El tiempo en: Andalucía
Viernes 01/03/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

El presidente indonesio rompe su promesa y promueve una dinastía política en su hijo

El Tribunal Constitucional tuvo que hacer una excepción para que Gibran, de 36 años, pudiera postularse como candidato

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Joko Widodo. -

El presidente indonesio, Joko Widodo, de origen humilde y que afirmó que no aspiraba a trasmitir el poder a sus hijos, promueve ahora su propia dinastía política a través de su hijo Gibran Rakabuming Raka, candidato a la vicepresidencia en las elecciones de mañana, 14 de febrero.

El Tribunal Constitucional tuvo que hacer una excepción para que Gibran, de 36 años, pudiera postularse como candidato, ya que la ley estipula que la edad mínima es 40 años, lo que ha sido criticado al interpretarse como un gesto a favor del hijo del presidente.

Unos días más tarde, el ministro de Defensa y candidato favorito a la presidencia, Prabowo Subianto, nombró a Gibran como su aliado electoral, lo que culminó el acercamiento entre las dos familias otrora rivales políticos.

La tercera democracia más poblada del mundo

Wiodo, también conocido como Jokowi, ganó las elecciones presidenciales en 2014 y 2019 y no puede presentarse una tercera vez debido al límite marcado por la ley en Indonesia, la tercera democracia más poblada y el país con más musulmanes del mundo.

Las dinastías políticas son habituales en Indonesia, pero cuando Widodo llegó a presidente fue una excepción al no pertenecer a las élites, forjarse fortuna como empresario del mueble y por su bagaje político como alcalde de Surakarta (2005-2012) y gobernador de Yakarta (2012-2014).

De joven, compaginó los estudios mientras ayudaba a su padre en la tienda de muebles y, tras graduarse como ingeniero forestal, desempeñó varios empleos y hasta abrió un negocio que tuvo un inicio esperanzador,eso es pero que terminó cerrando en 1990.

Eficiente y trabajador, Widodo contó con el apoyo político del Partido Democrático Indonesio-Lucha (PDI-P, en sus siglas en indonesio) liderado por Megawati Soekarnoprutri, expresidenta (2001-2004) e hija del primer jefe de Estado del país, Sukarno.

Pese a su ascensión meteórica, Widodo, de 62 años, llegó a escribir en sus memorias: "Convertirme en presidente no significa canalizar el poder a mis hijos", en una referencia otras dinastías en el país.

Sin embargo, su hijo mayor, Gribran, que estudió en Singapur y montó un negocio de cáterin, aprovechó la herencia política de su padre para convertirse en alcalde de Surakarta, también conocida como Solo, tras ganar unas elecciones en 2020 bajo las siglas del PDI-P.

Nueva Dinastía

Según el profesor de Política y Gobierno de la universidad indonesia Gadja Mada, Mada Sukmajati, el presidente se siente más confiado tras estos años en el poder y está usando su popularidad e influencia para garantizar cierta continuidad de sus políticas en el próximo Gobierno, incluido el proyecto de la nueva capital, Nusantara.

Las dinastías políticas "son un problema para nuestra democracia. Esta práctica es muy común entre los líderes políticos desde el nivel local al nacional", explicó a EFE el experto, quien opinó que este asunto no parece preocupar a los votantes jóvenes.

Sukmajatia indicó que Gibran está usando su perfil moderno y de emprendedor para cautivar al voto joven, ya que los electores de entre 17 y 40 años son decisivos al representar el 52 por ciento de los 205 millones de indonesios llamados a votar.

Sin embargo, el activista indonesio Al Araf, de la ONG Centra Initiative, afirmó que un comité étnico ha amonestado tanto al Constitucional como a la Comisión Electoral por permitir la candidatura de Gibran.

En su opinión, el hijo de Widodo "no está cualificado ni es apto para ser vicepresidente" a tenor de las amonestaciones éticas, al tiempo que acusó al actual presidente de usar su posición para beneficiar a su hijo y Prabowo, a pesar de declararse neutral.

Widodo, que llegó a ser llamado el "Obama de Asia", ha dejado un legado positivo en sus inversiones en infraestructura, su política internacional (incluido el G20 de Bali de 2022) y proyectos económicos como el fomento de la industria del níquel, esencial para los vehículos eléctricos.

Pero los mandatos del presidente indonesia también han supuesto un retroceso en derechos humanos, incluidos los de la comunidad LGTBI, y un debilitamiento de agencias de control como la Comisión Anticorrupción.

Si la pareja Prabowo-Gibran ganan las elecciones, la familia de Widodo emulará a otras dinastías de la región como los Hun en Camboya, los Shinawatra en Tailandia y los Marcos en Filipinas. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN