Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

Pluto, la traviesa mascota de Disney, fue real y un día paseó por Marbella

El dibujante y productor de cine estuvo en una habitación del Hotel el Fuerte en 1958

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Pedro Guerrero era el botones que lo paseaba. -

Pluto, la mascota de Mickey Mouse, fue también el leal compañero de su creador, el dibujante y productor de cine norteamericano Walt Disney, juntos se alojaron en el hotel El Fuerte de Marbella y un entonces joven botones, hoy jubilado, Pedro Guerrero, cuenta a EFE que sacaba a pasear a diario al can por la playa.

En la primavera de 1958, apenas un año después de que este establecimiento abriese sus puertas por primera vez, recibió la visita del ilustre cineasta, uno de los padres de la industria de la animación estadounidense.

Pedro, que ya ha cumplido los 83, tenía por aquel entonces 16 años y, aunque de aquello han pasado casi setenta años, aún recuerda con viveza los paseos por el litoral con Pluto y las “suculentas” propinas que le daba Disney por realizar la tarea.

“Era un perro normal”, de tamaño mediano y no tenía las orejas caídas, explica. “Ahora, el perro era lo más educado del mundo”, nada que ver con el travieso Pluto de la pantalla, que liaba una trastada tras otra y daba mil y un quebraderos de cabeza a Mickey Mouse.

Lo soltaba en la playa para que corriese y dejaba el correaje en la arena, pero “el perro lo cogía con la boca” y se lo daba, parecía -comenta sonriente- “que no quería que fuera arrastrando y que tenía que ir con él en la mano”.

La habitación 208 y "los billetes coloraos"

Se alojaban en la habitación 208 -apunta- y él era el encargado de salir a diario con el famoso can. “Me lo llevaba a la playa y llegaba hasta el puerto de los pescadores”. Al terminar la caminata se lo llevaba de vuelta y el padre del Ratón Mickey y el Pato Donald le daba “un billete de los coloraos”.

Luego, el joven botones aprovechaba “el primer mandao” que le encargaba el recepcionista para ir corriendo a entregarle a su madre la propina, y cuando la mujer “veía las cincuenta pesetas -el billete colorao- se pegaba una pechá de llorar”, porque con eso tenían “tres días para comer”, relata.

El año que Walt Disney estuvo en Marbella se hospedó una semana larga en el mítico hotel El Fuerte, y posteriormente se trasladaría a una residencia particular en lo que ahora se conoce como La Milla de Oro para continuar en ella su estancia.

Ese verano, Pedro vería varias veces más al dibujante mientras estuvo en la ciudad, ya que era el responsable de llevarle la correspondencia que le llegaba al hotel, relata a EFE, pero después “le perdió la pista”.

“Alquilaba una bicicleta para llevarle las cartas al chalé, pero entonces ya no me daba dinero, me invitaba a comer”, recuerda. “Y no veas cómo me ponía, me daba de todo y, cuando me hartaba de comer, regresaba al hotel”.

De Alberti a Lola Flores

Walt Disney no ha sido el único huésped ilustre del icónico hotel, ya que durante sus más de seis décadas de actividad en él se han alojado numerosas figuras de renombre como Timothy Dalton, Peter Lorre, Rafael Alberti, Lola Flores o Vargas Llosa, y hoy sus fotos decoran una galería del hotel, a la vez homenaje y recuerdo.

Fue, incluso, escenario del rodaje de la película 'Holiday in Spain' ('Vacaciones en España'), protagonizada por la actriz Diana Dors, conocida como la Marilyn Monroe británica, lo que causó un gran revuelo, ya que algunas de las escenas tenían lugar en la playa, con la protagonista en bikini, cuando en España no estaba permitido y su uso se consideraba indecoroso.

Tras una reforma de más de 30 millones de euros dirigida por el interiorista catalán Jaime Beriestain y 65 años después de alojar al primer huésped, El Fuerte ha reabierto sus puertas en 2023 con “una estética renovada, una gran propuesta gastronómica y convertido en un cinco estrellas con 266 habitaciones de lujo”, explica a EFE su directora, María Antúnez.

“Fue el segundo hotel importante de Marbella”, señala su directora, en estos años “ha llovido mucho y siempre para mejor”, y el establecimiento ha pasado por varias reformas desde que lo fundara José Luque Manzano, un empresario que “quería estar siempre a la última y que el hotel estuviese siempre en las mejores condiciones”, precisa.

Sus actuales propietarios, su viuda y sus hijos, tienen “esa misma mentalidad”, algo que a su juicio es muy importante, porque “para contentar a los clientes, que son cada día más exigentes, tienes que invertir”. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN