Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 14/05/2021

Jerez

“Nuestra aspiración es que las empresas implantadas en Andalucía tributen aquí".

Modesto González cumple cuatro meses al frente de Andalucía por sí: “El andalucismo debe estar en las instituciones, es el alma de Andalucía”. Es su objetivo

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Modesto González, nuevo líder de Andalucía por Sí.

 

En breve cumplirá ocho años como alcalde de Coria del Río, donde renovó la mayoría absoluta en 2019. Es uno de los ocho regidores con que cuenta Andalucía por Sí en este momento, y el elegido hace cuatro meses para liderar el nuevo proyecto andalucista de referencia.  

¿Qué le ha dado tiempo a organizar en estos cuatro meses?

–El congreso nos trajo un reimpulso muy esperado, ya que tuvimos que retrasarlo en varias ocasiones a causa de la pandemia. El hecho de desarrollarlo telemáticamente y con 300 militantes nos ayudó a reilusionarnos en el proyecto y creer aún más si cabe en un proyecto andalucista para Andalucía. Está claro que el andalucismo debe estar en las instituciones, porque es el alma política de Andalucía, y eso nos ilusiona. Estos cuatro meses nos hemos estado reorganizando internamente, y ya he empezado a recorrer el territorio andaluz, ya que la pandemia nos permite más movilidad, a hacer más implantación, dar a conocer nuestra organización y empezar a prepararnos para una próxima cita electoral. 

¿Cree que habrá adelanto electoral en Andalucía?.

–Todo apunta a que el hundimiento de Ciudadanos y el asentamiento del PP a nivel andaluz podrían ayudar a un adelanto electoral, pero yo creo que no va a ser así, creo que el gobierno va a aguantar, por dar estabilidad a Andalucía y certidumbre a los andaluces, y además creo que debería ser así. Tardaremos todavía en ver esas elecciones en Andalucía. 

Lograron 8 alcaldías y más de cien concejales en las municipales, pero en el resto de comicios aún no han logrado situarse como referentes.

–El nuestro es un proyecto muy nuevo. Surgimos en 2016. Las primeras elecciones importantes para nosotros, desde el punto de vista de estar bien preparados fueron las municipales. Previamente se desarrollaron las autonómicas, pero nos cogieron con el pie cambiado. No estábamos implantados, nos costó llegar a la ciudadanía, y nos llevó a no lograr representación. En las próximas autonómicas será diferente, porque ya tenemos representación institucional en muchos ayuntamientos e incluso en la Diputación de Cádiz. Los alcaldes y la gente de Andalucía por sí que están en las instituciones son un ejemplo y eso nos permitirá llegar a más andaluces y que nos voten más andaluces.

¿El problema de que el andalucismo haya perdido tanto peso en la última década es una cuestión de falta de mensaje o de líder?

–Creo que la ausencia de un líder no. Es un problema de falta de tiempo a la hora de poder llevar nuestro mensaje a la gente, y también la falta de implantación en los territorios. Por eso el mensaje aún no ha llegado a toda la población andaluza, pero estoy convencido que para las próximas elecciones andaluzas ese mensaje llegará alto y claro y permitirá que los andaluces nos voten. 

¿Con qué estructura cuentan ahora mismo?

–Tenemos una coordinadora nacional integrada por 27 personas, con representación de todos los territorios de Andalucía e internamente tenemos más asentamiento en las provincias de Cádiz y Sevilla, pero tenemos representación en el resto de territorios. 

Actualmente hay partidos que han añadido a su nombre el de Andalucía, caso de Adelante; también han surgido movimientos como Nación Andaluza o Iniciativa del Pueblo Andaluz, ¿qué opinión le merecen y dígame si el futuro del andalucismo pasa por una coalición entre todos?

–En la actualidad el único partido político andalucista con representación institucional es Andalucía por Sí. Todos los demás que han surgido en este tiempo o los que se han llamado Andalucía o Andalucista se han demostrado que no eran más que partidos centralistas, sucursales de partidos de Madrid, hasta el punto de que cuando alguno de ellos ha levantado la voz más de la cuenta le han cortado la cabeza y aquí no se habla más de Andalucía. Para confiar en el andalucismo político hay que hacerlo a través de Andalucía por sí. El andalucismo político es el alma política de Andalucía y sobre eso hay que construir un discurso potente. La posibilidad de confluencia con otras entidades no las descartamos que se unan a nosotros, pero lo fundamental es convertirnos en el referente político para Andalucía teniendo en cuenta el trincherismo político reinante. Es necesario construir un instrumento fuerte desde el andalucismo político. Un papel que ya desempeñamos durante la transición para que el futuro de Andalucía tuviera el protagonismo que tiene hoy día. 

¿Qué alternativa de Gobierno ofrecen ustedes?

–Lo primero que hay que hacer es poner a Andalucía en el centro del debate político andaluz. El andalucismo tiene que seguir sustentado en la defensa del estado del bienestar, en la justicia social, poner a Andalucía en el centro del debate, y prestar mucha atención a nuestra economía, porque es lo que lo sustenta todo. Los símbolos nos identifican y nos dan fuerza en lo identitario, pero la economía es fundamental. Andalucía es la economía más importante del Estado, pero la realidad lo que demuestra es que estamos colonizados, somos la economía con más empresas que más tributan en otros territorios. No puede ser que dos de las refinerías más importantes del país estén en San Roque y en Palos de la Frontera, y sin embargo son de Cepsa y tributan en Madrid. Esa es nuestra aspiración, que nuestra economía tribute aquí y genere el valor añadido en Andalucía.

Sin embargo, solo es noticia las empresas que quieren marcharse, como Airbus.

–Y además vemos a Pedro Sánchez y a Felipe VI reinaugurando las instalaciones de la empresa en Getafe, lo que es un auténtico despropósito, que además genera un sentimiento de dejadez hacia lo andaluz flagrante. Es un ejemplo más de lo que le he dicho anteriormente. Son empresas afincadas en Andalucía, pero que no tienen ningún tipo de unión con el pueblo andaluz, y eso hace que cuando hay que cortar cabezas se corten en el punto más débil, y ¿ahora cuál es? ¿Puerto Real? Estuve con los trabajadores el día que se anunció que el tema quedaba de momento sobre la mesa, y espero que su lucha no pare para que la factoría siga activa.

Ha visitado esta semana Jerez, que fue referente indiscutible del andalucismo, ¿ve posible la recuperación de ese espíritu identitario?

–El andalucismo está en la base social de Jerez. Esta ciudad que en un determinado momento fue clave en el andalucismo político, debe ser puesta en el objetivo de nuestro proyecto, y así está siendo. La semilla está en el suelo, y si la regamos con cariño tendremos muchas posibilidades en esta ciudad de que vuelva a ser bastión del andalucismo. Estamos dando los primeros pasos en Jerez. Tenemos nuestra gestora, pero hay que avanzar en implantación.

Le pido su opinión sobre dos reflexiones de reconocidos andalucistas y que publicamos el pasado 28F en nuestro periódico. Fernando Álvarez-Ossorio, ex candidato del PA al Parlamento: “Hay que hablar de posibilidades y dejar ya el victimismo”. Y Javier Aroca, ex viceconsejero de Turismo y Deporte: “Lo más revolucionario ahora mismo en Andalucía es ser andalucista”

–Totalmente de acuerdo con lo de ser revolucionario, porque no hay representación institucional en el parlamento, y sería una revolución política, pero también porque en la sociedad vemos cómo resurge la necesidad de la identidad andaluza, pero no sólo a través de nuestro símbolos, sino a través de la cultura, la universidad, la gente joven. Se aprecia un resurgir del movimiento andalucista que tenga a nuestra tierra en el centro y se pueda transformar en un instrumento político que dé soluciones a los andaluces. Y en cuanto a lo que decía Alvarez Ossorio, estoy de acuerdo. Es uno de los giros estratégicos pretende imprimir en AxSí. Yo no soy defensor del agravio comparativo. Andalucía tiene un papel preponderante de España. Está en nuestras manos nuestro futuro, no podemos creernos permanentemente que somos las víctimas. De nosotros depende lo que votamos, nuestro futuro. Hay que creer en nuestras posibilidades, como durante la transición. Vimos en su momento lo que éramos capaces de hacer por nuestra tierra y tenemos que volver a hacerlo ahora, y lo tenemos que hacer nosotros, nadie va a venir a sacarnos las castañas del fuego.

¿Qué opinión le merece la gestión de la pandemia desde Andalucía?

–Creo que todas las administraciones hemos estado con muchas dificultades ante un problema sobrevenido para el que no estábamos preparado y para el que no podíamos dar la respuesta adecuada. Poco a poco hemos ido llegando a ir conociendo el virus y adoptando medidas más acertadas. La incertidumbre ha sido uno de los problemas fundamentales, desde el punto de vista sanitario, económico y de la sociedad, pero creo que todas las administraciones hemos tenido muchas dificultades. Además, ha puesto sobre la mesa problemas como el de la sanidad andaluza, ya que a prisa y corriendo se ha tenido que ir haciendo inversiones porque había necesidades que el pueblo andaluz no tenía cubiertas. Esperamos que el gobierno andaluz, después de reducir el presupuesto en Sanidad, no tenga continuidad. Hay que estar preparados para futuras alertas sanitarias.

 

COMENTARIOS