Málaga

La oposición al ‘tarifazo’ del agua en Málaga se une en una plataforma común

olectivos ciudadanos, sindicatos, asociaciones de vecinos se unen en la Iniciativa Ciudadana contra el Tarifazo del Agua

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Constitución de la plataforma. -
  • El objetivo es que el alcalde, Francisco de la Torre, escuche a los ciudadanos y no culmine la subida del agua
  • Se quejan de que “no hay ningún estudio o informe que justifique la elevada subida”
  • Ponen el acento en los miles de familias que se verán afectada en una época de dificultades

El conocido como ‘tarifazo’, la subida hasta de un 42%, (puede llegar según el PSOE al 107%), en el precio del agua por parte del equipo de gobierno del Partido Popular en el ayuntamiento de Málaga ha servido para unir a vecinos, consumidores y sindicatos que han formado de manera oficial una plataforma para oponerse a ese incremento que consideran injusto e injustificado.

Iniciativa Ciudadana contra el Tarifazo del Agua en la capital está compuesta por  organizaciones de consumo, sindicatos, partidos políticos, asociaciones vecinales y colectivos sociales con un mensaje principal: instar al gobierno municipal a revisar su propuesta.

Tras una primera toma de contacto para debatir distintas propuestas se ha decidido “retomar la plataforma que se creó en el 2014, cuando intentaron subir un 20% la tarifa del agua y que consiguió frenar ese incremento”. Según señalaron en un comunicado la ICTA vuelve con las mismas premisas de hace nueve años: “Exigir un espacio común de actuación recordando a esta Corporación la obligación que tiene de informar y justificar esta desproporcionada subida a los colectivos sociales”, ante lo que se ha pedido copia del expediente justificativo y se reclama una reunión al alcalde y al gerente de Emasa, la convocatoria urgente de la Mesa del Agua, del Consejo de Administración y del Consejo Social de la Ciudad, “espacios estos, en los que algunas organizaciones tenemos representatividad”.

En resumen se trata de “alzar la voz y parar esta subida de precios del agua que es totalmente discriminatoria, al ser lineal, pues quien menos recursos económicos tiene, hará un mayor esfuerzo en pagarla frente a quienes tienen más recursos económicos que si puede pagarla, le costará menos y podrá utilizar más agua. Pues el coste de los tramos del bloque uno al bloque cuatro suben linealmente lo mismo. Sin penalizar a los más derrochadores”.

Falta de transparencia

Según Lola García, presidenta de Facua Málaga, el anuncio de subida se hace “desde la opacidad y falta de transparencia ya que no hay ningún expediente presentado que explique y justifique semejante incremento de un bien esencial y de un derecho como es el agua”.

Además, destacaron que en los últimos diez años, Emasa ha tenido en ocho de ellos unos beneficios de 16,8 millones de Euros; en 2021 tuvo una pérdida de 600.000 euros; y en 2022 una pérdida de tres millones de euros. “Estas pérdidas en una empresa con un presupuesto de 78 millones de euros no supone que esté en bancarrota”, añaden.

Del mismo modo, recordaron que hace unos años EMASA se quedó con las canalizaciones que eran de propiedad municipal y a cambio le pagó al Ayuntamiento 75 millones de euros, cantidad que le permitió a este Consistorio tener liquidez en un momento en que no podía endeudarse, por eso desde los grupos políticos creen que es hora de que este Ayuntamiento aporte dinero a EMASA y no tener que subir la tarifa a la ciudadanía.

Desde CCOO se ha puesto el foco en denunciar el impacto que puede tener esta subida “no solo en las familias más vulnerables, recordemos que un 35% de las estas familias están en situación en vulnerabilidad y riesgo de pobreza, sino en las propias empresas de comercio, cafetería, restaurantes, hostelería en general, así como en las empresas cuya materia prima es el agua como son las de hielo de nuestra ciudad”.  Desde el sindicato han insistido en que en la ciudad de Málaga hay más de 200.000 personas asalariadas pobres, pues sus ingresos no llegan al SMI, que verán sus economías golpeadas por esta subida. Más de 50.000 jubiladas y jubilados con ingresos inferiores al SMI, y el alcalde de Málaga les mete la mano, sin escrúpulos, en el bolsillo  de estas familias, para sacarles el aumento de ingresos, bien de pensiones o de salarios mínimos, acordados por el gobierno de España.

Por ello, denuncian que “el alcalde pretende recaudar y sacar de los bolsillos de los malagueños más de 30 millones de euros cada año. Un dinero que indudablemente lastra a las familias y a la economía local”.

Conclusión: “Harán las acciones y movilizaciones que sean necesarias" hasta que el alcalde les escuche y "paralice este tarifazo totalmente injustificado".

El PP tumba dos mociones del PSOE y Con Málaga en el Pleno

El anuncio del alcalde, Francisco de la Torre, del incremento en el recibo del agua  a los malagueños llegó ayer al pleno municipal donde quedó clara la voluntad del PP de seguir adelante con la medida. Desde la oposición, PSOE y Con Málaga mostraron su absoluto rechazo al que consideran “el tarifazo del agua”, mientras la formación de ultraderecha Vox se mantuvo al margen a la espera de tener más información.

La mayoría absoluta del PP --17 votos- tumbó dos mociones urgentes presentadas las formaciones de izquierda para parar una medida que, aseguran, “perjudica de manera directa al bolsillo de los malagueños”. Una negativa ante la cual, el portavoz de los socialistas, Daniel Pérez, llamó a los ciudadanos a salir a las calles a protestar contra lo que considera “la punta del iceberg de un tsunami impositivo” del PP, advirtiendo que detrás de la subida del agua vendrá “el billete del autobús, la tasa de basura... nos van a freír a impuestos”.

Por eso, pidió a De la Torre “una amnistía a la subida de impuestos que plantea”, tachándola de “fraude electoral”. “El alcalde dijo que no iba a subir los impuestos y 100 días de gobierno después, se ha quitado la careta y ha metido la mano en el bolsillo de los malagueños”, criticó Pérez.

También se pronunció sobre la “falta de información” recibida ya que después de las reuniones con Emasa siguen sin convocar el Consejo de Administración y “no han dado ni un solo papel”, lo que ocurre mientras “vemos como los cargos de confianza no paran de subir, de 20 a 25 millones”.

Desde Con Málaga, Nicolás Sguiglia ha pedido al alcalde que se pronuncie ante un anuncio que “es una chapuza y una profunda injusticia", y que se basa en "meter la mano en el bolsillo de los malagueños para tapar una gestión negligente de Emasa".

Sguiglia se quejó de que la reunión con Emasa se produjera “sin informes exhaustivos” y que si la subida del precio del agua se correspondiera con la del IPC agregado desde que se congeló la tarifa, entonces “lo podríamos haber debatido en el Consejo de Administración”, pero esto es “un abuso”.

Desde el equipo de gobierno inciden en que la subida de la tarifa del agua viene justificada por las pérdidas de Emasa al cierre de 2022, con casi cuatro millones de euros y recordaron que “no es legal que una empresa publica dé perdidas”.

A ello sumaron la absorción de las obras de injerencias y tener capacidad para seguir garantizando un servicio de calidad e invertir en obras para afrontar los retos de la empresa, entre ellos, la sequía.

El alcalde, que a pesar de ser interpelado por los otros grupos municipales, solo ha tomado la palabra para reclamarles el haberse “ido antes de tiempo” de las reuniones con Emasa para conocer en detalle el aumento de las tarifas y su justificación, “donde contaban con tiempo ilimitado”.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN