Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Lunes 15/08/2022  

Málaga

Condenada a casi 14 años por intentar asesinar a su marido mientras dormía en Málaga

En prisión provisional desde el 30 noviembre de 2019, tampoco podrá aproximarse a él durante 16 años a menos de 500 metros

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Sede central del TSJA..
  • Durante el juicio la procesada negó los hechos y aseguró que su marido había intentado suicidarse

Una mujer ha sido condenada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) a trece años y nueve meses de prisión por agredir e intentar asesinar a su marido mientras dormía en el domicilio familiar, ubicado en Rincón de la Victoria (Málaga).

La mujer ha sido condenada a trece años de prisión por un delito de asesinato en grado de tentativa y nueve meses de cárcel por malos tratos en el ámbito familiar, todo ello con la agravante de parentesco, según la sentencia, a la que ha tenido acceso EFE.

La procesada fue condenada en primera instancia por la Audiencia Provincial de Málaga pero recurrió ante el TSJA alegando que era inocente y que las heridas se las causó el mismo porque intentó suicidarse debido a una severa depresión.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía rechaza tal argumento y desestima el recurso confirmando la anterior resolución y además la mujer tendrá que indemnizar a su marido, al que le seccionó con un instrumento cortante la muñeca izquierda, con 25.109 euros y 6.000 euros por los daños morales sufridos.

La procesada, que está en prisión provisional desde el 30 noviembre de 2019, tampoco podrá aproximarse a él durante 16 años a menos de 500 metros, según la sentencia.

El intento de asesinato tuvo lugar sobre las 23:00 horas del 27 de noviembre de 2019 cuando la acusada entabló una discusión con su esposo, motivada porque el hijo menor no se había ido a dormir y, en un momento de la disputa, ella lo golpeó por la espalda con un maletín y la víctima cayó al suelo por la fuerza del impacto.

El hombre sufrió un golpe en la cara que le hizo sangrar levemente por la zona del ojo y quedó tendido y aturdido en el suelo y tras unos minutos se levantó, se limpió la herida en el cuarto de baño y se acostó en la habitación contigua.

Pasado cierto tiempo, la acusada, con intención de acabar con la vida de su marido, fue al dormitorio pero el hombre se despertó y le dijo que se marchara aunque sobre las 4:15 horas accedió de nuevo y aprovechando que estaba dormido y sin posibilidad alguna de reaccionar le seccionó con un instrumento cortante la muñeca izquierda.

La víctima comenzó a gritar y ante el miedo que despertara a su hijo mayor, que dormía en la planta superior, le realizó un vendaje y simuló llamar una ambulancia hasta en tres ocasiones aunque el hijo que acudió alarmado advirtió que no estaba llamando.

El hijo llamó a la ambulancia sobre las 5:16 horas ante la extrañeza de todo lo acontecido y sobre las 5:28 horas acudió la Guardia Civil y seguidamente la ambulancia.

La víctima cuando iba camino al hospital sufrió una parada cardiorespiratoria e ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos en situación de shock hipovolémico y ventilación mecánica.

Durante el juicio la procesada negó los hechos y aseguró que su marido había intentado suicidarse, versión que no coincidió con la víctima, que mantuvo que nunca se había intentado suicidar y que no pudo contar lo sucedido hasta que despertó en el hospital tras la parada cardiorrespiratoria.

Los médicos forenses en el juicio también aseguraron que las heridas eran compatibles con una agresión por tercera persona y que además eso lo avalaba la dirección de la misma y que no había heridas de tanteo, pequeños cortes previos al definitivo, típicos en los intentos de autolesión. 

TE RECOMENDAMOS