Publicidad Ai
Publicidad Ai

Viruji

La población de gorrión común desciende casi un 20% desde 1998 en España

SEO/BirdLife alerta de su disminución en entornos urbanos y de los impactos “negativos y nocivos” de la comida basura en la especie

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Gorrión común. -

Las poblaciones de gorrión común en España han descendido casi un 20% desde que SEO/BirdLife comenzó a registrar datos en 1998 con el 'Programa Sacre', según indica la organización ecologista, quien ha constatado que el declive es más acusado en los medios urbanos que en entornos rurales y que los efectos de la comida basura sobre esta especie son “negativos y nocivos”.

SEO/BirdLife publica este dato coincidiendo con el Día Mundial Del Gorrión, que se celebra este miércoles 20 de marzo, para concienciar sobre “la necesidad de conservar la especie y la biodiversidad urbana”, tal y como apunta en un comunicado.

“Hasta la fecha, lo único que parece evidente es que un desmesurado desarrollo urbanístico en el territorio se relaciona con la disminución del número de gorriones en esa área. En cuanto a las causas señaladas, son muchas y muy variadas: contaminación atmosférica, exceso de ruido, falta de lugares de nidificación, escasez de insectos, especialmente necesarios en su dieta durante la época de cría, o una gestión de zonas verdes que no tiene en cuenta la biodiversidad”, destaca Beatriz Sánchez, del programa de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife.

Como algunas de estas causas afectan también directamente a los seres humanos, según advierten, el declive de las poblaciones de gorriones “debería servir a la humanidad como aviso” de que se necesitan ciudades más verdes, que se planifiquen y gestionen teniendo en cuenta el importante papel de la biodiversidad como proveedora de servicios ecosistémicos fundamentales para garantizar la calidad de vida en los entornos urbanos.

Según sostiene la organización ecologista, las medidas encaminadas a la naturalización de las ciudades ayudan a mejorar la dieta del gorrión común y algunos ejemplos la reducción de la frecuencia de siegas en praderas de césped, la naturalización de alcorques en el arbolado urbano o la presencia de vegetación adventicia, las también llamadas “malas hierbas” en cunetas y descampados benefician a la especie.

Estas áreas cubiertas por vegetación herbácea son una fuente de alimento, semillas e insectos, que son aprovechadas por el gorrión común y otras especies silvestres en la ciudad, destaca SEO/BirdLife.

Sobre esta biodiversidad urbana, SEO/BirdLife viene desarrollando “estas y otras medidas de naturalización que benefician a especies de aves urbanas, como el gorrión común, en ciudades como Santander, Girona, Valencia o Pinto, en Madrid”.

Cómo inciden nuestros hábitos en los gorriones

SEO/BirdLife indica que las causas del declive del gorrión tienen un origen antrópico, a raíz de acciones del ser humano. Por ejemplo, según un reciente estudio elaborado por investigadores españoles, la costumbre de aprovechar los restos de comida de los seres humanos afecta negativamente a la salud de los gorriones, en concreto a su condición corporal y a su fisiología nutricional, induciendo, en algunos casos al estrés oxidativo a pesar de la ausencia de contaminación ambiental.

Los investigadores recogen en 'Eating in the city: Experimental effect of anthropogenic food resources on the body condition, nutritional status, and oxidative stress of an urban bioindicator passerine', entre otras muchas conclusiones, que los gorriones expuestos a dietas distintas sufren diferentes carencias.

Por ejemplo, la dieta a base de bocadillos les provocó anemia y desnutrición (especialmente a las hembras, produciéndoles una pérdida de su condición corporal), mientras que una dieta a base de alimentos para gatos supuso un aumento de los indicadores de estrés oxidativo y el catabolismo proteico.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN