El tiempo en: Andalucía
Viernes 22/01/2021

Málaga

Reconoce que mató a su conocido en Navidad en Málaga, pero alega que fue en defensa propia

Los hechos ocurrieron en la Navidad del año 2018 y luego se deshizo del cadáver tras arrojarlo en el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso en Málaga

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Ciudad de la Justicia de Málaga.
  • En el banquillo de los acusados también está sentada la que fuera su novia, como cómplice del delito de asesinato con alevosía
  • El procesado ha subrayado que el día de los hechos había ingerido gran cantidad de alcohol y pastillas tranquilizantes y que consume desde los 13 años
  • El juicio ha comenzado con la sustitución de uno de los miembros del jurado al reconocer que era la esposa de una persona apuñalada por la víctima

El hombre acusado de asesinar a un conocido en la Navidad del 2018 tras asestarle dieciocho puñaladas por la espalda y luego deshacerse del cadáver tras arrojarlo en el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso en Málaga ha reconocido que lo mató pero ha alegado que actuó en legítima defensa.

El juicio con jurado ha comenzado este martes en la Ciudad de la Justicia de Málaga y en el banquillo de los acusados también está sentada la que fuera su novia, como cómplice del delito de asesinato con alevosía.

El acusado aunque ha reconocido el crimen, ha rechazado el relato de las acusaciones ya que ha asegurado que fue la víctima quien sacó el cuchillo, pero que él se lo pudo arrebatar y por miedo lo mató: "me volví loco, la situación me superó, no supe qué hacer".

Ha asegurado que tenía mucho miedo de la víctima porque "era un asesino en grado de tentativa" y ha añadido que "hasta que no me soltó no dejé de darle cuchilladas".

Los hechos se remontan al 30 de diciembre del 2018 cuando la víctima estaba con unos amigos en la puerta de un local y sobre las 3:24 horas el acusado salió del establecimiento para fumar y al encontrarse ambos se saludaron "efusivamente", según la versión acusatoria.

El encausado se incorporó al grupo de conocidos y una hora más tarde la víctima, el acusado y su novia fueron a comprar comida y bebida y se dirigieron en coche a la playa de Sacaba, siempre según las acusaciones.

Una vez en la playa, sobre las cinco de la madrugada, el procesado cogió un cuchillo y salió del vehículo junto con su amigo y lo apuñaló.

El acusado lo niega y afirma que la víctima "se acopló" al grupo y, además, comenzó a recriminarle que hubiera tenido una relación con su sobrina.

Cuando ya estaban solos los tres, se marcharon a comprar bebidas y un dulce y se fueron a la playa pero, mientras la mujer permanecía dentro del coche, la víctima volvió a recriminarle la relación con su sobrina, le insultó y sacó un cuchillo que se cayó al suelo.

El acusado cogió el arma y mientras los dos estaban agarrados y dando vueltas sobre sí mismos lo apuñaló y luego lo metió en el maletero pensando que estaba muerto.

Cuando iban en el vehículo notó como un bache, paró el coche y vio que el cuerpo de la víctima estaba en la carretera porque el maletero "no se había cerrado bien", por lo que huyeron, primero a casa de la familia de la acusada, donde se asearon y tiraron a la basura la ropa que llevaban.

Posteriormente se fueron a una casa abandonada que ocuparon y quemaron un chaquetón de la víctima, el cuchillo y el móvil y solo salían para robar comida.

El procesado ha subrayado que el día de los hechos había ingerido gran cantidad de alcohol y pastillas tranquilizantes y que consume sustancias estupefacientes desde los 13 años, además de que tiene diagnosticada una esquizofrenia paranoide pero que el día de los hechos no se tomó la pastilla que le servía para controlar sus impulsos.

Se ha excusado de no entregarse a la Policía porque había estado en prisión de 2007 a 2018 "sabía que no me iban a creer, no quería volver a ese infierno".

La acusada tampoco ha reconocido los hechos y ha negado que saliera del vehículo en la playa, no ayudó a meter el cadáver y solo salió del vehículo cuando el cadáver de la víctima quedó tendido en el paseo marítimo.

Ha asegurado que no se entregó ni denunció porque tenía mucho miedo "mi expareja era muy agresiva conmigo" y ha afirmado que estaba muy asustada porque él siempre estaba con ella.

El juicio ha comenzado este martes con la sustitución de uno de los miembros del jurado al reconocer que era la esposa de una persona que fue apuñalada por la víctima en este caso.

COMENTARIOS