Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 11/05/2021

Arcos

Medio siglo de flamenco en RNE

El periodista arcense resume en ‘De la noche a la mañana'’ su quehacer profesional durante 50 años

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Velázquez-Gaztelu y su visión inédita del arte flamenco.

José María Velázquez-Gaztelu (Cádiz, 1942) es un arcense que vive y trabaja en Madrid , donde lleva la intemerata de años poniendo en práctica su quehacer profesional, que consiste en la producción para la emisora pública Radio Nacional de España (RNE) del programa ‘Nuestro flamenco’, todo un ejemplo de supervivencia en las ondas;  no en balde lleva en antena la friolera de 36 años.
José María expande su pasión por el flamenco a los cuatro vientos y por los cuatro puntos cardinales del planeta, ya que es un incansable trotamundos que lo mismo se marcha a Tokio que a Nueva York para impartir su saber y parecer sobre esta manifestación musical tan familiar a nuestros oídos. Ahora, José María acaba de publicar su obra más ambiciosa, ‘De la noche a la mañana’ (Athenaica Ediciones), un compendio de sus contactos y vivencias con los intérpretes de este arte universal a lo largo de toda una vida de ejercicio periodístico y radiofónico. De ello charlamos con este ilustre arcense.

El libro que has escrito recorre un extenso trayecto desde tus inicios como entrevistador hasta hoy en día, ¿no?
–El libro es una selección de mis trabajos relacionados con el flamenco que he ido publicando en distintos medios (periódicos, semanarios, revistas, TV y radio) y de mis entrevistas, artículos y reportajes, cubriendo medio siglo, el tiempo que llevo trabajando sobre flamenco como periodista, escritor o guionista de TV y del programa de Radio Clásica ‘Nuestro flamenco’. Son distintas facetas de mi actividad literaria y el libro es un resumen de lo más destacado de estos 50 años.

¿Cómo está el flamenco en estos momentos?
–El flamenco se presenta como un arte vivo, abierto y dinámico y, en la actualidad, ofrece un brillante ciclo de creatividad. Es una vieja tradición en continuo proceso evolutivo. Teniendo en cuenta estas premisas, el flamenco de hoy en día se expone en varios niveles, donde encuentran cabida numerosas y diferentes formas expresivas. La diversidad es uno de sus signos y esa cualidad lo enriquece. Así es como yo lo veo.

Naciste en Cádiz...
–Soy gaditano, pero toda mi familia es de Arcos. En aquella época, mis padres vivían en Cádiz por cuestiones profesionales y a los tres años mis padres se vinieron a Arcos y aquí me crié, pero no me considero ni arqueño, ni gaditano ni de ningún sitio sino ‘inquilino del mundo’, como dice mi queridísimo amigo Diego Carrasco, con el que tengo una buena amistad.

Pero tus lazos con Arcos no los has perdido porque vives aquí en estos momentos y vas y vienes a tu pueblo constantemente y es un punto de referencia permanente en tu vida...
–Hombre, claro, no cabe duda, pero no soy chovinista ni soy de banderas ni de himnos. No pertenezco a ningún sitio. He viajado por muchos países del mundo dando conferencias y haciendo documentales cinematográficos, y en cualquier rincón encuentras tu casa, lugares maravillosos y gente estupenda. El planeta es pequeñito.

La desaparición de Enrique Morente ha sido una de las pérdidas más traumáticas del flamenco en los últimos años ¿Tú cómo lo recuerdas?
–Como un gran amigo. Éramos de la misma edad y con él tuve charlas interminables sobre muchos aspectos del arte y de la vida. A Enrique le grabamos para “Rito y geografía del cante”, donde él canta con Manolo Sanlúcar, otro gran amigo, y después, desde el año 1984 hasta que Enrique nos dejó, fue siempre a mi programa de radio a presentar sus discos nuevos. Pero, aparte de eso, nos veíamos, echábamos ratos estupendos, nos hemos reído mucho y hemos tenido una buena amistad y relación. Enrique, aparte de ser un gran artista y creador, era un gran músico y un gran lector de poesía, tanto es así que ha cantado a muchísimos poetas, desde los arábigoandaluces hasta nuestro común amigo Luis García Montero. Era una persona muy cultivada y refinada y lo recuerdo con mucho cariño. En el 25º aniversario del programa “Nuestro flamenco”, entró en antena por teléfono desde Granada estando en el estudio Carmen Linares, José Mercé, Pepe Habichuela, etc. y dijo a micrófono abierto: “José María, tenemos que querernos y abrazarnos más”. Era una persona entrañable y siempre demostraba respeto y cariño a los demás.

¿Por dónde camina el flamenco ahora?
–Yo nombres no puedo decir, pero están sonando bastante artistas como Rocío Márquez o Niño de Elche. A Paco (Niño de Elche) le hice una entrevista el otro día desde Arcos por la presentación de su libro “In Memoriam” y no quiere intervenir en ningún programa especializado en flamenco, pero en el mío sí porque tenemos una buena amistad desde hace muchos años. Yo fui uno de los primeros que animé a Paco de Elche a seguir por esa línea, la de la ‘performance’, sobre todo, y ha estado en mi programa de radio presentando sus últimos discos, pero yo no puedo hablar de Rocío Márquez, ni de Paco, ni de Rosario la Tremendita, ni de Antonio Campos... Hay dos mil, todos son magníficos y todos tienen un sitio en mi programa. Lo bueno de todo ello es que hay una gran diversidad en cuanto a los criterios estéticos y expresivos y en las fórmulas interpretativas que se están utilizando en el flamenco por parte de los jóvenes, y eso enriquece el género.

¿Y en qué medida tu nuevo libro, que ya se puede adquirir en Librería Camachito, enriquece el panorama literario del flamenco?
–Pues en el sentido en que descubro para el lector la parte desconocida de los artistas porque yo soy un magnífico entrevistador y un buen escritor y tengo habilidad para profundizar en el alma de esa persona que tengo delante. Cuando esa persona se abre y me cuenta, el resultado es una entrevista que al lector le puede parecer verdaderamente sorpresiva porque no tiene nada que ver con las que se hacen normalmente, pero sí es el descubrimiento de un universo inédito.

Mal momento para presentar tu libro en Arcos, ¿no?
–Ahora mismo es casi imposible.

COMENTARIOS