Actualizado: 12:13 CET
Sábado, 26/05/2018

Málaga

“No se puede construir” en los antiguo terrenos de Repsol

Málaga Ahora alerta de “bolsas” con contaminación que impiden cualquier proyecto de edificación

  • denuncia de Málaga ahora
  • Málaga Ahora alerta de “bolsas” con contaminación que impiden cualquier proyecto de edificación
  • Asegura que las catas encargadas por el propio Ayuntamiento dan la razón a su grupo municipal que encargó estudio y analíticas que ahora se confirman
  • _Advierten también de que se están efectuando riegos con aguas del acuífero que está contaminado

El grupo municipal de Málaga Ahora advirtió ayer  que los análisis en los antiguos terrenos de Repsol “ocultados” por el Ayuntamiento “arrojan bolsas con niveles de contaminación que impiden cualquier proyecto de edificación”. A juicio de Málaga Ahora, “las catas encargadas por el propio Ayuntamiento nos dan la razón” ya que, según explicó su portavoz, Ysabel Torralbo, “la contaminación por hidrocarburos en los antiguos terrenos de Repsol alcanzan límites alarmantes y entrañan riesgos para la salud, un extremo que hasta este momento el equipo de gobierno había negado sistemáticamente y que ahora ha tratado de ocultar”.

En concreto, Málaga Ahora presentó un informe elaborado por el catedrático de Fisiología vegetal Miguel Quesada, de la Universidad de Málaga (UMA), después de que el grupo municipal tuviera acceso a los resultados del Estudio de suelos y aguas subterráneas de la Sareb, a la que el Consistorio se lo encargó el año pasado, como propietaria de parte de los terrenos. Así, explicó  en rueda de prensa que los resultados “son demoledores”, ya que, según precisó, “señalan puntos de agua subterránea que el Ayuntamiento usa para riego, pese a que superan en 130 veces el umbral de riesgo para la salud”. Torralbo estuvo acompañada de Rosa Galindo, también concejala de su grupo, y por Ángel Rodríguez, portavoz del foro de Sostenibilidad medioambiental de Málaga Ahora, quien señaló que, tal y como reconoce la Sareb, “ese acuífero se filtra hasta las playas de Huelin y forma parte del ciclo del agua en el valle del Guadalhorce, de modo que también podría provocar riesgos para el ecosistema”.

Según Málaga Ahora, la cimentación de los rascacielos que pretende edificar el Ayuntamiento podría “hacer que esos contaminantes entren en contacto con el freático -agua subterránea- contribuyendo a un nuevo episodio de contaminación”, según el informe de Quesada. Al respecto, Torralbo explicó  que “significa que remover las tierras por debajo de los tres metros de profundidad violaría cualquier principio de precaución”. Es más, incidieron en que “el informe de la Sareb señala seis bolsas en las que contaminación multiplica con creces los límites permitidos”.

Conocer la verdad

También la portavoz añadió que, por tanto, “la Sareb demuestra que Málaga Ahora nunca ha sido alarmista cuando ha denunciado esto mismo”. “Simplemente -continuó- se trata de que la ciudadanía conozca la verdad y sepa que los proyectos edificatorios del Ayuntamiento son realmente complicados, por no decir inviables”. De igual modo, aludió a los mecanismos para limpiar toda contaminación de los terrenos, “que a la vista de estos resultados solo sería posible mediante fitorremediación, lo que supondría el primer paso para el Bosque Urbano”.

En este sentido, recordó que su grupo logró que el pleno aprobara por unanimidad realizar una consulta para que la ciudadanía eligiera el destino de estos terrenos, pero que posteriormente el alcalde se negó a cumplir. Además, Torralbo incidió en que los datos de la Sareb obran en poder del equipo de gobierno al menos desde el pasado mes de noviembre, “y que sigue sin hacerlos públicos porque ha firmado con Ciudadanos un proyecto para edificar varios rascacielos que no podría haber anunciado con estos datos”.

Por otro lado, según la documentación que mostró Ysabel Torralbo, en julio del año pasado la Junta remitió un requerimiento al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, para que, “según denuncia formulada por el Grupo Municipal Málaga Ahora actúe de inmediato y realice un informe histórico de situación, requisito obligatorio que el Ayuntamiento tendría que haber dado como primer paso en 2005, según la legislación vigente”. No obstante, Torralbo criticó que “las negligencias en este sentido continúan hasta la actualidad”. “Si el Ayuntamiento hubiera cumplido en 2005 con esta normativa hoy los suelos y el agua no tendrían estos grados de contaminación”, finalizó la edil de Málaga Ahora.

COMENTARIOS

Andaluca Informacin