HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Viernes, 13/09/2019

La tribuna de Viva Sevilla

Voto rico, voto pobre

El geógrafo Francisco José Sánchez Díaz analiza cómo se distribuye el voto en Sevilla en función del nivel económico de sus barrios.

Las divergencias políticas están muy relacionadas con las fuertes desigualdades económicas que se dan entre unos barrios y otros. Sabido es que Sevilla tiene tres de los cinco barrios más pobres de España y que, por el contrario, sus barrios ricos no lo son tanto como los de Madrid o Barcelona.

Las diferencias de renta familiar en Sevilla, según los indicadores urbanos del INE, oscilan entre los 650 € al mes en el Polígono Sur y los 2.286 de El Porvenir. Esta desigualdad de 3,5 veces es menor, en todo caso, que la medida en Madrid con 6,4 o Barcelona con 4,2 pero mucho mayor que en Málaga, 2,5.

La Sevilla rica, aquella donde las familias disponen de más de 2.000 €/mes de media, se concentra en el oeste y el sur, abarcando los barrios de Los Remedios, La Palmera, El Porvenir, La Buhaira, La Calzada y Santa Clara. Aquí los partidos de derechas ganan en todas las elecciones, con proporciones entre el 60 y el 80% de los votos, si bien en el último medio año perdieron hasta 9 puntos en algunas zonas. ha habido cambios significativos, ya que en barrios envejecidos como Los Remedios o El Porvenir se produce un trasvase de votos del PP hacia Vox, mientras que en Santa Clara el partido en alza es Ciudadanos. Aunque la izquierda tiene escasa presencia en esta zona, en las elecciones municipales ha aportado al PSOE unos votos decisivos. Esta es, además, la zona con mayor participación electoral, con niveles de abstención siempre inferiores al 20%.

Los barrios de clase media están más dispersos, aunque cercanos a los ricos. En Triana, la mitad sur del Casco Antiguo, Nervión y Palacio de Congresos, las rentas familiares oscilan entre 1.600 y 2.000 €/mes y el voto de derechas supera al de izquierdas, aunque con proporciones en torno a los dos tercios y bajando en el último medio año. En estos sectores las transferencias de votos han sido escasas, manteniendo el PP su hegemonía, salvo en Alcosa donde Cs ya le supera.

En el bloque de la izquierda el PSOE tiene escasa presencia en el Centro-Sur, se mantiene en Triana y Nervión y en Alcosa queda casi igualado con Unidos Podemos. Los niveles de participación son similares a los de la zona rica, superando normalmente el 80%. Un caso singular es, dentro de los barrios medios, el de la mitad norte del Casco Antiguo y la zona contigua de Macarena Sur -con rentas entre 1.300 y 1.600 €-, donde el predominio de la izquierda se mantiene en todas las elecciones entre el 56 y el 64%.

Dentro de este bloque de izquierdas se ha producido un importante trasvase entre Unidos Podemos -que en 2108 venció en el Casco Norte- y el PSOE, que obtiene en las municipales entre el 30% y el 55% de los votos. En las derechas, esta zona se parece al resto de barrios de clase media, en la medida en que Vox no penetra y Ciudadanos casi iguala al PP, llegando a superarlo en las elecciones generales. Ese predominio relativo de la izquierda se contrapesa con unos niveles de participación más bajos, ya que la abstención en Macarena Sur oscila entre el 30% y el 40%.

Los barrios pobres forman una orla en la periferia norte y oeste de la ciudad, incluyendo a San Jerónimo, Pino Montano, Macarena Norte, San Pablo, Amate, El Cerro o Palmete, con unas rentas familiares en torno a 1.000 € al mes. En estos barrios obreros la izquierda ha mantenido siempre la hegemonía en todas las elecciones, incrementándola en los últimos meses desde el 66% de las autonómicas al 74% en las municipales, con un fuerte retroceso de Unidas Podemos frente al PSOE.

En la minoritaria derecha el PP ha sido superado por Cs en todas las elecciones y por Vox tan sólo en las generales. La abstención en este sector pobre es habitualmente muy alta, situándose en las autonómicas entre el 30% y el 47%, aunque en las generales bajó hasta el 23 %. Los barrios muy pobres, los que viven con rentas familiares mensuales entre 650 y 900 €, incluyen las declaradas oficialmente como “zonas desfavorecidas”: Polígono Norte, Los Pajaritos, Torreblanca y Polígono Sur.

En estos barrios degradados las izquierdas siempre superan a las derechas, reforzando ese predominio en el último medio año y obteniendo el PSOE entre el 60% y el 73% de los votos válidos. La derecha es irrelevante y, en todo caso, centrada en el PP y sin apenas presencia de Vox. Pero la verdadera ganadora en todas las elecciones en estos barrios marginados es la abstención, ya que en todos ellos la participación es siempre menor al 50% y hay secciones del Polígono Sur donde se ha llegado a un 92% de abstención.

Este panorama político no le confiere a Sevilla ningún “color especial”, ya que aquí ocurre como en todas las grandes ciudades españolas: los barrios más ricos se están pasando del PP a Vox, los de clase media dudan entre el PP y Ciudadanos, los barrios obreros se mantienen fieles al PSOE salvo enclaves de Unidos Podemos y los barrios muy pobres ni votan.

COMENTARIOS

chevron_left
Sucesiones, 78 millones de agujero en Sevilla
chevron_right
Maestros del humor