Actualizado: 18:13 CET
Domingo, 19/01/2020

Málaga

Condena a legionario que perdió la pistola ebrio tras unas maniobras

El Supremo le impone pena de tres meses y un día de prisión y desestima el recurso de casación contra el fallo del 23 de febrero de 2018 del Tribunal Militar

  • Legionarios.
  • El legionario está destinado en el grupo de Caballería Ligero Acorazado "Reyes Católicos II de la Legión de Ronda (Málaga)
  • Sobre las 06:00 horas del 16 de mayo el condenado fue encontrado en el asiento del copiloto de un vehículo militar Aníbal por un sargento y un cabo.

El Tribunal Supremo (TS) ha condenado ha tres meses y un día de prisión a un legionario que perdió su pistola tras emborracharse durante unas maniobras en la base Álvarez de Sotomayor de Viator (Almería).

La sentencia de la Sala de lo Militar del TS, a la que ha tenido acceso Efe, desestima el recurso de casación contra el fallo del 23 de febrero de 2018, dictado por el Tribunal Militar territorial segundo, que se ve ratificado en todos sus extremos.

El fallo indica que este legionario, destinado en el grupo de Caballería Ligero Acorazado "Reyes Católicos II de la Legión de Ronda (Málaga), participó en el ejercicio 'Black Dragon 17' que se desarrolló durante los días 10 a 16 de mayo de 2016 en el campo de maniobras Álvarez de Sotomayor.

Durante la cena del último día de ejercicios, se sirvieron bebidas alcohólicas (cerveza y vino) para todo el personal que había intervenido en las maniobras, y sobre las 06:00 horas del 16 de mayo el condenado fue encontrado en el asiento del copiloto de un vehículo militar Aníbal por un sargento y un cabo.

Éstos procedieron a abrir la puerta del vehículo para despertarlo, notando un fuerte olor a alcohol, movieron al procesado pero éste no respondía a ningún estímulo por lo que decidieron trasladarlo dormido hasta la entrada de la Base Militar haciéndose cargo del mismo la Policía Militar.

Una hora más tarde se despertó el legionario y se presentó ante dos superiores "con síntomas de embriaguez", diciéndole a un teniente que se había quedado dormido a "varios kilómetros del vivac porque había bebido alcohol" y que había perdido la pistola que portaba.

La pérdida del arma motivó que su jefe de Sección le relevara de su cometido como conductor de vehículo y lo anclase en la góndola para llevarlos de regreso a Ronda, a fin de que procediese a buscarla, encontrándola a un kilómetro aproximadamente de la cantina.

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Paros en Renfe Málaga por la falta de personal y la pérdida de empleo
chevron_right
Unicaja de Málaga contra el colista