HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:02 CET
Jueves, 22/10/2020

Málaga

Dos fallos informáticos dejan a una alumna sin poder cursar un máster

Se trata del Máster en Profesorado con la especialidad de lengua extranjera en inglés, que oferta la Universidad de Málaga

  • Imagen de archivo de la Facultad de Ciencias de la Educación de Málaga.
  • Según la afectada, la UMA ha ofertado más plazas de las disponibles
  • Algunos alumnos han dejado trabajos, otros se han mudado de provincia, etc.
  • También alerta de que en la asignatura ‘Aprendizaje y desarrollo de la personalidad’ todavía no hay docente

Lo que prometía ser un curso dedicado plenamente al estudio y a la especialización para Noelia Fernández se ha visto truncado de la noche a la mañana.

Esta malagueña, graduada en Traducción e interpretación por la Universidad de Málaga, decidió no retomar su antiguo trabajo tras un ERTE debido a la crisis generada por el Covid-19 para poder centrarse en el Máster en Profesorado con la especialidad de lengua extranjera en inglés, estudios en los que había solicitado su plaza, pero en la primera adjudicación se queda en lista de espera. Las listas se van “moviendo” y en la segunda adjudicación sube un poco más, hasta, finalmente, conseguir su plaza en la tercera adjudicación.

Así, el pasado jueves, primer día de matriculación, Noelia y el resto de alumnos que finalmente podrán cursar el máster este curso, se matriculan de manera online. Sin embargo, tal y como detalla esta joven en declaraciones a Viva Málaga, uno de los alumnos, “llama a secretaría para consultar una duda, y le dijeron que había habido un error y esas matrículas no servían”, explica.

En ese momento comienza el periplo de esta treintena de alumnos, según la consultada, para conocer su situación, una aventura que aún no ha terminado. En el caso de Noelia, el pasado viernes, según los datos del Distrito Único Andaluz (portal con acceso a las universidades públicas de Andalucía), tenía plaza y su matrícula estaba correcta. Así, comienza a hacer las compras necesarias para el curso que comenzaba este mismo martes: un escritorio para su piso de alquiler, un ordenador, unos cascos, etc.

Con todo listo, llega el martes 13 de octubre, el primer día de clases. Entre una asignatura y otra, Noelia entra por curiosidad para conocer en qué estado está su matrícula y aquí llega la gran sorpresa: matrícula anulada. “Durante todo el puente, como nadie estaba trabajando, no se había actualizado, por lo que yo empecé el curso hasta darme cuenta de lo que me pasaba. Nadie, ni la UMA, ni desde el Distrito Único Andaluz, me había notificado que mi matrícula había quedado anulada”, cuenta.

Nadie arregla el asunto


Desde el miércoles, Noelia ha pasado por la secretaría de la Facultad de Ciencias de la Educación, el Departamento de Accesos de Máster y ha mandado diversos escritos al vicerrector de la UMA. “Nadie sabe nada, la UMA le pasa la bola al Distrito Único Andaluz, y viceversa”, se queja la joven. “En Accesos de Máster me dicen que ha habido un segundo error informático. Hay gente a la que le han dicho que está en lista de espera, que eso está bien, y a los que nos han dicho que estamos dentro, unos están y otros no. Que iban a mirar, matrícula por matrícula, que ha sido un error, que lo sienten mucho, y que pueden hacer nada. Es lo único que me han dicho desde la UMA”, cuenta.

“Este miércoles también fui a secretaría a comentar la situación y que me dijesen en qué situación estaba: si me iban a meter en la lista de espera, para no estar en tierra de nadie. Yo no consto, me han borrado de todos sitios. Me dijeron que no iban a pintar una plaza para mí”, detalla.

Sin profesor

Los estudiantes, ante esta situación de “limbo”, solicitaron a los profesores acceder a las asignaturas, ya que la asistencia a las clases, aunque es online, supone el 80% de la nota, y tienen que atender conferencias y seminarios que también se reflejarán en su nota.

Por último, afirma que a pesar de que el curso ya ha comenzado, la asignatura ‘Aprendizaje y desarrollo de la personalidad’ aún no tiene quién la imparta. “Todo es un despropósito absoluto. Entiendo que hay que adaptarse a una nueva situación, pero es que esto ya se sabía que iba a pasar, ya no estamos en marzo”, afirma.

Hay alumnos que se han mudado de provincia, han alquilado un piso y han comprado material para un curso que igual no llegan a poder hacer.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Casi la mitad de estudiantes de la UMA renuncian a su plaza de movilidad
chevron_right
Piden ayuda a Guardia Civil por baja de los 2 policías de Cuevas de San Marcos