Adiós ETA, adiós

Publicado: 08/05/2018 ·
Este fin de semana hemos tenido que digerir el fin oficial del grupo terrorista ETA, así como toda la repercusión que ha provocado el tan ansiado comunicado...
Este fin de semana hemos tenido que digerir el fin oficial del grupo terrorista ETA, así como toda la repercusión política que ha provocado el tan ansiado comunicado emitido por dicha banda de asesinos. 

Ahora quedan atrás los años de zozobra en que ya la sociedad española vivía casi sin preocupación desde el anuncio de su desarme, pero en los que jamás se ha dejado olvidar ni un ápice del dolor que provocaron. ¿Y ahora qué? 

Incluso para personas de la generación de los ochenta como yo, que, digamos, ese terror nos pilló de refilón, es complicado comprender todo el daño ocasionado cuando hablamos de más de 900 muertos, de épocas con medias de un asesinato cada 4 o 5 días, de políticos, miembros de los cuerpos de seguridad, de civiles, de familias, de niños asesinados. 

Es de tal magnitud la barbarie que se llevan al infierno, que cuesta asimilar las contiendas políticas derivadas de esta nueva situación que recogen los medios de comunicación esta semana. Por ello, creo que, ahora más que nunca, procedería no actuar en caliente, no provocar ningún debate político, sino dejar que las verdaderas víctimas puedan digerir este último paso, para tras un tiempo prudencial, actuar en consecuencia y conforme a la ley, de acuerdo con el escenario resultante de la definitiva desaparición de ETA, procurando no reabrir heridas de ningún tipo. 

Sin duda, los historiadores recogerán sus comienzos, trayectoria y final con todo el peso objetivo del tiempo y la realidad, pero pienso que no será sino el olvido en la vida cotidiana de las personas, lo que verdaderamente traerá la auténtica sensación de paz que ansía la población de este país desde hace mucho tiempo.  

Este olvido es casi real en el resto de España, y poco a poco lo irá siendo en el propio País Vasco, donde tengo el recuerdo de considerarlo en mi infancia como un lugar peligroso y a evitar, pero que a día de hoy estoy deseando visitar porque me maravilla su gente y su tierra, sin sentir ningún tipo de prejuicio ni nada por el estilo, sino todo lo contrario. 

Más pronto que tarde el olvido será total, y, con él, la paz, y esperemos que lo mismo ocurra con el otro terrorismo que nos amenaza actualmente pero que también asola el mundo entero, y no solo a occidente.

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información