Actualizado: 20:37 CET
Martes, 29/09/2020

Málaga

Desarticulada una peligrosa red de hachís en la Costa del Sol

La red transportaba la droga desde Marruecos hasta el sur Francia, pasando por dos bases establecidas en España, en concreto en la Costa del Sol

  • Operación.

La Guardia Civil y la Policía Nacional han detenido a 18 personas por su presunta implicación en una "peligrosa organización criminal" dedicada al tráfico de hachís a nivel internacional. Además, se han intervenido más de 400 kilos de hachís, armas de fuego, unos 220.000 euros en efectivo y varios vehículos de alta gama.

La red transportaba la droga desde Marruecos hasta el sur Francia, pasando por dos bases establecidas en España, en concreto en la Costa del Sol, donde se encontraban los principales cabecillas, y en las comarcas alicantinas de la Marina Alta y Baja.

La investigación se inició en la provincia de Alicante, a mediados del mes de abril de 2020, en pleno estado de alarma, al tener conocimiento de la posible existencia en la provincia de una "compleja
organización criminal", que estaría dedicada al tráfico de drogas.

Las primeras pesquisas, llevadas a cabo por el Equipo ROCA de la Guardia Civil de Calpe, se centraron en las comarcas alicantinas de la Marina Alta y Baja, donde residirían algunos de los investigados,
iniciales, explican las fuerzas de seguridad en un comunicado.

No obstante, gracias a la operación policial, denominada 'Mac1- Red69', no se tardó en descubrir las conexiones existentes de estas personas con otros individuos, asentados en la Costa del Sol
e, incluso, en otros países, como Marruecos y Francia.

Ya en los primeros momentos de la investigación, se pudo conocer que, dentro de la organización, existían dos ramas bien diferenciadas; una de ellas, la asentada en la Costa del Sol, en las localidades de Estepona y Benahavís (donde residían los principales cabecillas), se encargaba de la adquisición directa de la droga en Marruecos.


Estaba compuesta por individuos "altamente peligrosos" --lo que dificultó considerablemente la investigación. subrayan--, de nacionalidades marroquí, francesa e india, y también estaba siendo investigada por el GRECO Costa del Sol de la Policía Nacional.

Tal y como se pudo comprobar en los dos registros domiciliarios practicados posteriormente en la Costa del Sol, esta parte de la organización disponía de armas semiautomáticas. Además, también se
ha podido constatar que los principales cabecillas tenían numerosos contactos con sicarios y con todo tipo de delincuentes, con amplios historiales delictivos.

La segunda rama estaba asentada en la provincia de Alicante, concretamente en las localidades de Gata de Gorgos, Teulada, Moraira y Calpe. Estaba compuesta por individuos de nacionalidad marroquí y española y sus cometidos eran el almacenamiento del hachís que recibían de la rama malagueña y su posterior transporte hasta su destino final en Francia.

Gracias a la investigación, se ha podido saber que estos miembros iniciaron contactos para la compra de lanchas rápidas, del tipo utilizado para el narcotráfico, valoradas en más de 200.000 euros.

Además del transporte internacional de la droga también se dedicaban al menudeo de hachís, entre otras sustancias, y han sido desarticulados tres puntos de venta de droga en Gata de Gorgos, Teulada y Calpe. En este último caso, el punto de venta se trataba de una peluquería, regentada por uno de los detenidos, establecimiento público que aprovechaba para tener un amplio abanico de clientes.

"TENSIÓN" ENTRE LAS DOS RAMAS

Asimismo, los agentes pudieron comprobar "la tensión" existente entre ambas ramas. Los cabecillas, asentados en Málaga, sospecharon que la rama alicantina les podía haber hecho un "vuelco" de droga, esto es, haberse quedado ellos con el hachís, por lo no dudaron en secuestrar a uno de los miembros asentados en la comarca de la Marina y le tuvieron retenido más de una veintena de días, como garantía de pago de la droga, supuestamente desaparecida durante uno de los transportes.

Finalmente fue puesto en libertad, después de que algunos miembros de la rama malagueña se desplazaran hasta la localidad de Calpe (Alicante), en pleno estado de alarma (con sus correspondientes medidas de restricción de movilidad en vigor, existentes entonces) y se llevaran retenido a otro segundo miembro de la parte alicantina para que éste les facilitase pruebas fehacientes del lugar en el que efectivamente se encontraba la droga y, además, le exigieron que les pagase más de 300.000 euros.

Fue el pasado 2 de junio cuando se llevó a cabo la explotación de la operación, realizando un total de 10 registros (8 en la provincia alicantina y 2 en la malagueña), todos ellos de manera simultánea, para lo cual participaron más de 80 agentes, entre los investigadores (ROCA Calpe, EDOA Alicante y GRECO Costa del Sol) y agentes de apoyo, como USECIC de Alicante, Servicio Cinológico de Alic ante, Policía Judicial de la Guardia Civil de Jávea y efectivos de Seguridad Ciudadana de las Unidades afectadas por los diferentes registros.

La operación se ha saldado con la intervención de más de 400 kilos de hachís, diversas armas de fuego semiautomáticas con munición, más de 220.000 euros en efectivo y 6 vehículos de alta gama. Hasta el momento, han sido detenidos 18 miembros de la organización, de los cuales 12 ya han ingresado en prisión a la espera de juicio. La investigación ha sido llevada bajo la instrucción del Juzgado número 1 de los de Denia (Alicante).

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Bomberos sofocan un incendio en un local en la avenida de Andalucía
chevron_right
Un centenar de guardias civiles desarrollan un operativo en Manilva