Actualizado: 16:14 CET
Viernes, 07/08/2020

Málaga

Desarrollarán una bicicleta para mejorar la calidad de vida de personas con obesidad y problemas cardíacos

Estas personas serán monitorizadas mediante sensores cuando realizan la actividad física con la bicicleta y recibirán asesoramiento clínico experto para mejorar su salud, su estado físico y su calidad de vida

La creación de una "innovadora" bicicleta dotada con la última tecnología y que servirá como terapia y mejora de la calidad de vida de personas con problemas cardíacos y de obesidad provocados por la falta de ejercicio será el objetivo del proyecto Brisa, una iniciativa que llevará a cabo un consorcio formado por Urban M, Grupo Arelance, Brain Dynamics, AMS, Tecnalia, Universidad de Málaga (UMA) y Fibico.

   En concreto, estas personas serán monitorizadas mediante sensores cuando realizan la actividad física con la bicicleta y recibirán asesoramiento clínico experto para mejorar su salud, su estado físico y su calidad de vida.

   La idea es "construir desde cero" un elemento cotidiano, como es una bicicleta, dotándola de la última tecnología en monitorización, asistencia e inteligencia proactiva, según ha explicado el CEO de Urban M, Daniel Caro, y el director de I+D del Grupo Arelance, Rubén Pérez de la Red.

   La bicicleta cuenta, entre otros, con sensorización avanzada en tiempo real de parámetros vitales; medición de las emociones como complemento de sensorización; estabilidad y usabilidad optimizada; asistencia proactiva y reactiva; sistema de control y recomendación; complementos de ejercitación; modalidad 'outdoor' o 'indoor'; asistente del tratamiento y entrenador personal; sistema global de control y el historial del usuario completo.

   Entre otras funcionalidades, Caro ha explicado a Europa Press que el vehículo "detecta la calidad del aire y polución". Así, cuando ve que es muy alta "eleva la potencia del motor para que la persona respire menos polución". También, a través de la medición de determinados parámetros del paciente, la bicicleta detecta como se siente la persona lo que provocará subir o bajar la potencia, entre otros.

   Además, todo es online y el médico está conectado a la bicicleta, por lo que "sabrá qué esta pasando y puede cambiar los parámetros en tiempo real". "Si una persona va haciendo su ejercicio como debe la bicicleta continuará igual, pero si detecta que hay cosas que no van bien, reacciona para ajustarse al momento y la persona", ha explicado el CEO de Urban M y socio fundador.


   Así, por una lado se parametriza, entre otras variables, lo que la persona siente, medido a través de sensores y también se maneja la parte ambiental, ya que, el sistema, entre otras funciones, controla la calidad de área exterior.

   La  bicicleta funciona en la calle pero también puede ser utilizada en un gimnasio. "La gran innovación es que un aparato común, una bicicleta, lo hemos evolucionado para que se adapte completamente al paciente y, finalmente, éste haga su ejercicio, que es el objetivo", ha incidido Caro.

   Así, ha señalado que actualmente la obesidad y los problemas cardíacos son comunes en la sociedad y afectan a la calidad de vida de las personas, ya que les provoca limitaciones. No obstante, a diferencia de otras minusvalías que sí disponen de productos específicos, como, por ejemplo, sillas de ruedas o prótesis, estos no los tienen.

   Además, ha incidido en que se debe tener en cuenta que el ejercicio físico es "vital" para la recuperación de las personas que padecen estos problemas, pero que "siempre se topan con la falta de motivación a la hora de continuar con el ejercicio".

   Cuando una persona obesa comienza a hacer ejercicio en muchas ocasiones "no son capaces de mantener la rutina, hay falta de motivación y tampoco ayuda que no cuenten con el instrumento adecuado y adaptado a sus necesidades", según ha señalado. Por ello, según Caro, uno de los objetivo de este proyecto "es lograr mezclar la parte lúdica y trabajar la motivación".

PROYECTO

   El proyecto ha sido subvencionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), apoyado por el Ministerio de Economía y Competitividad y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea (Feder).

   Así, el consorcio de empresas resultó adjudicatario del proyecto de la convocatoria Interconecta 2015, según ha explicado el director de I+D del Grupo Arelance.

   En concreto, este proyecto de innovación se enmarca en las áreas de sostenibilidad y salud, y supondrá una inversión de 1.554.405 euros. El objetivo es que, tras la fase de desarrollo, el producto sea comercializado e introducción en el mercado tanto en hospitales, clínicas, centros de rehabilitación especializados, incluso para el usuario final.

   "Los hospitales, entre otros lugares, están muy interesados", ha explicado Caro, al tiempo que ha añadido que "se está diseñando desde cero". "Los médicos están diseñando la herramienta que ellos saben que van a funcionar y nosotros estamos diseñando una bicicleta que sabemos que va a funcionar porque nos lo están diciendo los médicos", ha concluido.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Málaga para la Gente reclama los mercados de Teatinos y Campanillas y la rehabilitación de Huelin y Salamanca
chevron_right
Condenada por talar 220 olivos y cortar el paso a una explotación apícola