Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

Vecinos de Málaga patrullan de noche ante la "oleada" de robos que sufre su urbanización

Equipados con linternas y cámaras de visión térmica, los vecinos de esta urbanización del barrio de Puerto de la Torre se han organizado para salir cada noche

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Patrulla vecinal nocturna. -
  • Se han contabilizado ocho asaltos a viviendas en menos de un mes
  • Aseguran que que los residentes han decidido poner en marcha esta medida ante la falta de respuesta de la policía

Hartos de la "oleada" de robos que sufren en sus casas desde hace varias semanas, los vecinos de la urbanización Puertosol de Málaga han decidido tomar cartas en el asunto y montar patrullas de vigilancia nocturna "para espantar a los ladrones".

Nos estamos viendo obligados a tener que hacer esta patrulla y claro que es peligroso, pero más peligroso es que tengamos a todos nuestros vecinos asustados, aquí hay personas muy mayores, niños, etcétera y nos encontramos con el problema de que estamos desatendidos

Equipados con linternas y cámaras de visión térmica, los vecinos de esta urbanización del barrio de Puerto de la Torre se han organizado para salir cada noche en grupo para disuadir a los cacos, tras contabilizar ocho asaltos a viviendas en menos de un mes.

La presidenta de propietarios de la urbanización, María Ángeles Fernández, explica a EFE que los residentes han decidido poner en marcha esta medida ante la falta de respuesta de la policía y al ver que la gente de la barriada "está asustada" ante unos robos que se producen desde principios de año, pero que se han acentuado en junio y octubre.

"Consideramos que esto ya no es normal, estamos ante una oleada de robos", afirma Fernández, que denuncia que los ladrones aparecen de un momento para otro desbaratando todo lo que encuentran y robando lo que pueden, incluso a cara descubierta.

"Y cuando vienen, no hacen un robo y se van, se quedan unos cuantos días", señala Fernández. Prueba de ello, apunta el vicepresidente de Puertosol, Miguel Ángel Ruiz, es que hace poco los asaltantes entraron a ocho viviendas y robaron en tres de ellas.

 Inseguridad en el vecindario

Francis, uno de los vecinos que patrulla, sufrió hace unas tres semanas un intento de robo en su casa. Intentaron entrar en ella a través de una cristalera situada en la planta baja, pero la alarma se activó y los ladrones huyeron sin llegar a llevarse nada.

"Andas un poco asustado antes de que pase, porque estamos viviendo lo que estamos viviendo, pero cuando te pasa, desde luego esa noche no puedes dormir a gusto y tranquilo", asegura.

Hace un par de años, Francisco Ortiz, otro de los vecinos, también fue víctima de un robo en el que se llevaron todo "lo que pudieron". Sin embargo, lo peor no fue la pérdida de objetos de valor, sino el "destrozo" de la casa y la "sensación de inseguridad" que le quedó a su familia.

"Aquí en la urbanización hemos tenido mucha inseguridad", recalca, incidiendo especialmente en este mes atrás en el que "se ha incrementado muchísimo el número de asaltos". Califica además de "grave" la falta de actuación de la policía, que, según indica, ha alegado en varias ocasiones que "no podía acudir".

Con perros de apoyo

 Los vecinos, algunos de ellos acompañados por sus perros, se organizan cada noche y se distribuyen por zonas, sobre todo la próxima al río y al campo, donde parece ser que los ladrones actúan más.

Uno de ellos es Manuel Moreno, un residente que acude con su rottweiler de gran tamaño equipado con un collar con luz, para no perderle de vista por la noche.

"Estamos dando vueltas sobre todo entre semana porque creemos que lo tienen todo muy estudiado. Normalmente no fallan, entran en casas que no tienen alarma o en las que no hay nadie. Al final cuando eres tan certero es porque entre semana ya llevas los deberes muy bien hechos", manifiesta Moreno.

Según cuenta, en las últimas casas que robaron los ladrones hicieron "daños materiales, las pusieron patas arriba". Lo peor, comenta Moreno, no es tanto que roben cosas caras, sino algún artículo con valor sentimental, como joyas o un viejo reloj de un familiar.

 Falta de policía

 La presidenta María Ángeles Fernández insiste en la escasa presencia de policía en la zona y en el hecho de que, aunque la contacten, no siempre esté disponible: "No solo hay que incrementar la policía en el centro de Málaga para el turismo, los distritos somos los habitantes de Málaga, somos los que tenemos que recibir nuevas patrullas, un aumento de efectivo".

"Cuando se les llama dicen que están ocupados o llegan entre unos 20 y 30 minutos tarde, tiempo suficiente para que los ladrones huyan", indica Miguel Ángel Ruiz.

"Nos estamos viendo obligados a tener que hacer esta patrulla y claro que es peligroso, pero más peligroso es que tengamos a todos nuestros vecinos asustados, aquí hay personas muy mayores, niños, etcétera y nos encontramos con el problema de que estamos desatendidos", lamenta.

El Ayuntamiento de Málaga les ha dicho que van a solicitar una reunión con la Subdelegación del Gobierno para abordar la situación, a la que deben hacer frente las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN