Actualizado: 03:00 CET
Miercoles, 11/12/2019

Málaga

Con la fuerza del dragón

La Asociación Málaga Dragon Boat BCS es un proyecto pionero que surca las aguas malagueñas para mejorar la calidad de vida de mujeres que tuvieron cáncer.

  • Málaga Dragon Boat
  • La actividad la realizan mujeres de todas las edades que han superado un cáncer de mama
  • Esta disciplina deportiva se enmarca bajo la Real Federación Española de Piragüismo
  • El clasificatorio para el Europeo será el 31 de marzo en Cuevas de Almanzora (Almería)

Al ritmo del tambor, con la brisa marina, notando el sabor salado en la garganta con cada bocanada de aire, las guerreras impulsan el majestuoso dragón por las aguas de la capital malagueña. Lejos de ser una película de fantasía, esta escena es desde junio de 2018 una realidad en la Bahía de Málaga gracias al proyecto Málaga Dragon Boat BCS y a las instituciones que han creído en él como el Real Club Mediterráneo (RCM).

Cuando se suben al Dragon todas ellas son una. Esto les cambia la vida porque no termina cuando acaban el tratamiento

La principal responsable de que la capital de la Costa del Sol acogiera esta iniciativa y formara el primer equipo andaluz de la disciplina es la oncóloga Julia Ruiz Vozmediano. Durante su estancia en la Unidad de Oncología Integrativa del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, la médico compartió clases de entrenamiento de Dragon Boat con mujeres que habían padecido cáncer de mama.

“Esta actividad las ayudaba a todos los niveles”, asegura Julia Ruiz, quien hace hincapié en que “no todo acaba para una mujer cuando finaliza el tratamiento; su vida es diferente y muchas no terminan de adaptarse; esto es una herramienta fantástica y su repercusión mundial es de 400 equipos y 9.000 palistas”.

El Dragon Boat es un deporte náutico de 10 ó 20 palistas, en función del tamaño del barco, con un tambor que marca el ritmo situado en proa y un timonel, que lleva la dirección en popa. Dentro de esta disciplina ubicada federativamente bajo la Real Federación Española de Piragüismo (Rfep) surgió el movimiento Abreast In A Boat, una categoría específica donde compiten mujeres que han superado cáncer de mama.

“No practicaba deporte antes de que me diagnosticaran cáncer, pero en una de las sesiones con Julia, ella insistió; y desde luego el ambiente y lo que esta actividad hace por ti no es fácil de describir con palabras”, confiesa Elisabet Plaza una de las 30 componentes del equipo malagueño que con 43 años y cuatro hijos tiene muy claro lo que le está aportando: “tienes una vida más saludable, te cuidas tanto física como mentalmente, coges fondo y tienes más fuerza en el brazo... y pierdes el miedo”.

Miedo que se diluye con el compañerismo que se respira entre ellas y con el resto de los equipos cuando salen a competir fuera. Con muy pocos meses de entrenamiento, las malagueñas ya han estado en Torrevieja, Alicante y Murcia, invitadas al campeonato regional.


“Compites con gente que no te conoce y el recibimiento que nos hicieron fue impresionante. Se te saltan las lágrimas porque llegas a la meta y cruzan los remos mientras entras”, recuerda la remera. “La energía que se crea en estas competiciones es algo maravilloso”, apoya la oncóloga, quien señala que “este tipo de remo es específico para ellas, la palada mejora el drenaje linfática”.

De este modo, entrenan dos veces a la semana y algunos fin de semanas y lo hacen con la ayuda de Juan Carlos Marfil, capitán de Remo del RCM, y Fernando Loring en las instalaciones de la Marina del club. “Ambos nos entrenan de forma voluntaria porque creen en esto y nos trasmiten su pasión”, comenta Elisabet Plaza.

Con respecto al calendario competitivo, la próxima cita de las malagueñas será el 31 de marzo, donde lucharán en Cuevas de Almanzora, Almería, por clasificarse para el Europeo que se disputará en Sevilla en junio.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Javie Gutiérrez: "Más allá de entretener, el cine debe concienciar"
chevron_right
Dos policías evitan que un ciudadano se arroje desde un noveno piso