Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Lunes 03/10/2022  

Málaga

Llega la marca "Mango de Málaga" distingue a la principal zona productora de la UE

La Diputación impulsa la creación de la marca para distinguir la calidad en origen de esta fruta cultivada en la Axarquía

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

La nueva marca "Mango de Málaga", que ha nacido bajo el paraguas de la Asociación Española de Tropicales (AET), pretende proteger y reconocer esta materia prima de esta provincia, principal productora en la Unión Europea.

El clima y las condiciones de cultivo de esta zona dotan a este fruto de un carácter singular respecto al mango cultivado en otras regiones del mundo, ha informado este lunes en un comunicado la AET, que ha anunciado que la entidad CAAE será la encargada de certificar el proceso que deben seguir productores e industrias para obtener este sello.

Los promotores han explicado que en los lineales de venta al público de las grandes cadenas de distribución de los mercados nacionales y europeos aparecerá una etiqueta distintiva junto al producto.

La puesta en marcha y el registro de este sello es el primer paso de un proceso que debe continuar hacía la consecución por parte de las instituciones comunitarias competentes de la indicación geográfica protegida (IGP), que es uno de los regímenes de calidad de la Unión Europea.

Su significación distingue administrativamente a un producto alimentario que es originario de un lugar determinado -región o un país- y confirma su calidad determinada, su reputación u otra característica que pueda esencialmente ser atribuida a su origen geográfico, y como mínimo una de sus fases de producción, transformación o elaboración dentro de la zona geográfica definida.

Málaga es la principal provincia productora en la Unión Europea de esta fruta de origen asiático introducida hace cinco décadas por un grupo de emprendedores de la comarca de la Axarquía, dadas las bondades climáticas y la disposición de sus suelos.

La marca busca también poner en valor en los mercados el origen de una fruta de cercanía que puede recolectarse y ponerse a disposición de cualquier consumidor final de la UE en pocos días, lo que reduce considerablemente la huella de carbono en contraste con el producto llegado desde las zonas productoras de otros continentes. 

TE RECOMENDAMOS