HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Jueves, 15/11/2018

La tribuna de Viva Sevilla

El escándalo del verano: la subida de la “luz”

El catedrático Valeriano Ruiz analiza las causas de la subida del precio de la electricidad y propone soluciones para evitarla.

Estos días están apareciendo multitud de informaciones relacionadas con la subida del precio de la electricidad (que no de la luz). Esas informaciones siempre se refieren al precio de la electricidad en barras de central, es decir lo que le pagan a las empresas que generan esa electricidad. Ese dato, que suele ser correcto, es verdaderamente escandaloso y se resume en unos datos que he sacado del gestor del sistema, la empresa OMIE.

En concreto en el mes de julio de 2017 el MWh generado se pagó en valor medio a 48,63 € y en el mismo mes de 2018 se ha pagado a 61,88 €; es decir un 27,92 % más. Hasta ahí, nada que objetar. Pero lo que paga un consumidor normal (yo, por ejemplo) no es eso y no le ha subido ese porcentaje. En concreto yo pagué en julio de 2017 del orden de 202,3 €/MWh (20,23 c€/kWh) y en el mismo mes de 2018 pagué 214,3 €/MWh; es decir, un 5,9 % más.

Para otros consumidores con contratos diferentes al mío y empresa comercialidora diferente a la mía será diferente aunque muy parecido. ¿Cómo puede saber esto un consumidor cualquiera? Muy sencillo, con su recibo de la electricidad en la mano del mes que sea divida lo que ha pagado en euros por el consumo en kWh y así sabe lo que ha pagado por cada kWh consumido; si lo quiere por MWh solo tiene que multiplicar por 1000. Ya verá que le sale del orden de 20 c€/kWh.

Eso ¿es caro o barato? Depende sobre todo del uso que haga de esa electricidad. Cada cual puede sacar sus propias conclusiones. ¿Es justo ese precio? En mi opinión no lo es porque hay muchos actores que cobran más (incluso mucho más) de lo que les cuesta su intervención en el sistema. Dadas las condiciones actuales del sistema es obvio que el Gobierno tiene que intervenir de manera efectiva ya que el anterior le dejó esta situación por su forma de entender el sistema.

Y tiene varias formas de hacerlo. La primera de todas, en los impuestos. Si ha rebajado el IVA para los actos culturales, que me parece muy bien, ¿por qué no puede hacerlo para la electricidad cuando este bien es ya una necesidad, no un lujo? Si hace unos años era el 18 % y ahora es el 21 % ¿por qué no puede volver a ser del 18 %, o del 10 % o del 4 %? Solo con eso el recibo de la electricidad bajaría en aproximadamente un 3 % (como mínimo).

Luego está el impuesto a la electricidad (un 5,11 %), que viene de lejos. No entiendo por qué hay que poner un impuesto adicional al consumo de electricidad cuando ya todos los otros intervinientes en el sistema pagan impuestos importantes, incluidas las empresas generadoras, distribuidores, comercializadoras, etc. No entiendo por qué no se puede suprimir ese impuesto. Pero el aspecto en el cual creo que el Gobierno tiene que intervenir ya es en los peajes. Me parece urgente una revisión a fondo de cada uno de sus componentes y que se ajusten a la realidad de lo que cada actor pone en el sistema y lo que cobra del mismo.

El caso que me parece más escandaloso es el pago por la distribución con el abuso que las grandes empresas del sector han venido haciendo sin límite. Si alguien quiere hacer una línea tiene que pagarla y además ceder la propiedad a la compañía. No lo he entendido nunca. Me parece un abuso que incluso creo que debe ir no solo contra el sentido común (si yo pago algo, ese algo es mío, no de otro) sino contra las leyes comerciales (¿cómo es que estoy obligado a regalar algo a alguien gratuitamente?). De verdad es que no lo entiendo. Pero en los peajes hay mucho más y el Gobierno es quien tiene las competencias para regularlo.

En cualquier caso lo fundamental es cambiar la metodología (el llamado pool) para fijar los precios de la electricidad en barras de central. Sé que no es fácil ni inmediato pero no se puede dejar pasar la oportunidad. El método actual lo implementó un Gobierno del PP (el primero de Aznar) y lo radicalizó otro de Rajoy mientras que los Gobiernos de Zapatero no hicieron nada en ese sentido. Hay que cambiar un sistema que paga 60 €/MWh lo que cuesta producir 3 €/MWh.

En definitiva, que el cierto sensacionalismo que existe sobre la “subida de la luz” está razonablemente justificado pero debería explicarse mejor y que se pusieran las cosas en su sitio. Es escandaloso el aumento del coste de la electricidad en barras de central (28 % de julio a julio) pero en el bolsillo del consumidor solo es un 6%, que también me parece excesivo. Finalmente no puedo dejar pasar la ocasión para explicar a qué se debe la subida de ese precio en origen.

En realidad es consecuencia de que ha habido poco viento, poca hidráulica y, aunque el sol es abundante en nuestra tierra en esta época del año, la capacidad de generación que tenemos limitada desde hace ya unos años hace que no sea significativa su contribución. Al disminuir la cantidad de electricidad generada con energías renovables aumenta la generada con carbón y con gas natural, que son las más caras. Así de sencillo. Ergo...

COMENTARIOS

chevron_left
El futuro político de Sevilla
chevron_right
Basta de parches fiscales