HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 19:13 CET
Viernes, 16/11/2018

La Gatera

Menos da una piedra

Publicado: 26/07/2018 ·
22:32
Actualizado: 26/07/2018 · 22:32

Menos da una piedra... Qué frase más absurda. Son las piedras las que nos dan mucho más de lo que reciben

Menos da una piedra... Qué frase más absurda. Son las piedras las que nos dan mucho más de lo que reciben. A través de la piedra Rosetta obtuvimos la clave para el entendimiento moderno de los jeroglíficos egipcios, o los hallazgos romanos de la antigua Baetulo (Badalona) que se descubrieron el año pasado y que mostraban el esplendor de la ciudad en época de Augusto y demuestran que era más extensa de lo que se creía. Son las piedras que desentierran nuestros arqueólogos las que nos cuentan lo que fuimos, las que justifican lo que somos. Son las piedras testigos mudos del transcurrir de los siglos con la historia oculta de nuestros ancestros. Historias ocultas que son piezas de este puzzle orgulloso y soberbio que cree saberlo todo que es la humanidad del siglo XXI. Creemos que porque encendemos un aparatejo con una pantalla luminosa y leemos lo que sucede a miles de kilómetros, somos poderosos. Sin embargo, una simple y fría piedra nos cuenta mucho más. Nos cuenta el pasado oculto. O por lo menos lo intenta... si las puertas están abiertas.

Porque las del Museo Arqueológico de Sevilla están cerradas. Mudas las piedras, los bustos de Adriano, los restos que nos cuentan sobre los dólmenes de Valencina, los bellísimos mosaicos de Itálica... Mudos porque esta administración cateta e ignorante no dota de presupuesto a lo que no huele a voto. Y las piedras no votan, mire usted. No votan los emperadores de Itálica, ni el bronce Carriazo, ni vota Abderramán III en nuestra Medina Azahara, recién estrenada como Patrimonio Mundial de la Unesco...

Una sola piedra puede desmoronar un edificio, decía Quevedo. Y es la piedra de nuestra indiferencia, la de los que sí votamos, la que desmorona el edificio del Museo Arqueológico. Si las puertas del museo estuvieran llenas de visitantes, si hiciéramos cola para ver el tesoro que guarda el edificio de Anibal González, quizás nuestros gobernantes se lo pensarían dos veces antes de atrancar las bellísimas puertas del Palacio del Renacimiento. Está en nuestra mano, no lo olvidemos nunca, lanzar la piedra de la dejadez contra nosotros mismos. Porque, tengámoslo claro, lo que se encierra en el Museo Arqueológico, es nuestro pasado, lo que nos hizo grandes y nos trajo hasta aquí. 

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Rosa G. Perea

Rosa G. Perea es escritora. Es cofundadora del Club de Lectura del Ateneo de Sevilla y editora en Almuzara

La Gatera

Como escritora, editora y colaboradora en medios de comunicación, Rosa G. Perea habla de todo, predominando la cultura

VISITAR BLOG
Publicado: 26/07/2018 ·
22:32
Actualizado: 26/07/2018 · 22:32
chevron_left
El cáncer de Terelu
chevron_right
El arte de pensar