Actualizado: 14:15 CET
Sábado, 20/07/2019

Málaga

Solo tres alumnos aprueban un grado de informática de la UMA

Ingeniería de computadoras ha contado en la promoción 2014-2019 con tres graduados y quince profesores

  • Orla del grado más difícil.

El Grado en Ingeniería de Computadores es un título que “te preparará como Ingeniero de Computadores”. Así de básico es lo que señala la página web de la Universidad de Málaga, donde se imparte.

La propia UMA  indica que “los ordenadores son cada día más potentes y poseen un creciente grado de complejidad tecnológica que requieren de especialistas capacitados para su diseño y control”, Sin embargo no dice nada de lo dificultoso que es terminar y graduarse si se atiende a la imagen de la orla correspondiente a la última promoción, la que va de 2015 a 2019 y que deja sólo tres alumnos con el ciclo completado.

Eso sí, unos alumnos bien atendidos en lo que a docentes se refiere, ya que la misma orla cuenta con quince profesores, es decir, cinco por cabeza estudiantil.

Tres alumnos que suponemos bien preparados para “diseñar y controlar grandes instalaciones informáticas, así como cada uno de sus componentes o partes, para diseñar infraestructuras de red de diversa tecnología, y conocer con detalle aspectos relacionados con los dispositivos físicos de red, medios y protocolos de transmisión”, como recoge la web de la Universidad de Málaga.

Por cierto, apunten sus nombre: Rafael Hormigo, Agustín Téllez y Verónica Vigaray . Tres seres únicos.

Y es que las estadísticas señalan que más de la mitad de los alumnos deicden abandonar en elprimer año debido a la elevada dificultad que presenta esta carrera universitaria.


Así que piensen muy bien que decir a su hija o hijo si un día viene y les dice que quiere estudiar el Grado en Ingeniería de Computadores de la Unviersidad malacitana.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Sorprendido forzando la cerradura de una vivienda habitada en Málaga
chevron_right
Los médicos siguen haciendo el trabajo de “dos o tres” en verano