que nos sitúa en torno al calentamiento global y al cambio climático, uno se pregunta cómo será esta tierra nuestra dentro de ochenta años, allá por un lejano 2100. Y si miras atrás, ochenta años atrás, cómo hemos cambiado, todos, todo, desde 1940 -solo Franco permanece inmune al paso del tiempo-. Dicen los expertos que en los próximos cien años la temperatura subirá entre uno y tres grados de media y que las sequías serán cada vez más frecuentes, ante lo cual ríos, pantanos y embalses comenzarán a secarse y ello provocará el crecimiento de un matorral que, a su vez, impedirá que árboles autóctonos como el pinsapo o el pino silvestre se prodiguen allí donde hoy crecen. Más calor en verano y, en esta provincia, se calcula que el nivel del agua pueda subir entre 5 y 10 centímetros, con lo que especies que viven junto a la playa buscarán otro hábitat.

Porque Cádiz, Doñana, Huelva y el Delta del Ebro serán de las zonas más afectadas según el estudio Nature Communications realizado por Climate Central, que predice que tierras donde hoy residen unos 300 millones de personas se inundarán al menos una vez al año. El programa para la gestión costera de la provincia de Cádiz contempla 57 medidas a poner en práctica por los ayuntamientos y asegura, entre otras muchas cosas, que "en los 17 municipios de la costa gaditana, donde vive el 69 por ciento de su población, los sectores de turismo, agricultura, el portuario o la construcción naval se verán afectados por el cambio climático"

El clima y el cuidado extremo del medio ambiente ya no es una cuestión de otros, de líderes mundiales como Trump o el chino Xi Jinping, la pregunta es qué puedes hacer tú por él. Porque da vértigo pensar en ese horizonte del 2100 teniendo en cuenta que la evolución del mundo en 80 años ha sido tremenda, basta imaginar una foto de 1940 y compararla con otra de hoy y ello teniendo en cuenta que a media que avanzamos todo sucede más deprisa a causa de la globalización y, por ello, el cambio en todos los sentidos en estos próximos ochenta años puede ser brutal. Cuesta imaginar una foto de 2100 y si bien es cierto que ninguno de los que posamos mirada sobre estas humildes líneas viviremos para verlo, todos quizás seamos responsables de lo que entonces pase. Con el clima también.

40 años. Los datos del paro de este mes de noviembre reflejan que la provincia de Cádiz es la tercera donde más se incrementa el desempleo en España al hacerlo en 34 de sus municipios, resaltando por orden el elevado aumento en Algeciras, Jerez, Conil y Barbate -poca esperanza de que en 2100 esto cambie. Es bastante probable que, comparativamente hablando, en 1940 la cosa era similar...-. Coincide el dato con la celebración esta semana de los 40 años de ayuntamientos democráticos, y, de ellos, de las diputaciones provinciales, para lo cual, la de Cádiz realizó acto solemne con video ilustrativo casero de escaso valor histórico -y técnico- y discurso del primer presidente de la institución, Gervasio Hernández, que alabó el papel de la institución como eje democrático y ensalzó de manera desmedida el papel actual de la mujer en la política como si el hombre ya solo sirviera de florero o, peor aún, de base marmórea para florero. Terminó cantando zarzuela, que es una modalidad muy de Cádiz. Por lo demás, muchas ausencias, tanto de ex presidentes por motivos diversos como Román, Rafael, y Loaiza, Pepe, como de alcaldes de la provincia, de los cuales solo estuvieron los cercanos de Tarifa, Rota o Sanlúcar -al margen de aquellos que son diputados provinciales-. Qué duda cabe del papel fundamental de la Diputación en la vertebración provincial y como apoyo a pequeños municipios, aún siendo una institución poco reconocida por el ciudadano dado el mayor apego de éste a sus ayuntamientos. La presidente Irene García la destacó como dique "ante la despoblación" y pidió liberarla de "ataduras".

Quizás el gran tema a tratar entre los presentes, sobre todo por medios de comunicación, es el relativo a la pugna existente por los derechos de retransmisión del Carnaval, que ha logrado Onda Cádiz con el beneplácito del patronato y del alcalde de la ciudad, que de este modo patea allí donde la espalda pierde su noble nombre a Canal Sur tras los desencuentros del año pasado. Pero hay mucha letra pequeña en todo este asunto.

Por un lado Onda Cádiz no puede asumir el enorme coste que le supondrá una inversión cercana a los 400 mil euros y que, en ningún caso, recuperará vía publicitaria porque esto es Cádiz y de publicidad no se vive. Por tanto, no le queda otra que vender semifinales y final y aunque coquetee ahora con La Sexta y, sobre todo, con Telecinco, que en principio podrían estar interesadas en la final, solo en la final, suspira por acordar con Canal Sur, que es quien de manera clara ha contribuido a situar el Carnaval de Cádiz ahí donde hoy está. Juegan con que el nuevo gobierno de la Junta, formado por PP y Ciudadanos, no se puede permitir perder una de sus retransmisiones estrella en su primer año de legislatura y, en parte, tienen toda la razón, pero igual se dan un tiro en el pie y estos nuevos de Canal Sur tengan los arrojos de aguantar el tirón, montar un tangai con imágenes históricas, darle cancha al carnaval del Huelva y a otros, y dejan a Onda Cádiz con el marrón de una inversión insoportable. Y aunque lo de Telecinco y La Sexta está bien, todos saben que esto solo lo salva o Canal Sur o un tercero con ganas de meterse en líos y entregarse al mundo de los autores, a los que a veces se les va la pinza poniendo un precio desmedido para algo que tiene gran arraigo en Cádiz y determinado seguimiento en Sevilla, Huelva y algo de Córdoba. Poco más.

Claro que el Carnaval es un producto único y como tal debe ser puesto en valor. Como lo es el flamenco, la gran estrella del arte gaditano por excelencia por cuanto el flamenco es capaz de iluminar el mundo. Existen escuelas por todo el globo, desde Japón a California, de hecho hasta un canal universal por plataformas de pago llamado All Flamenco con contenido exclusivo de este noble arte con cuna en Jerez; tierra de parados, también de arte y guitarra, de vino dorado en bota con los matices únicos que le dan la madera vieja y los vientos. 

Para 2100 cambiarán muchas cosas, puede que el clima, las relaciones entre sexos, la comunicación tecnológica entre las personas y todo aquello que hoy no alcanzamos a imaginar; para otras, quizás las más fundamentales, se necesitan de tanto tiempo que poco menos de un siglo no es nada.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Bomarzo

Bomarzo y sus míticos monstruos de la famosa ruta italiana de Viterbo en versión andaluza

El jardín de Bomarzo

Todos están invitados a visitar el jardín de Bomarzo. Ningún lugar mejor para saber lo que se cuece en la política andaluza

VISITAR BLOG
Publicado: 06/12/2019 ·
10:18
Actualizado: 06/12/2019 · 10:18
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Alcaldesa de Marbella pide que los crímenes sean "cuestión de Estado"
chevron_right
Marbella impulsa una campaña informativa de consumo responsable