Turner y Stompanato

Publicado: 28/06/2018 ·
Hace 23 años de un 29 de junio como hoy, se nos marchaba una de las rubias más sensuales que nos dio el Hollywood de los cincuenta, la inolvidable Lana Turner
Hace 23 años de un 29 de junio como hoy, se nos marchaba una de las rubias más sensuales que nos dio el Hollywood de los cincuenta, la inolvidable Lana Turner. Reconozco haber visto más de una docena de veces “El cartero siempre llama dos veces” y rezado fervorosamente para saber mover las caderas como ella. Película que se estrenaba en el 1946 cuando Turner tenía 25 años. 

Años más tarde, cuando mantenía la fama pero observaba como se acercaba el declive, entró en su vida un matoncillo de tres al cuarto de la mafia, Johnny Stompanato, que se ganaba la vida con bravuconadas a las órdenes del legendario mafioso Mickey Cohen. Lana conoció a Stompanato poco después de separarse de Lex Barker, el segundo Tarzán más guapo (permítanme que ponga en primer lugar a Weissmüller), y comenzaron una relación tormentosa, marcada por los celos, y la violencia. En 1957 en el rodaje de la película “Another Time, Another Place”, que Lana protagonizaba junto a Sean Connery, Stompanato, dominado por los celos y creyendo que su chica tenía una aventura con Connery, entró en el plató amenazando con una pistola. Connery no se vino atrás y le dio un puñetazo en la boca quitándole la pistola. 

Esto sólo fue una pincelada de la tragedia que vendría después. Lana intentaba separarse del matón sin conseguirlo. La noche del 4 de abril de 1958 en la mansión que la actriz tenía en Beverly Hills, tuvieron una gran pelea. La hija adolescente de Lana, Cheryl Crane, asustada y pensando que su madre corría peligro apuñaló por la espalda a Stompanato con un cuchillo de cocina. 

Esta gran tragedia alimentó la prensa más amarilla de Los Angeles. En un largo y cacareado juicio, un jurado consideró que se había tratado de defensa propia y declaró inocente a Cheryl. En el juicio, la declaración de Lana Turner fue tan dramática, que muchos la calificaron de una de las mejores interpretaciones de su carrera, porque la sombra de la sospecha caía con gravedad sobre ella, dejando entrever que había sido la madre la que empuñaba el cuchillo y que a sabiendas de que la hija no sería condenada, urdió el plan de inculpar a Cheryl.

 El mafioso Mickey Cohen corrió con los gastos de la acusación particular que pedía siete millones de dólares a Lana, pero el juez desestimó la causa. No creo que lo tomara muy bien...

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información