Quantcast
El tiempo en: Andalucía
14/08/2022  

Málaga

Una expulsión condena al Málaga a demasiado castigo ante el Eibar (1-3)

Un Málaga aguerrido, que jugó desde el minuto 30 con uno menos, cayó en el tramo final por 1-3 ante el Eibar en un partido muy polémico en lo arbitral

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El Málaga aguantó hasta los últimos instantes, cuando Fran Sol decidió el partido con un doblete.

Dos partidos en uno. Antes de que Escassi se marchara expulsado por tercera vez esta temporada, el Málaga fue un tornado que pasó por encima del líder de Segunda, pese a un par de despistes en campo propio. Tras la roja comenzó otra cosa, una batalla, un plebiscito entre afición y jugadores contra el árbitro, Iglesias Villanueva, que quedó sordo de tanto silbido. Cuando el colegiado es demasiado protagonista en un partido, malo.

Brandon hizo un golazo, salió el arcoíris para el malaguismo (literalmente), que ya se veía amarrando la salvación. Pero el partido fue un amasijo de acontecimientos, y solo el gol anulado al Eibar con el VAR de por medio benefició al Málaga. El esfuerzo de jugar más de 70 minutos con uno menos ahí queda. Fue una derrota con la cabeza muy alta.

Ocurrió en el templo, bajo la lluvia fina, una posesión paciente y elaborada hasta que la mecha prendió con la obra maestra de Brandon Thomas (0-1, minuto 4). El balear recibió en la frontal, recortó a defensas y aficionados que pensaban que aquel control se le fue largo y definió cruzando un derechazo inapelable. La Rosaleda rugió como pocos días en un gol muy celebrado por toda la plantilla, pero jugar ante el líder no admite cantar victoria antes de tiempo y Fernando Llorente tuvo el empate tan solo un minuto después. Pero cuando las cosas salen, uno se siente imbatido como se siente Dani Martín, que sacó una mano prodigiosa. Todo esto ocurrió en seis minutos.

En este caso ocurrió al revés, no hubo bien que por mal no venga y Javi Jiménez tuvo que marcharse lesionado a los diez minutos. Entró Braian Cufré para ocupar esa banda izquierda y en seguida se sumó al torbellino de juego impuesto por Pablo Guede. Paredes, combinaciones, aperturas a la banda, llegadas a línea de fondo… un equipo profundo y con hambre de portería rival. Cufré y Antoñín conectaron tras una magnífica combinación desde atrás y pudo llegar el segundo tanto antes del minuto 20.

Pero a la media hora ocurrió la desgracia. Yanis Rahmani, exmalaguista y titular, se llevó un contrabalón y en carrera obligó a Escassi a lanzarse al suelo y llegar tarde. Roja y a la calle. Minutos después, penalti a favor del Eibar indicado por el VAR y ratificado por el Iglesias Villanueva. Ni la monumental pitada al lanzador evitó el empate de Corpas (1-1, minuto 37). Álvaro Tejero avisó de nuevo y Martín sacó la mano. El Málaga pasó de acorralar a ser acorralado. Lo que tiene una roja y un penalti en contra tan de sopetón.

Los nueve minutos de descuento (sí, usted ha leído bien), obligados por los parones en el juego, se le hicieron eternos al Málaga. Aun así, logró sobrevivir al acecho armero gracias a la entereza de Dani Martín bajo palos.

La impotencia

Si Antoñín fue el perjudicado por la expulsión y salió sustituido por Genaro en el primer tiempo, tras el descanso fueron Febas y Ramón los que dejaron paso a Paulino y Kevin. Dos movimientos que dejan claro la valentía de Pablo Guede en ir hacia arriba, aprovechando las transiciones. En un bloque defensivo escalonado en 4-3-2 se defendía como podía el Málaga. El conjunto de Gaizka Garitano seguía mordiendo, con un Fernando Llorente siempre generando desde su físico y capacidad de remate.

El partido siguió calentándose en el tema arbitral: llegó el segundo gol (anulado) del Eibar, obra de Llorente, en una jugada que vino de una falta a Víctor Gómez. Tras minutos de taquicardia, decibelios y gritos de “¡Corrupción, en la Federación!”, el colegiado indicó falta y el gol no subió en el marcador. Se ganaron dos años más de vida, pero que poco duró el suspiro.

Hasta que Fran Sol remató con la testa para silenciar el estadio. Ahora sí contó y el Eibar remontó el partido (1-2, min. 78). Los blanquiazules se echaron hacia arriba y Cufré disparó cerca del palo. Quedaba tiempo para la reacción y hubo orgullo de sobra. Roberto tuvo una clarísima que no llegó a coger bien de cabeza. Era esa sí o sí, ahí estuvo en el empate. Luego ya vino la sentencia, de nuevo Fran Sol en el último minuto. La pitada final al árbitro fue ensordecedora. También hubo ovación al Málaga por su esfuerzo y personalidad. De jugar once contra once, quizá otro gallo cantaría.

 

Ficha técnica:

Málaga CF: Dani Martín; Víctor Gómez, Escassi, Peybernes, Javi Jiménez (Cufré, 13’); Ramón (Kevin, 45’), Jozabed, Febas (Paulino, 45’); Vadillo (Roberto, 75’), Antoñín (Genaro, 38’), Brandon.

Eibar: Cantero; Tejero, Venancio, Chema, Toño García; Sergio, Javi Muñoz; Corpas (Aketxe, 58’), Edu Expósito, Yanis Rahmani (Fran Sol, 76’), Llorente (Quique, 84’).

Goles: 1-0, Brandon (min. 4). 1-1, Corpas (min. 37). 1-2, Fran Sol (min. 78). 1-3, Fran Sol (min. 95).

Árbitro: Iglesias Villanueva. Expulsó a Alberto Escassi en el minuto 31 y a Luis Muñoz en el banquillo. Amonestó con amarilla a Javi Jiménez, Ramón, Kevin, Paulino, Dani Barrio, Brandon y Víctor Gómez del Málaga; del Eibar a Toño García, Llorente y Tejero.

Incidencias: Partido de la jornada 37 de LaLiga Smartbank disputado en La Rosaleda ante 17.677 espectadores.

TE RECOMENDAMOS