HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 12:44 CET
Miercoles, 23/10/2019

La novena provincia

La semana negra de Pedro Sánchez

La recta final de la campaña se presenta con un Rajoy a la defensiva, un Rivera al que solo un grave error puede quitarle la segunda posición. Un Pablo Iglesias que empieza a subir en las encuestas y supera al PSOE y un Pedro Sánchez que está próximo a una debacle que amenaza con no dejarle comerse

La semana negra de Pedro Sánchez
  Las malas noticias se acumulan para Pedro Sánchez.  Las encuestas ya venían diciendo que Ciudadanos podía superar al PSOE, pero es que las siguientes encuestas que ya tienen en cuenta el debate a cuatro suponen un nuevo golpe que confirma la impresión de que lo único que se había sacado en claro el pasado lunes fue quien había perdido realmente el debate que no ha sido otro que  Pedro Sánchez. Estas encuestas sitúan al PSOE ya en cuarta posición por detrás de Podemos que fue, sin lugar a dudas, quien le dio un zarpazo importante que le está produciendo los beneficios netos de   la caída del PSOE (1,2 puntos). El resultado del debate, así como la tendencia repetida en las encuestas, parece haber calado en el electorado y ha convertido a Podemos en el voto útil de la izquierda, ya que IU apenas crece dos décimas de punto con el evidente desgaste del PSOE.
El panorama de esta semana se muestra  cada vez más negro para Sánchez si tenemos en cuenta también que la última encuesta del CIS mostraba un descalabro en Madrid (donde Sánchez  se había cargado a los seguidores de Tomás Gómez tanto en la comunidad como en el ayuntamiento) y que donde menos pierde el partido es en Andalucía que es el feudo de  la Emperadora del partido, la presidenta de la Junta, Susana Díaz.
Por otro lado, la lucha por la primera posición se comprime, más por el avance de Ciudadanos que por una caída del PP, que pierde apenas tres décimas con respecto  a las anteriores. Rivera  parece seguir subido en la cresta de la ola de la popularidad, y no solo no sufre desgaste alguno sino que suma otros 2,9 puntos a su intención de voto, quedándose a solo 3,5 puntos de la primera posición, que aún mantiene el PP.
De los que tienen  decidido su voto por Podemos, un 17,5% votó en 2011 al PSOE. Pero es que también un 10,3% de los que hoy tienen decidido votar a Ciudadanos dieron su voto en 2011 a Rubalcaba. Es decir, Sánchez sufre la sangría por su izquierda y por su derecha mientras que al PP solo le 'muerde' significativamente Ciudadanos: un 23,9% de los que tienen decidido votar a Rivera lo hizo en 2011 por Rajoy.

En resumen, la recta final de la campaña se presenta con un Rajoy a la defensiva; un Rivera al que solo un grave error parece poder  quitarle la segunda posición; un Pablo Iglesias que empieza a subir en las encuestas y supera al PSOE y un Pedro Sánchez que se jugará su última baza en el cara a cara con Rajoy del próximo lunes para evitar una debacle que amenaza con no dejarle  comerse el turrón ni que le toque el Gordo de la Lotería de Navidad.
Algeciras a 12 de diciembre de 2015
Patricio González

COMENTARIOS

chevron_left
Silencio sobre el Conservatorio
chevron_right
Ye suis Espagne