Actualizado: 18:20 CET
Miercoles, 29/01/2020

Málaga

Tres años y medio para el exdueño de Aifos por apropiarse de 389.596 e

La sentencia es consecuencia de la querella presentada por los compradores de seis viviendas en el periodo comprendido entre 2003 y 2005.

El expropietario de la promotora inmobiliaria Aifos, Jesús Ruiz Casado, ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Málaga a tres años y seis meses de prisión por un delito continuado y cualificado de apropiación indebida al recibir 389.596 euros por la reserva de viviendas que no entregó.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, es consecuencia de la querella presentada por los compradores de seis viviendas en el periodo comprendido entre abril del 2003 y el segundo semestre del 2005.

Las sumas entregadas por los querellantes "fueron sucesivamente incorporadas al haber social" de la empresa, "confundidas con su patrimonio y destinadas, por tanto, indistintamente tanto a fines de construcción como a cualesquiera otros gastos y necesidades inherentes a su objeto social", añade la sentencia.

También resalta que ha quedado "acreditado en cualquier caso que ninguna de las viviendas contratadas llegó a ser enteramente construida ni tampoco devuelto a ninguno de los querellantes el dinero satisfecho".

Además de la citada pena de prisión, Ruiz Casado ha sido condenado a inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio relacionado con la promoción inmobiliaria durante todo el tiempo de la condena.

Asimismo, deberá indemnizar a los afectados con la cantidad que cada uno de ellos entregó más los intereses, y tendrá que pagar una multa de nueve meses a 15 euros de cuota diaria, con un día de privación de libertad por cada dos cuotas no satisfechas.

De las citadas indemnizaciones tendrá que responder como responsable civil subsidiaria la empresa Aifos, que se encuentra en situación concursal.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El pleno "reactiva" la consulta popular de los terrenos de Repsol
chevron_right
Sin complejos a la capital