HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Miercoles, 25/04/2018

La tribuna de Viva Sevilla

La capillita de San José (I)

Conservar el patrimonio de cualquier ciudad es una oportunidad para el conocimiento, para el desarrollo, para la conciencia crítica de lo que fuimos y podemos ser. Es conseguir una ciudad en movimiento. Craso error sería interpretar nuestro Patrimonio como mera evocación del pasado. Avancemos.

  • La capillita

Providencialmente el sueño de un grupo de amigas se hizo realidad. Superando muchas vicisitudes y burocracia (más de un año) se materializó la idea, fruto de tantas y tantas horas de conversaciones y anhelos. Así  nace nuestra Asociación ARPAN (Asociación para la Restauración del Patrimonio Artístico Nacional), que se funda con el objetivo de promover, favorecer y facilitar proyectos que tengan como finalidad la conservación, restauración y difusión del Patrimonio Artístico. Difundir su existencia por todos los medios posibles  y captar el máximo interés en un entorno cultural. El cumplimiento de estos fines vendrá de la mano de actividades, visitas, conferencias, mesas redondas, etcétera.


Conservar el patrimonio de cualquier ciudad es una oportunidad para el conocimiento,  para el desarrollo, para la conciencia crítica de lo que fuimos y podemos ser. Es conseguir una ciudad en movimiento. Craso error sería interpretar nuestro Patrimonio como mera evocación del pasado.  Avancemos. Avanzar a veces consiste en viajar al pasado con las herramientas del futuro. La Historia forma parte del presente. Grandes ilusiones y retos nos esperan.
Cada ciudad debe resolver importantes desafíos del conocimiento, la gestión, participación y activación de su Patrimonio cultural.


Y, como primer paso, la Capillita de San José, tan nuestra,  tan cercana y tan distante.  Esta joya del Barroco y de la propia historia de Sevilla, que ha sobrevivido a la piqueta y ataques desde el siglo XVI  e  incluso al incendio y saqueo de mayo de 1931.


La previsión deseable es que nuestra asociación logre recaudar a través de  patrocinadores, microdonaciones y donativos lo suficiente para empezar al menos la 1ª fase del proyecto. Son 1.390.000 euros los que se necesitan para su rehabilitación integral, según el proyecto elaborado gratuitamente por Agora Restauraciones, la misma empresa que actualmente trabaja en el Retablo Mayor de la Catedral de Sevilla, de gran prestigio y profesionalidad.


Arpan cuenta con el apoyo de la Archidiócesis de Sevilla, la duquesa de Alba (socia de honor) y de la Orden de los Capuchinos. También el Ayuntamiento de Sevilla se ha involucrado en ayudar en esta ardua tarea. Asimismo, y no menos importantes,  los más de 100 socios que han acogido con gran entusiasmo nuestro proyecto.


El restaurador Juan Aguilera, responsable de Ágora,  en su estudio profundo ve cómo la capillita necesita la intervención en las pinturas murales, los revestimientos de yesería y madera, el artesonado de la puerta principal, las tribunas de madera tallada y dorada, el órgano, la azulejería, esculturas, cuadros de caballete, elementos de rejería y los retablos. El proyecto es unificarlo todo en una obra general. Primero se intervendría en pinturas murales y revestimientos, en el altar mayor y el presbiterio. Eso sería lo ideal para una primera fase. Se trata de emprender trabajo sobre los elementos que requieran  una intervención más “urgente”, ya que las pinturas murales se están cayendo en escamas diariamente.


Es un deterioro que no se advierte pero que supone una erosión generalizada que podría acabar con un conjunto magnífico. El estudio de este proyecto está tan pensado que ya está previsto que intervendría un equipo de 18 restauradores y que los trabajos se extiendan por el plazo de un año y medio.


Evidentemente, en el marco actual de la crisis, lo que falla es el dinero para acometer esta obra. En nuestra mente , el fin principal es preservar esta joya situada en pleno centro de Sevilla, que permanece abierta al culto y a las visitas muchas horas al día, pero no olvida la importancia que tiene para la cultura y el turismo ni el componente didáctico que conlleva, e incluso se plantea abrir el trabajo a la gente durante la intervención para que los interesados pudieran seguir la evolución de los mismos, tal y como se  está haciendo en el retablo mayor de la seo metropolitana, que puede visitarse previa concertación de la visita para grupos.

COMENTARIOS