Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Lunes 20/09/2021

Málaga

La cafetería gratuita que los voluntarios montaron para los bomberos de Sierra Bermeja

Un grupo de personas instaló un bar con comida gratis para los operativos que se encontraban en el Puesto de Mando

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai

Cafetería improvisada en el Palacio de Congresos de Estepona.

Cafetería improvisada en el Palacio de Congresos de Estepona.

Cafetería improvisada en el Palacio de Congresos de Estepona.

Cafetería improvisada en el Palacio de Congresos de Estepona.

  • Todos los productos eran donados y el personal trabajaba de manera altruista

Las llamas han dejado imágenes devastadoras en Sierra Bermeja, cerca de 10.000 hectáreas calcinadas y la muerte de Carlos, el bombero forestal que perdió la vida intentando apagar un incendio que hoy ha sido. Pero entre tanto drama, las llamas también han arrojado luz.

Mi padre y yo somos de Genalguacil. No podíamos subir a ayudar, así que varios amigos recaudamos dinero y trajimos bocadillos

Las muestras de agradecimiento se han transformado en solidaridad. Varias personas se han organizado para donar alimentos y su tiempo. Uno de los ejemplos es la cafetería improvisada y gratuita que se instaló en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Estepona, donde estaba ubicado el Puesto de Mando Avanzado.

Allí dormían varios efectivos, entre ellos la Unidad Militar de Emergencias (UME), y desde donde se trazaban las estrategias que han doblegado a este ‘monstruo hambriento’.

“El Ayuntamiento puso una cuenta a cero para todo lo que hiciera falta, pero prácticamente no hemos tenido que tocar nada”, decía Adrián Trujillo, asesor de alcaldía en el Ayuntamiento de Estepona. Desde el minuto uno, los vecinos quisieron sumar su granito de arena: “El volumen de colaboración de empresas, asociaciones, particulares ha hecho que montemos un restaurante buffet libre gratuito”.

Empezaron dando bocadillos, agua y fruta; pero, en cuestión de horas, pasaron a servir desayunos, comidas y cenas. Todos han querido arrimar el hombro para agradecer el trabajo de todos los efectivos. Desde las enfermeras covid que trabajan en el Palacio de Congresos, pasando por jóvenes de clubes de fútbol, vecinos de la zona e incluso los propios afectados. “Mi padre y yo somos de Genalguacil. No podíamos subir a ayudar, así que varios amigos recaudamos dinero y trajimos bocadillos, agua”, ha explicado Darío, uno de los vecinos desalojados.

Su única gratificación era ser poder colaborar: “Ayudando al INFOCA, dando de comer a los bomberos, ayudando a descargar la comida y echando una manilla a lo que se pueda contribuir”, añadía Juanjo, que regalaba sus últimos días de vacaciones, antes de empezar el instituto, siendo voluntario.

Un aluvión de manos que querían ayudar a los guerreros que trabajan sin descanso desde el pasado miércoles para apagar un incendio, que en sus peores momentos ha obligado a desalojar hasta seis municipios malagueños. Una muestra más de la solidaridad y empatía que aflora en los peores momentos.

COMENTARIOS