Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Lunes 29/11/2021  

CinemaScope

Margaret Qualley, la actriz del momento

Hija de la actriz estadounidense Andie MacDowell, ya destacó por sus papeles en The Leftovers y en Érase una vez en Hollywood

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

La joven actriz, bailarina y modelo Margaret Qualley (Montana, EE.UU., 1994) protagoniza una de las últimas series exitosas de la plataforma Netflix, “Maid (La asistenta)”, en la que comparte reparto con su madre, la estrella de Hollywood Andie MacDowell.

Su primer papel en el cine llegó de la mano de la directora de cine estadounidense Gia Coppola, nieta del también director Francis Ford Coppola, pero fue el último trabajo de Quentin Tarantino hasta la fecha, 'Once Upon a Time in Hollywood' (2019),protagonizando a una de las integrantes de la familia Manson, el que le dio el empujón final a la fama y el reconocimiento.

DOS ACTIVIDADES QUE NO LA LLENABAN.

Margaret Qualley ha conseguido desligarse de la estela de su madre, Andie MacDowell, y brilla por sí misma. La serie “Maid” (La asistenta)de Netflix, en el que madre e hija comparten escenas, se ha convertido en uno de los últimos éxitos de la plataforma en línea de contenidos audiovisuales.

Este drama televisivo, basado en el libro autobiográfico superventas 'Maid' de Stephanie Land, aborda la historia de una joven madre quien, tras escapar de una relación de maltrato, encuentra trabajo como asistenta mientras lucha por cuidar de su hija y crear un futuro mejor para las dos.

Con este trabajo, Qualley se está ganando un espacio propio en el mundo de la interpretación, pero su actividad como actriz no el camino profesional o artístico con el que ella soñaba de niña.

“Durante mucho tiempo creí que iba a bailar profesionalmente. No pensé que iba a actuar”, dijo a Interview Magazine este año.

Cuando Qualley era pequeña, su familia se mudó del estado de Montana, donde Margaret nació, a Carolina del Norte, y en esa nueva etapa ella y su hermana Rainey comenzaron a tomar clases de ballet.

A los 14 años, continuó con su preparación en la disciplina de la danza clásica en la University of North Carolina School of the Arts. A los 16 años se mudó a Nueva York para formar parte del American Ballet Theatre.

Durante una clase extra, Qualley se dio cuenta de que el ballet ya no era para ella y que, probablemente, lo estaba haciendo por las razones equivocadas.

“Solo estoy aquí porque quiero ser mejor en la escuela el lunes. Estoy cansada, me duelen las rodillas constantemente, cojeo porque mis caderas no giran perfectamente, lo que significa que nunca seré la bailarina que quiero ser. Así que… me fui en medio de la clase. Lo dejé todo”, reveló a la edición británica de Vogue en 2017.

Qualley se adentró entonces en el modelaje, en un nuevo giro de su vida sobre el que declaró a Interview. "Lo hice solo para darme una excusa para quedarme en Nueva York. Tuve que convencer a todos de que me dejaran vivir sola. Y lo hice”.

Con el tiempo, cada vez le quedaba más claro que la actividad de modelo tampoco era lo suyo. “Me hacía sentir tonta, para ser sincera”, dijo a Vogue. Y entonces comenzó a tomar clases de actuación.

EN NACIMIENTO DE UNA ESTRELLA.

En 2013, le llegó su primera oportunidad. Margaret estaba visitando a un amigo [durante un rodaje] y entonces Gia Coppola necesitaba a alguien para interpretar un pequeño papel "y me puso a mí”, según contó Qualley, en 2014, un año después del estreno de aquella cinta, “Palo Alto”, en la que apreció  por primera vez en pantalla.

Ese mismo año, el nombre de Qualley se incluyó en el reparto de la serie “The Leftovers”, de la cadena de televisión por suscripción HBO, que cuenta con tres temporadas, en la que la hija de Andie MacDowell interpretaba a Jill Garvey.  

“Con ‘The Leftovers’ fui realmente muy afortunada”, dijo Qualley a Vanity Fair.

“Fue mi primera gran audición. Cuando salí, el director de casting me estaba besando en la cara y yo estaba como ‘oh, eso es probablemente una buena señal”, comentaba.

A la ficción de HBO le siguieron otros títulos como las películas “The Nice Guys” (2016), “Death Note” (2017) y “Donnybrook”, en 2018.

Su nombre sonaba cada vez más, pero fue su papel en “Once Upon A Time… In Hollywood”, la última película de Quentin Tarantino hasta la fecha, el que le dio el empujón cinematográfico definitivo.

“Hice la 'prueba de química' con mariposas en el estómago, muy nerviosa y tratando de no sudar mucho”, dijo la actriz a The Hollywood Reporter en referencia a la lectura del guión del filme junto con el actor Brad Pitt.

En 2019, el mismo año en que estrenó la cinta de Tarantino, Qualley participó en otros trabajos como “Seberg”, “Strange But True”, “Native Son” y “IO”. 

En 2020 protagonizó “My Salinger Year”, filme basado en las memorias de la escritora Joanna Rakoff, en la que compartió pantalla con Sigourney Weaver. Y, a finales de 2021, se estrenó la miniserie de Netflix, “Maid”, que también protagoniza y en la que comparte rodaje con Andie MacDowell, su madre en la ficción y en la vida real.

“Leí el guion, me sorprendió mucho e inmediatamente leí las memorias(el libro en que se basa la serie) ”, dijo a Elle, recordando el modo en que se involucró en este proyecto, que la ha llevado al éxito.

 “Luego (al leer 'Maid) volé a través del libro. Es doloroso, pero impulsor. Y era una oportunidad que no podía dejar pasar”, señaló.

En el drama televisivo “Maid”, Qualley da vida a Alex, una mujer joven, madre de una niña de cuatro años, que escapa del abuso de su pareja y trabaja como limpiadora para salir adelante.

Acerca de trabajar con su madre, Qualley dijo que se sentía feliz de hacerlo porque MacDowell es una actriz increíble. “Tener la oportunidad de compartir escena con ella fue surrealista y emocionante y me sentí honrada de que ella dijera que sí al papel”.

TE RECOMENDAMOS