Actualizado: 12:53 CET
Domingo, 29/03/2020

Málaga

Juan y María tienen dos meses para encontrar una casa para sus hijos

La pareja de Málaga, que ha evitado ser desahuciada, tiene a su cargo a dos menores de edad de dos años y un mes y medio

María y Juan junto a su hijo de un año y medio.

1

La vivienda donde vive la familia.

2

Protesta de activistas y vecinos a las puertas de la casa.

3

Protesta de activistas y vecinos a las puertas de la casa.

4

Protesta de activistas y vecinos a las puertas de la casa.

5
  • El Sabadell tenía programado el desalojo, pero les ha dado hasta el 24 de abril
  • La familia solicitaba un alquiler social o una alternativa habitacional
  • Se ha multiplicado por cinco las familias en riesgo de exclusión social en Málaga

“De Churruca 13 no nos moverán”, este es uno de los cánticos que se podían escuchar esta mañana en la calle Churruca del barrio malagueño de la Trinidad. Varios activistas y vecinos intentaban impedir con sus voces el desahucio de Juan, María y de sus dos hijos menores de edad, de dos años y un mes y medio.

A las nueve de la mañana se esperaba a la comisión judicial y a la policía, algo habitual en todos los desalojos. Pasaban los minutos y la llegada solo de cerrajeros, la tardanza de la comisión y la ausencia de agentes sembraron una semilla de esperanza en la familia.

Finalmente, esa ilusión de evitar el desahucio no cayó en saco roto. Eran más de las once de la mañana y las buenas noticias llegaron: el lanzamiento se aplaza para el próximo 24 de abril. Juan y María tienen dos meses para encontrar un nuevo techo.

Fueron engañados

María y Juan entraron a vivir en esta vivienda hace cuatro años: “Nosotros alquilamos la casa, pero nos enteramos a los meses que estábamos de ocupas”, ha dicho Juan, explicando que “el hombre se hizo pasar por el propietario y nos engañó”.

Respecto a ello, ha asegurado que incluso llegaron a pagar “dos meses”, pero cuando insistieron en firmar un contrato de arrendamiento el supuesto estafador “se hizo el loco y se fue, no lo he visto más. Ahí es cuando me enteré que estábamos de ocupas”.

Más de dos años después de esto llamó a la puerta el banco Sabadell, el verdadero propietario del inmueble. “Vino una muchacha a entregarnos una demandas por ocupantes y nos dijeron que nos teníamos que ir de aquí”, ha señalado el padre, afirmando que desde un primer momento han solicitado a la entidad un alquiler social.

Momento en el que María y Juan buscaron un abogado de oficio y comenzó la cuenta atrás. Así, ha explicado que “hemos intentado un alquiler con el banco y el abogado también preguntó, pero se han negado siempre a negociar”.

Desde la notificación de la demanda, el letrado asignado a la pareja “retrasó todo lo que ha podido el desahucio”, ha señalado Juan, indicando que ha sido aproximadamente un año, donde también se incluye la ayuda de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Málaga, presente en la paralización del desahucio.

La casa en la que viven estos cuatros miembros es un bajo de pocos metros cuadrados, donde solo hay una habitación que hace de cocina, comedor y dormitorio; además de un cuarto de baño aparte. “Hay muchas humedades y el baño está igual de mal”, ha descrito Juan, subrayando que “estaba así cuando entramos a vivir y lo he ido arreglando un poquito, hasta que me dijeron que me iban a desahuciar”.

Asimismo, si cuando llegue el 24 de abril esa pareja no ha encontrado otra casa, tendrá que mudarse a casa de la familia de Juan: “Podemos ir a vivir a casa de mis padres, pero allí somos muchas personas, nueve, pero si hay que ir hasta que salgo otra cosa se irá”.

Algo que puede llegar a suceder ya que solo cuentan con dos meses de plazo y un alquiler social en su vivienda actual parece muy complicado. El banco Sabadell, en el próximo desalojo, “va a acordonar la zona, para que no puedan acceder vecinos y la Pah a la calle”, han informado desde la plataforma.

Situación personal

“Ahora mismo yo estoy desempleado y ella está también desempleada, porque no ha podido”, ha dicho Juan haciendo referencia al hijo de un mes y medio que tienen en común.

Sin embargo, anteriormente sí podían tenían ingresos, Juan estaba trabajando: “Tenía un contrato temporal, estuve trabajando seis meses, y después me contrataron un año entero. Y yo eso se lo presenté al banco y tampoco quisieron nada”.

Ahora viven gracias a la prestación por desempleo y a la ayuda familiar. “Estoy echando currículums. Yo he estado trabajando de camarero”. Así, con la llegada la cercanía del buen tiempo espera “volver a trabajar pronto y ahorrar algo”.

Por otro lado, también ha subrayado que han solicitado en el Instituto Municipal de la Vivienda todos los recursos a los que pueden tener acceso, poniendo de ejemplo las casas de VPO y de segunda ocupación, “pero como van por sorteo no sabes nunca cuando te va a tocar”, ha concluido.

Por último, Isabel Jiménez, miembro de la Pah, ha señalado que en 2015 había unas 400 familias en las lista FRES (Familias en Riesgo de Exclusión Social), mientras que en el 2020 ese número ha ascendido a 2.000. Además, ha exigido la intervención del Gobierno y una regulación del precio del alquiler al Ayuntamiento de Málaga.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La jueza aparta a Al Thani y nombra administrador judicial del Málaga
chevron_right
Una vela encendida provoca un incendio en Fuengirola