Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 28/07/2021

Jerez

Juan Miguel del Castillo:“Nos ha ayudado mucho el ruido que hizo Techo y Comida”

Hablamos con el director jerezano, que acaba de terminar en Jerez el rodaje de ‘La Maniobra de la Tortuga’, su segunda película

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • "La Maniobra de la Tortuga es una película diferente, tiene un presupuesto mayor. Eso no quiere decir que sea mejor, pero sí que estoy más arropado"

La grabación de unos planos en Cádiz, ya sin los actores, que se despidieron el viernes después de cinco semanas de rodaje en Sevilla, Cádiz, San Fernando y Jerez, donde el equipo ha permanecido las tres últimas, puso fin el pasado lunes al rodaje de La Maniobra de la Tortuga, la segunda película del director jerezano Juan Miguel del Castillo. Este thriller policíaco con tintes sociales basado en la exitosa novela homónima de Benito Olmo supone por fin su regreso a la gran pantalla, y de nuevo en su tierra tras el éxito de Techo y Comida en 2016.  Aprovechando un hueco el último día de rodaje, el cineasta jerezano nos atendió para hacer balance de un proyecto que ha tardado cinco años en arrancar. Aunque habrá que esperar a 2022 para verlo, ya avisa de que la espera “ha merecido la pena”.

Rodar en casa es una ventaja y ha sido una experiencia muy chula"

“Yo soy de aquí, de la tierra, me siento querido y apoyado, igual que cuando hicimos Techo y Comida. “Rodar en casa es una ventaja y ha sido una experiencia muy chula. Es una película muy diferente a la que rodamos, y que cuenta con más apoyo de instituciones, de TVE, un presupuesto mayor. Eso no quiere decir que sea mejor, pero sí que estoy más arropado, que se han fijado en nuestro trabajo. Nos ha ayudado mucho el ruido que hizo Techo y Comida, un proyecto “más familiar” y en el que “tristemente no tuvimos apoyo”.

Eso sí, como apunta, resulta cuanto menos curioso que le haya costado “el doble de tiempo” ponerlo en pie que lo que tardó con su primera película “aunque parezca contradictorio”. “Ha sido un poco lento y tedioso, nos ha pasado de todo, institucionalmente el cine ha estado parado por los dos cambios de Gobierno, luego vino el tema de la pandemia”, cuenta Del Castillo.

Salvando las mascarillas y la rutina a la que se ha sometido el equipo “todas las semanas” en cuanto a pruebas y tomas diarias de temperaturas, no ha notado demasiado la diferencia de grabar antes y durante la pandemia. “Es tan intenso el rodaje que el tema de la pandemia se me ha olvidado. Hay que tener más cuidado, comer separados, hay unas medidas, pero después de un año de pandemia estamos acostumbrados y cuando pasan unos días con la rutina, se te olvida. Hemos tenido la suerte de no tener ningún caso de Covid”, explica.

 

 

Para llevar a la gran pantalla la novela de Benito Olmo, Del Castillo vuelve a contar con Natalia de Molina como protagonista, como ya ocurrió en Techo y Comida, cuya interpretación conquistó a todos y le valió el Goya a la mejor actriz en 2016. Juan Miguel estuvo nominado también a la mejor dirección novel y la pelicula se hizo con una nutrida lista de premios. 

“Natalia está brillante”

La actriz de Linares aseguraba estos días en una entrevista a este medio que estaba “emocionada” y que el reencuentro con el director jerezano y con esta tierra había sido “muy especial”. Ahora solo falta verla y Del Castillo ya avisa de que “está brillante”. “Nos conocemos y nos entendemos, pero a pesar de eso me sigue sorprendiendo. Natalia está en una etapa más madura, han pasado ya siete años, ha crecido mucho como actriz. Ha trabajado mucho y se nota. Lo que necesita la peli, te lo da, está brillante y va a dar que hablar”, manifiesta entusiasmado.

De nuevo, en su segunda película, el mensaje vuelve a estar envuelto en un trasfondo social complicado y que desgraciadamente está más de actualidad que nunca, como es la violencia machista. “Tristemente es un tema actual, que siempre está y el mensaje es contundente. Representa a las mujeres que sufren está lacra y es una responsabilidad muy grande”, admite.

¿Tiene más presión por el éxito de Techo y Comida? “Eso siempre se tiene. Hay responsabilidad porque hay mucha gente esperando la película nueva, más que responsabilidad, yo diría que expectativas. Yo lo he dado todo; confío en lo que estoy haciendo, dando lo mejor de mí. El espectador tiene la última palabra, pero yo estoy con el contento con el trabajo que he hecho y me siento afortunado de poder rodar con un equipo muy grande con el que me he sentido muy querido y muy arropado. Sin ellos no hubiera podido”.

 

COMENTARIOS