Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 17/08/2022  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Provincia de Cádiz

La desigualdad perjudica seriamente la salud

El Atlas de Mortalidad constata que la privación socioeconómica dispara hasta 15 enfermedades; en Cádiz, barrios como Santa María o Trille ilustran el fenómeno

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Manifestación de Marea Blanca en Cádiz por la sanidad pública hace algo más de un año, antes de la pandemia.

La desigualdad social perjudica seriamente la salud hasta el punto de que el mayor riesgo de morir se concentra en los barrios más pobres de España. El Atlas de Mortalidad del Proyecto Medea3, coordinado por Miguel Ángel Martínez Beneito, de la Universidad de Valencia, constata que una mayor privación socioeconómica dispara hasta una quincena de enfermedades, coloreando las 26 ciudades estudiadas con fuertes contrastes según la calidad de las viviendas, los salarios, la existencia o no de marginación social o el desempleo, entre otros factores. En entornos degradados se detecta una peor alimentación, menos práctica deportiva o un mayor consumo de alcohol o tabaco, apunta Pablo Sánchez Villegas, miembro de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), e investigador principal del estudio en las ocho capitales autonómicas.

“Hay patrones que se repiten en todas las estas ciudades”, subraya. “La desigualdad es un factor de riesgo en el caso de los hombres para el exceso de mortalidad por sida, cáncer de estómago, cáncer colorrectal, cáncer de pulmón, cáncer de vejiga, diabetes, cardiopatías isquémicas, enfermedades cerebrovasculares, cirrosis, suicidios y accedientes de tráfico”, agrega. En el caso de las mujeres, la pobreza dispara la diabetes, demencia, cardiopatías isquémicas, enfermedades cerebrovasculares y cirrosis.

En Cádiz, indica, el patrón “esta marcado especialmente para el sida, el cáncer de pulmón, las cardiopatías isquémicas, las enfermedades cerebrovasculares, la EPOC y la cirrosis entre los hombres; y la diabetes, las enfermedades cerebrovasculares y la cirrosis entre las mujeres”. Por barrios, una decena  aparecen marcados de rojo por presentar una mayor privación económica. Entre ellos, destaca Santa María, donde los hombres presentan un riesgo de morir por enfermedades hepáticas y cirrosis hasta un 57,55% mayor que el promedio de la ciudad; o Trille, donde las mujeres tienen un 32,17% más de posibilidades de sufrir cáncer de estómago.

El siguiente paso, adelanta, Sánchez Villegas es analizar el componente medioambiental en la distribución geográfica de la mortalidad en estas localidades, donde, advierte, ya ha quedado patente que una calle o una vía de ferrocarril sirven a veces de fronteras entre territorios deprimidos, donde enfermar y morir es más común, de zonas con mayor renta y mejor salud.

TE RECOMENDAMOS