HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 10:00 CET
Jueves, 14/11/2019

La tribuna de El Puerto

Ya no se ríen

Publicado: 04/01/2019 ·
11:05
Actualizado: 04/01/2019 · 11:06

Esto es política, no conveniencia andaluza.Un sectarismo rastrero y enfermizo del que no distingue lo bueno y lo malo de lo correcto y el delito

  • Manifestación en Granada.

Luis Miguel Morales

La revolución verdiblanca volvió un 4 de diciembre. Hace ya un mes. No porque se descubrieran más partidas para putas y drogas, sino porque el cambio en San Telmo no se acepta. Cualquiera que no sea de los que ellos aventuraban. Democracia, dicen ejercer. 

El electorado paciente, cómplice y adormilado parece que al fin descubrió que hay otra realidad y otro futuro por el que luchar. No fueron suficientes 40 años de régimen socialista.  Al parecer lo que va a venir va a ser aún peor, dicen los que justifican las protestas de los quema contenedores. Todo un ejercicio de tolerancia y de ejemplo a seguir. No hubo fino para el ganador, hiel para el que tomó el relevo.

Lo que no se ganó en las urnas se pretende recuperar en la kale borroka del antisistema leninista teledirigido desde el sofá de Galapagar. Cómo títeres alienados soflaman contra lo desconocido, los 300.000 compañeros dejados por el camino no son suficientes como para que ninguno de sus líderes, los que alentaron a la turba, asumiera sus responsabilidades y se marcharán a su casa.  

El auge del descontento no es flor de un día, es la constatación de que el fracaso político tiene que ser cubierto por los que se autodefinen demócratas.  La mitad de los callejeros, 24 horas antes hubiesen amortiguado el resultado simplemente votando. No cambió.

La revolución, compañero de fatigas, te guste o no, ya empezó hace tiempo. Eso también lo deberían saber el del chalet y el doctor. La maquinaria ha empezado a funcionar y solo es cuestión de tiempo para que ella haga el resto.  

Lo sucedido en Andalucía es la punta del iceberg de lo que debe estar por venir. Ya no se ríen los que creyeron que su era iba a ser eterna.  

La ira derrochada faltó cuando se amontonaban las vergüenzas de un Gobierno, el andaluz, cuando éste utilizaba su pócima subvencionada en finas dosis de rayas y de damiselas. De enturbiar las calles y como de nada se aprende, la fábrica de “fachas”, de “fascistas” se reproducen por doquier solo con ver vuestras hazañas y servir de mamporreros baratos del que os azuzó. Ya no se ríen porque saben que el dragón se despertó y su silencio y su fuerza saldrá con todas sus fuerzas cuando toque.  

El hartazgo si no entendió de politiqueros, entonces, va a entender, ahora, de imberbes ociosos. La revolución llegó un 4 de diciembre y nadie se llegó a reír.  Nunca les importó el saqueo de la Junta, siempre fue poco para lo que la derecha, su maldita derecha, hubiese hecho.

Esto es política, no conveniencia andaluza. Un sectarismo rastrero y enfermizo del que no distingue lo bueno y lo malo de lo correcto y el delito. Lo alaridos y la frustración de que el paraíso prometido deberá esperar, exaspera y tormenta. Y no, ya no se ríen.  

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Viva El Puerto

La redacción de Viva El Puerto analiza el panorama social y político de la ciudad para que estés al tanto de todo

La tribuna de El Puerto

Una ventana de opinión abierta a la actualidad portuense. El análisis más acertado de lo que ocurre en la ciudad

VISITAR BLOG
Publicado: 04/01/2019 ·
11:05
Actualizado: 04/01/2019 · 11:06
chevron_left
Memento mori
chevron_right
2019: proyectos claros y concretos para El Puerto de Santa María