Actualizado: 14:06 CET
Domingo, 19/05/2019

Málaga

Denuncian turismo de borrachera en viviendas de VPO de Lagunillas

Los vecinos del barrio de Málaga critican que los viajeros provocan problemas como malos olores, “un pestazo a meado”, a lo que se suman los “ruidos"

  • Uno de los grafitis en el barrio malagueño de Lagunillas.
  • La asociación del barrio ha puesto la situación en conocimiento del Ayuntamiento de la ciudad
  • Alertan de "pobreza extrema" en la zona

El turismo de “borrachera” está “saturando” a Lagunillas-Cruz Verde, unas zonas que están viendo como las viviendas de protección oficial se están transformando en pisos de alquiler para viajeros. La barriada se encuentra solo a unos pasos de la plaza de la Merced, a unos minutos del corazón de Málaga, sufriendo los problemas del turismo, pero sin los beneficios de los que goza el Casco Histórico.

“La gente viene aquí a aparcar y luego cuando vuelven a por el coche evidentemente se mean en nuestros portales, pero luego nos tachan a nosotros de guarros, nosotros no nos meamos en las puertas de nuestras casas”

“La calle Poeta Concha Méndez es toda de VPO, pues he contado en ella unos cuatro o cinco pisos turísticos”, ha denunciado Curro López, presidente de la asociación Lagunillas Cruz Verde Málaga, explicando que “son viviendas que tienen unas ventajas fiscales, tienen unos precios especiales y esto lo ha pagado el contribuyente, entonces no podemos permitir que se haga negocio de todo en Málaga y menos de la vivienda”. Así, ha matizado que “entiendo que algunas estarán libres ya, ya serán de propiedad, pero estas viviendas han tenido un precio asequible enfocado a un determinado tipo de familias”.

Todo ello ha sido puesto en concomimiento del Ayuntamiento de la ciudad, “le ha mandado fotos al concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, de hecho no es la primera vez que le mando pruebas de sitios donde yo sé que se están utilizando las viviendas si no de forma fraudulenta, no ética”, ha subrayado.

De esta forma, el presidente ha señalado que “es muy fuerte que la gente no tenga medios económicos o que no puedan acceder a una vivienda y que haya una serie de gente privilegiada que haga negocio con este tipo de viviendas”. Una situación que ha asegurado que “llevamos observando bastante tiempo”, reafirmando que “deben ser único y exclusivamente para los propietarios, no se puede permitir que se alquilen”.

Si no viven ahí es porque tienen una segunda vivienda y si tiene una segunda vivienda pues que se le devuelva lo que han puesto por la vivienda social y se venda esa casa a otra persona necesitada, que tiene el mismo derecho”, ha resaltado el presidente de la asociación.

Del mismo modo, ha manifestado que “tiene que haber un control exhaustivo sobre estos casos concretos” de alquiler de pisos de protección oficial como apartamentos turísticos. Así, ha ratificado que “hay que tener una inspección en los bloques de VPO, para que verifiquen la permanencia” de los propietarios en dichos inmuebles.

En cuanto a la reconversión de locales comerciales en pisos turísticos ha criticado que “detrás de la plaza de la Merced, todos los bajos son de VPO y están hechos apartamentos para el turismo”, reivindicando que “sinceramente es increíble”.

Asimismo, López ha lamentado que se trata de un barrio que “ya está saturado de viviendas turísticas”, añadiendo que “yo vivo en Lagunillas y en el bloque que hay justo en frente de mi casa hay unas ocho o diez viviendas turísticas, en un radio escaso de 200 metros, y todas no están declaradas”.

López ha incidido en que debido al “turismo de borrachera que viene ahora no puedes andar por las calles del barrio, un pestazo a meado y a suciedad increíble”. Igual forma, ha descrito que “la gente viene aquí a aparcar, se van andando hasta el centro y luego cuando vuelven a por el coche evidentemente se mean en nuestros portales, en las aceras, y la suciedad la soportamos nosotros”, censurando que “todos los días baldean la plaza de la Merced y calle Larios, pero luego lo que es la periferia no, pero luego nos tachan a nosotros de guarros, nosotros no nos meamos en las puertas de nuestras casas”. “Hay aquí un olor insoportable” ha dicho, sumando problemas de “ruido”. “Gente joven borracha, liando el pollo a las tantas de la madrugada”, ha sentenciado.

Desde el Instituto Municipal de la Vivienda, han indicado ha Viva Málaga, que no se puede ser como vivienda turística, salvo que el dueño del piso lo haya descalificado, por lo que es una práctica que se debe denunciar ante la Junta de Andalucía, para que realice la inspección correspondiente.

Así, desde el ente municipal han asegurado que “los casos que nos llegan a través de la asociación de vecinos de Lagunillas los estamos poniendo en conocimiento de la Junta”.

Por otro lado, López ha incidido en que otro de los grandes problemas que azota a la barriada es la “la pobreza extrema, estamos saturados por completo, nosotros tenemos un banco de alimentos y tenemos una saturación increíble de gente que viene de Málaga entera pidiendo aquí ayuda alimenticia”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Málaga alcanzó hasta un 85,5% de ocupación media en Semana Santa
chevron_right
Marbella recuerda a David Delfín con una placa en su barrio