Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 19/08/2022  

CinemaScope

'Centauro' y la diferencia entre ser gato o ratón

Remake de la francesa ‘Burn out’, Daniel Calparsoro asume el encargo de un título menor en el que solo sobresale su pericia en las secuencias de acción

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

Daniel Calparsoro debutó en 1995 con Salto al vacío. Le bastó aquella película para reivindicarse como uno de los creadores más prometedores del nuevo cine español, así como para descubrirnos a la que sería la musa de sus cuatro primeras películas, Najwa Nimri.

Aunque a lo largo de una década el interés por su cine fue decayendo, hay un título que ha marcado su trayectoria posterior: Guerreros. Al igual que Urbizu o Amenábar, Calparsoro fue uno de los primeros realizadores en asumir la narrativa cinematográfica del Hollywood contemporáneo y en aclimatarla a las posibilidades del cine español para hacerlo más atractivo de cara al público. Aquella película, pero, sobre todo, esa nueva forma de entender el cine ha terminado marcando su posterior reconversión en director de encargo, tanto en cine como en televisión; tarea que ha ido compaginando con la de títulos más personales -principalmente junto a un guionista de cabecera imprescindible, Jorge Guerricaechevarría- y en los que se aprecia un mayor riesgo, caso de Cien años de perdón, El aviso y Hasta el cielo, que me sigue pareciendo uno de los thrillers más atractivos del cine español de los útimos años.    

Ahora tocaba encargo, y el problema es que se le nota bastante. Primero, porque se basa en una reciente producción francesa, Burn out; segundo, porque parece querer explotar el subgénero iniciado por la saga Fast and furious, a la que ya se asomó el propio Calparsoro con Combustión, y ligeramente trazada en la ya citada Hasta el cielo; y, tercero, porque ni el guion, ni los personajes, ni algunas interpretaciones están a la altura de lo conseguido en anteriores encargos.

La película cuenta la historia de un piloto de superbikes con aspiraciones que se ve obligado a transportar droga en moto desde Marsella a Barcelona para saldar la deuda de la madre de su hijo con unos narcotraficantes. 

Centauro, en la que sobresale la pericia de Calparsoro en las secuencias de acción, tanto por la planificación como por su forma de incrustar la cámara en determinados planos -las carreras en el circuito de velocidad, por ejemplo-, no dejará de ser un título menor en su filmografía, por su concepción rutinaria y un final algo sonrojante -seas gato o ratón, lo importante es correr más-, achacables a un guion más pendiente de los estereotipos que de la autenticidad de la historia.

TE RECOMENDAMOS