Málaga

Un policía malagueño crea una asociación con fines solidarios

Su vocación solidaria se convirtió en toda una filosofía de vida tras conocer a su mujer María Luisa, “mi inspiración y el alma del proyecto”. 'Policía Amigo' busca un alquiler urgente para Jéssica, con tres niños y que ocupa una vivienda. "Nadie le alquila pese a que tiene la ayuda del IMV", cuenta

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Pepe Cruz y Jéssica. -

"Cuanto más das, más tienes". Una frase de la Madre Teresa de Calcuta que Pepe Cruz, policía local desde hace más de veinte años, aplica en cada gesto de su vida diaria. Su carácter altruísta le ha llevado a fundar ‘Policía Amigo’,  la que es la primera asociación con fines solidarios de agentes de las fuerzas de seguridad en Málaga y, seguramente, en toda España. Hace cinco años se convirtió en voluntario en la Casa Sagrado Corazón de Málaga. Algo que marcó un antes y un después, convirtiendo su ahínco por tender la mano a los demás en su razón de ser , “gracias a mi mujer, María Luisa, que es mi inspiración y el alma de este proyecto”.

Una profesión como la suya se enfrenta a situaciones límites. Mayores solos, gente que ocupa una vivienda o “gente en Málaga que se acuesta a dormir para no tener la sensación de hambre”, cuenta. Él no quería quedarse de brazos cruzados, “quiero dar ejemplo a mi hija de once años”. De hecho, el nuevo colectivo tiene tintes muy familiares. “Queremos fomentar que los agentes malagueños se impliquen y que puedan hacer esta labor solidaria con su mujer, sus hijos...para que los más jóvenes aprendan cuáles son los verdaderos problemas”, reconoce.

Ahora buscan a más agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad que se unan a la causa “para ayudar a cuantos podamos, de forma modesta, a quienes de verdad se lo merezcan porque de nada vale pedir ayuda y que luego tengan en casa un televisor de último modelo”. Una iniciativa que lleva en marcha desde noviembre y que ya ha llevado ropa de abrigo a una persona sin hogar, ha llenado la nevera a Jéssica y sus tres pequeños o evitado que los hijos de otra joven hagan “los deberes en un bar porque no tienen luz por impagos”.

“Crear ‘Policía Amigo’ para mí es plantar una semilla, que muchos se unan y algún día sea un árbol muy grande”, sueña. Un germen de algo que, con voluntad y esfuerzo, puede dar muchos frutos.

Jéssica necesita un alquiler urgente

Jéssica busca a alguien que le alquile un piso en Málaga. Una tarea que debería ser fácil, dada la oferta inmobiliaria de la capital, pero que se complica cuando esta joven de apenas 27 años, con tres niños que van a cumplir 5, 6 y 7 años, cuenta que no tiene empleo y vive como okupa. Tiene concedida la ayuda de alquiler social por el Instituto Municipal de Vivienda, “pero la gente se niega, no se fían”, lamenta. Está pendiente del desahucio de la vivienda -propiedad de una entidad bancaria-que un agente, compañero de Pepe, y él le han ayudado a arreglar una vez se quitan el uniforme. Estos ‘policías ejemplares’ llegaron a su vida “como caídos del cielo”. Ahora afronta el futuro guiada por sus manos, mientras continúa buscando trabajo en la hostelería o limpieza. “Quiero un trabajo para poder mantener a mis hijos”, pide.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN