HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Martes, 20/11/2018

La tribuna de Viva Sevilla

2019: 80 años de la muerte de Aníbal González

El profesor Jorge Benavides plantea la conveniencia de preparar un programa conmemorativo del LXXX aniversario de la muerte de Aníbal González.

A  partir de las tesis doctorales de Alberto Villar Movellán (Historiador), de Víctor Pérez Escolano (Arquitecto), realizadas en los años setenta del siglo pasado y de sus posteriores publicaciones, se ha seguido investigando sobre la arquitectura regionalista en Andalucía. Entre sus autores, sin desmerecer a los demás, destaca Aníbal González. Su popularidad y la de su obra explican la fotografía del multitudinario cortejo fúnebre a su paso por La Campana publicado en un periódico.

Había muerto el 31 de mayo de 1929 “enfermo, agotado por la fatiga” y el disgusto ocasionado debido a la decisión de desplazarlo de la dirección general de las obras de la Exposición tres años antes de inaugurarse. Después de haber dedicado absolutamente todos sus esfuerzos a ella, no era justo. Valdría la pena  diseñar un Plan de actividades para el próximo año, por el octogésimo aniversario. Este ilustre sevillano dio testimonio de honradez y de afecto a su obra, hecha sin interés lucrativo tal como se deduce del nulo patrimonio material que legó.

No dejó ni siquiera una casa a su familia, según se deduce al leer el pie de fotografía (01.05.33): “la viuda e hijos del insigne D. Aníbal González, con las autoridades sevillanas en el acto de recibir la casa que el pueblo e Sevilla (con aportaciones populares) les regala como homenaje a la memoria del malogrado arquitecto”. Vendida hace poco, se encuentra en la Avenida de la Palmera, antes Reina Victoria. Murió pero aún está vivo en la memoria de los andaluces.

Él fue quien proyectó y construyó la bella Plaza España, el Bien Inmueble de interés Cultural más visitado, cima de la arquitectura regionalista andaluza, ejemplo singular que enorgullece a los sevillanos, ubicado en las antípodas de cuanto  ya entonces hacían los maestros de la arquitectura moderna, como es el caso del Pabellón de Mies en Barcelona. Porque su valor técnico y estético tiene el permanente reconocimiento social generalizado. De hecho, ya es parte de la identidad cultural de Sevilla, de su gente.

Convendría que el Alcalde y la Diputación, preparase un programa para recordarlo el próximo año La arquitecta Noelia Chávez en una reciente investigación de 869 páginas, ha catalogado de forma exhaustiva 180 viviendas proyectadas por Aníbal González en 14 ciudades de Andalucía, 140 en Sevilla capital y cinco en pueblos de Sevilla. 161 de ellas no están protegidos y cuando lo están, a pesar de su importancia, apenas tienen una protección de carácter genérico. Tal el caso de la vivienda Luca de Tena. Queda por investigar, dice la autora, los edificios no residenciales. Ojalá.

COMENTARIOS

chevron_left
Menores y drogas
chevron_right
La vergüenza de Queipo en la basílica