Actualizado: 22:34 CET
Jueves, 24/10/2019

Málaga

Calder y Picasso se vuelven a encontrar, esta vez, en Málaga

La muestra se centra en explorar cómo ambos artistas trataron de forma distinta el vacío en sus obras

La obra "Mujer encinta" de Pablo Picasso, forma parte de la exposición "Calder-Picasso".

1

La obra "Scarlet Digitals", de Alexander Calder.

2

Vista del cuadro "Sombrero de paja con follaje azul" de Pablo Picasso.

3

Las obras de arte de Alexander Calder "Red Lily Pads" (en el techo), y las de Pablo Picasso, "Los bañistas: la mujer con los brazos abiertos.

4
  • La exposición surgió tras conversaciones entre los nietos de los artistas
  • Ya ha pasado por París y es la primera vez en España

Málaga, la ciudad natal de Pablo Picasso, sirve de anfitriona para volver a unir al pintor malagueño y al artista Alexander Calder. Dos de los grandes maestros más innovadores del siglo XX dialogan sobre el no-espacio, en la exposición temporal del Museo Picasso de Málaga. Es la primera muestra en España dedicada a explorar los vínculos creativos entre ambos.

Los dos se enfrentaron por separado a este desafío, la representación del no-espacio; así, mientras Calder lo hizo a través de la supresión de volumen en sus estructuras, Picasso lo hizo amplificando la dimensión más subjetiva de sus retratos.

Solo tuvieron dos encuentros, el primero en 1931 y en 1937 fue la segunda y última vez que se vieron en persona y cara a cara. La cita fue en el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París, donde la ‘Mercury Fountain’ de Calder se instaló frente al ‘Guernica’ de Picasso.

Tras pasar la exposición por el Museo Picasso de París con más de 400.000 visitantes, los maestros vuelven a verse, pero esta vez a través de su obra. Los dos artistas protagonizan y dan nombre a la muestra ‘Calder-Picasso’, formada por 57 del estadounidense y 50 del malagueño.

“La exposición es rara, es un proyecto raro, porque la gente no se plantea nunca unir a Calder y Picasso”, ha descrito Alexander S.C. Rower, nieto del estadounidense y presidente de la Calder Foundation, explicando que la idea de la exposición comenzó “con muchas conversaciones” entre los dos nietos de los artistas. “Esta exposición viene porque hemos descubierto que ambos tratan la cuestión del vacío, de la ausencia, del anhelo”, ha dicho Rower.

Así, ha explicado cómo el vacío une a los dos artistas, pero tratando de distinta forma la misma temática. “Picasso se refleja en cada retrato que hace. Llena el vacío con sus retratos, está obsesionado con su propia mortalidad. Todo sobre la obra de Picasso es una exploración muy personal”, ha detallado el nieto de Calder.


“En el caso de mi abuelo”, ha continuado, “su obra no va sobre su experiencia personal, sus ansiedades u obsesiones; su obra versa sobre la externalización de la energía. Cómo podemos percibir cosas nosotros que la ciencia no define, pero sigue siendo una exploración del vacío”, ha comparado. Dos formas de ver el vacío.

Por su parte, Bernard Ruiz-Picasso, nieto del malagueño y otro de los comisarios, ha querido añadir otro punto importante que rodea a la muestra, destacando que “acompañan la evolución del arte del siglo XX”.

“Dos grandes maestros que atraviesan el siglo XX mostrando una gran potencia, que deja ahora mucha información para todos los artistas, catedráticos y público. Es una maravilla ver adultos, ancianos, niños ver a Calder y a Picasso, es un poco la razón de la muestra también”, ha manifestado.

“Se trata de una historia muy personal, poder tener la oportunidad de hacerles dialogar a través de los ojos de los nietos y darle vida”, ha subrayado la también comisaria Emilia Philippot, del Museo Picasso de París, ya que el origen de la exposición es la admiración  de unos nietos al trabajo de sus abuelos.

Asimismo, ha enumerado los puntos en común entre Calder y Picasso: “Ambos nacieron en el siglo XIX, sus padres fueron artistas y renovaron y contribuyeron a la modernidad de la forma en la que la conocimos en el siglo XX”

“Podríamos haber presentado muchas otras temáticas, pero nos pareció importante tener un punto temático de atención, para que los visitantes puedan experimentar las obras de los dos artistas”, ha incidido Philippot, siendo el vacío el prisma elegido.

La exposición se podrá visitar desde hoy, 24 de septiembre 2019, hasta el 2 de febrero de 2020 en el Museo Picasso de Málaga.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El Málaga CF, “en peligro”
chevron_right
Unos 100 clientes de Cook en Málaga volverán con otras compañías