El tiempo en: Andalucía
Sábado 23/01/2021

Jerez

Pantoja y Paquirri en Cantora, la intrahistoria de una grabación ‘made in Jerez’

José Antonio Carmona y Charo García convivieron con la pareja en vísperas del nacimiento de Kiko Rivera

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • José Antonio Carmona, con una de las fotos que le hizo a Isabel Pantoja en aquella época.

La relación entre Francisco Rivera Paquirri e Isabel Pantoja ocupa estas últimas semanas horas completas de televisión.

En medio de todos esos seriales se encuentra Kiko Rivera, el fruto de una relación que se truncó la tarde del 26 de septiembre de 1984.

El “pequeño del alma” contaba entonces con unos pocos meses de vida.

De sus últimos momentos en el vientre materno fue testigo de excepción una pareja de jerezanos, José Antonio Carmona y Charo García.

Ambos trabajaban entonces para el centro regional de RTVE, como operador de cámara y ayudante de sonido, respectivamente.

Tuvieron ocasión de respirar el ambiente que se vivía en Cantora a finales de enero de 1983, compartiendo con la entonces feliz pareja momentos que aún no se han borrado de sus memorias a pesar del tiempo transcurrido.

A Carmona le encargaron la grabación de unos planos del torero y la tonadillera que posteriormente vendrían a ilustrar una entrevista a ambos, en un programa que entonces coordinaban Joaquín Petit y Pedro Tena.

Así que marchó a Cantora junto a su mujer en un Citroen GS de color rojo que había llegado a sus manos a través de la familia Belmonte.

El encuentro con Paquirri e Isabel fue “muy agradable”. La pareja fue “muy bien” atendida y no percibió nada extraño entre ambos.

“El tema de conversación fue el embarazo de la Pantoja, que estaría de ocho meses, porque mi mujer había dado a luz a finales de diciembre. Así que estuvimos hablando de cómo había ido el parto, de las últimas semanas del embarazo, de la gimnasia que entonces recomendaban que había que hacer y ese tipo de cosas”, recuerda José Antonio Carmona.

Kiko Rivera nació poco después de la grabación de aquellas imágenes, el 9 de febrero.

Después de ese primer encuentro con Isabel apareció Paquirri, al que grabaron “alrededor de unos caballos”.

“Me sorprendió el dominio que tenía sobre estos animales. Recuerdo que se le puso de pie un caballo y fue capaz de echarlo al suelo. Se le veía un tío preparado y valiente”, subraya Carmona.

El caso es que grabaron imágenes de ambos juntos en los que se les veía “paseando de la mano por un camino de Cantora, muy acaramelados”, un detalle que no invitaba a pensar en todo lo que se comentaría sobre esa relación casi 38 años después.

Las imágenes se filmaron con una Arriflex, “en cine de 16 milímetros”, porque entonces “el vídeo sólo se utilizaba para los informativos”.

La relación de Carmona con Isabel Pantoja venía de tiempo atrás, de los primeros años de la sevillana como cantante.

En su estudio se conservan todavía los negativos de las fotografías que la tonadillera repartía entre los fans que acudían a sus espectáculos.

Con Paquirri también había compartido algún que otro tentadero, siempre trabajando para TVE.

Existía por tanto una relación entre ambos, que se traducía en saludos y conversaciones informales en los patios de cuadrillas.

El último encuentro fue en la plaza de toros de Jerez, apenas unos días antes del percance de Pozoblanco.

“Había toreros a los que no te podías acercar en esos momentos porque estaban muy concentrados, pero Paquirri no era así. Paquirri saludaba con normalidad y hablaba contigo minutos antes de hacer el paseíllo”.

De ahí que su muerte en la noche del 26 de septiembre causara un “gran impacto” en José Antonio y Charo.

Carmona fue de las primeras personas que a la mañana del día siguiente tuvo acceso a todo el material que se grabó en la plaza de toros de Pozoblanco y en la enfermería, ya que estaba trabajando en el centro regional de TVE.

“Aquellas imágenes las grabó de manera particular el compañero de Córdoba Antonio Salmerón, porque TVE sólo enviaba las cámaras a las plazas importantes. Él tenía su cámara y grabó la corrida porque le gustaba ese mundo. De todo el material que grabó apenas se ha divulgado un 5 por ciento, porque el resto era muy escabroso”, advierte.

Ahora, cuando ven por televisión aquellas imágenes de Paquirri e Isabel paseando por Cantora, José Antonio y Charo no pueden evitar el recuerdo de aquellos días aparentemente felices de la pareja de los que ellos fueron testigos privilegiados. 

COMENTARIOS