Actualizado: 16:50 CET
Domingo, 25/10/2020

Málaga

La acusada niega que quisiera ofender a católicos con la procesión de una vagina

En el juicio, que queda visto parta sentencia, ha insistido en que solo pretendía defender los derechos de las mujeres

  • Durante la vista en Málaga.

La mujer acusada de participar el 8 de marzo del 2013, con motivo del Día Internacional de la Mujer, en la "Gran procesión del santo chumino rebelde", en Málaga capital, se ha declarado inocente y ha asegurado que no pensó que pudiera ofender a los católicos.

Durante el juicio, celebrado en el Juzgado de lo Penal número 10 de Málaga y que ha quedado visto para sentencia, la acusada ha insistido en que ella solo pretendía defender los derechos de las mujeres.

 La Fiscalía malagueña ha pedido que la procesada sea condenada a pagar una multa de 3.000 euros por un delito contra los sentimientos religiosos.

La acusación particular, ejercida por la Asociación de Abogados Cristianos, pide un año de prisión y multa de veinticuatro meses por provocación a la discriminación, al odio y a la violencia y por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos.

La procesión había sido convocada por quienes se hacían llamar "Hermandad del Coño Insumiso" y, según el fiscal, "pretendían hacer mofa de los símbolos y dogmas más sagrados para quienes profesan la religión católica.

Además, la estructura estaba acompañada de todos los ornamentos que usualmente distinguen a la Virgen en las procesiones de Semana Santa, como flores, velas y manto y las portadoras iban con capirotes, túnicas y mantillas.

La acusada ha explicado que fue a la manifestación del 8M y luego se quedó con el colectivo que llevaba la vulva de plástico, pero ha afirmado que no hubo un acuerdo previo con la organización.

Ha relatado que la mantilla, la peineta y otros objetos se lo dieron allí y que en un determinado momento le pasaron un móvil con frases que leyó, pero que no había visto previamente ni se sabía de memoria.

El fiscal ha señalado que durante el recorrido, la acusada, que iba la número seis en las listas de Málaga Ahora, y sus acompañantes profirieron con un megáfono a lo largo del recorrido proclamas que atacaban "las verdades inmutables que constituyen la base de la fe católica" y así burlarse de los referentes que consideran sagrados.

Durante la procesión, la procesada portó el trono y también empuñó el megáfono para difundir las proclamas del grupo, según las acusaciones.

"Entiendo que pueda resultar ofensivo, pero jamás fue mi intención, puede ser soez pero no ofensivo", ha insistido la acusada, al tiempo que ha destacado que fue una forma "performática de protesta".

Por contra, la fiscal ha subrayado que "con la finalidad de ridiculizar los dogmas de la fe católica por parte de la acusada y varios de sus acompañantes, se leyó un texto imitando en su estructura y formato al credo".

La procesión, además de recorrer calles de gran afluencia ante multitud de viandantes, fue grabada en vídeo y difundido en diversas páginas web.

La defensa de la investigada, Amanda Romero, pide una absolución de su cliente porque la manifestación y los hechos acaecidos están amparados en el derecho de la libertad de expresión, aunque para algunos pueda ser una acción provocativa.

Por su parte, la abogada Polonia Castellanos, que ha ejercido como acusación particular en representación de la Asociación Abogados Cristianos, ha asegurado que durante el juicio ha quedado demostrado el contenido humillante y ofensivo y que fue una procesión "escenificada en tono de burla" donde se pregonaron versiones vejatorias de oraciones cristianas. 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Las restricciones en Sierra de Yeguas comienzan este jueves
chevron_right
Málaga suma en dos días diez fallecidos y 380 positivos por COVID