Actualizado: 18:10 CET
Domingo, 15/12/2019

Málaga

Un respiro para la familia de Gloria: pide un alquiler social

Lograron más tiempo para seguir negociando con el Santander, tras paralizar el desahucio de la casa en Málaga

Paralización del desahucio que afectaba a Gloria y a su familia.

1

Paralización del desahucio que afectaba a Gloria y a su familia.

2
  • En la vivienda residen tres menores de edad
  • Ocuparon la casa del banco estando vacía y desde “el minuto uno” quieren negociar para pagar por el piso

La familia de Gloria puede descansar, pero con un ojo abierto, después de que hayan logrado paralizar, una vez más, el desahucio de su casa en el día de hoy. Una situación que podría haberla dejado en la calle junto a sus cinco hijos y una de sus nietas, tres de ellos menores de edad. Esta madre pide, desde que ocupó la vivienda vacía del banco Santander, un alquiler social.

“Tener un techo digno y vivir tranquilos en una casa pagando nuestro alquiler”

Se han cumplido ya más de tres años y medio desde que Gloria entró al piso, para hacerlo su hogar, ha recordado la mujer a través de un vídeo publicado en redes sociales. Así, ha indicado que desde entonces ha intentado “por todos los medios, de todas las maneras, llegar a un acuerdo de alquiler” con la entidad financiera.

La vivienda perteneciente al Santander está situada en Monte Pavero, en el Distrito Bailén-Miraflores. “No es que digamos un barrio bueno, es un barrio precario”, ha señalado Paqui, miembro de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (Pah), añadiendo que “allí no es que estén las viviendas para alquilarlas para el turismo, la van a dejar vacía”.

Del mismo modo, ha pedido “tener un techo digno y vivir tranquilos en una casa pagando nuestro alquiler”.

En referencia a ello, la Pah, que ha participado de forma activa en la paralización del desalojo, ha asegurado que Gloria “no quiere vivir de okupa, quiere pagar”. Asimismo, Paqui ha indicado que “lleva pidiéndole el alquiler social al Santander desde el minuto uno”, resaltando que la solicitud por parte de la familias a la entidad se produjo “incluso antes de que le viniera el desahucio. Ella intentó pagar un alquiler”.

“Es que no se niega a pagar en ningún momento, lo tiene por escrito, tiene innumerables tramitaciones que ha hecho para pedir un alquiler social”, ha manifestado la activista, reclamando que “hay menores y viviendas vacías, este es uno de esos casos”.


Al hilo, ha incidido en que actualmente Gloria tiene trabajo, aunque “no es que gane mucho”, añadiendo que por ello esta madre ha solicitado la ayuda alquiler del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) “por si le falta, porque le pidieran mucho dinero”.

“Vamos a seguir luchando hasta donde haga falta”, ha sentenciado, recordando que la familia ya ha pasado por un juicio: “El Santander le cogió los datos, no para tramitarle un alquiler social, sino para denunciarla por ocupante”.

Ahora parece que Gloria puede ver una luz al final del túnel: “Estamos en negociaciones con el Santander; además, estamos en contacto con Ayuntamiento y con trabajadores sociales para que entre todos presionemos para que se le dé un alquiler social a esta familia”, ha dicho Paqui.

“Nos quedan unos meses hasta que tengamos fecha otra vez de desahucio”, ha resaltado, poniendo el acento en los menores: “Se olvidan de los menores, es que van a la calle. Los adultos nos metemos en cualquier sitio, pero es que son niños están escolarizados, tienen su vida, su arraigo, porque llevan ahí unos años viviendo”.

“La protección del menor se la saltan los jueces, el Ayuntamiento, se la salta todo Dios. Los derechos del menor prevalecen, porque así lo dice la Constitución española y lo dice la ley de protección del menor”, ha recalcado, exigiendo que “el Estado tiene que poner una herramienta para que esos menores no se vean en la calle y amparar a las familias”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Tres ‘panteras’ de Málaga estarán en el mundial de balonmano
chevron_right
En el Festival de Teatro trae a Maura, Arias, Portillo y Poncela