HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Viernes, 19/10/2018

La tribuna de Viva Sevilla

Usos y abusos en Sevilla

El profesor Jorge Benavides analiza la transformación del Barrio de Santa Cruz y del Centro de Sevilla.

Sin límite temporal determinado, Sevilla se está construyendo y cambia constantemente desde hace más de dos mil años. Asimismo su gente, las actividades, los usos y la forma de ocupar el espacio. También de  gobernarla con una idea de civilidad más o más meditada. A partir de la Expo del 92 la transformación ha sido notable: se redactó un PGOU participativo correcto, gracias al que se hizo un Plan Especial para el Centro Histórico, se modernizaron los sistemas urbanísticos: infraestructuras, vías, equipamientos, movilidad, etc.

Pero junto a ello, emergió con fuerza la presión de los intereses lucrativos: en el centro para cambiar los usos del suelo y en la periferia para expandirla más de lo necesario, llegando a romper el borde histórico, apareciendo así la ciudad dispersa, depredadora, despilfarradora y por tanto, insostenible. El barrio de Santa Cruz poco a poco dejó de tener niños; de la planta baja de los edificios desaparecieron las ventanas y los blancos muros blancos debido a la apertura indiscriminada de puertas para acceder a tiendas, bares y restaurantes. Conforme el barrio se quedaba sin habitantes, comenzó a convertirse en un parque temático. No había necesidad de hacer una réplica artificial como se acostumbra en Estados Unidos.

Para consolidar este modelo, una vez colmatados los espacios públicos, plazas y aceras con veladores, la iniciativa empresarial, ahora está ofreciendo comprar todas las casas (vacías) del barrio con el fin de optimizar la rentabilidad que corresponde  al uso residencial para reemplazarlo con aquel dedicado al turismo. Este proceso ha generado una tendencia que se está extendiendo a gran parte del centro histórico: una vez encarecido al máximo el precio de compra y de alquiler de la vivienda, se ha comenzado a rehabilitar edificios y viviendas de alquiler para transformarlos en nuevos hoteles (más de diez) hostales y apartamentos turísticos. El Planeamiento frente a este fenómeno ha resultado inútil y la “iniciativa pública” se encuentra desconcertada.

¿Cómo intervenir en una economía de libre mercado de precios y de salarios? En Barcelona, Palma, Madrid y Valencia según es el caso, se ha puesto un tope a los apartamentos turísticos en el centro, se los permite temporalmente, se les ha impuesto altas tasas o se les obliga a ocupar sólo la planta baja para minimizar las molestias a los residentes. En Sevilla seguramente se está preparando una Ordenanza similar. ¿Cuándo la conoceremos?

COMENTARIOS

chevron_left
¿Playa en Sevilla? ¡Sevillano, go home!
chevron_right
¿Magallanes o Elcano?