Actualizado: 15:26 CET
Jueves, 29/10/2020

Jerez

Panteley, el alimoche jerezano viajero: de los Balcanes a Níger

Fue liberado en 2018 en los montes Rhodopes y ha cruzado el Mediterráneo por el Estrecho del Bósforo para llegar a Egipto y adentrarse en África

  • La cría de alimoche Panteley, en el Zoo de Jerez

Panteley, el macho de alimoche nacido en el Zoobotánico de Jerez en mayo de 2017 y liberado en 2018 en los montes Rhodopes sigue viajando encontrándose en la actualidad establecido en Níger, para contento del equipo del parque jerezano que sigue sus pasos desde su puesta en libertad. El hecho de que vaya equipado con un pequeño dispositivo GPS en su espalda permite seguir su evolución.

El delegado del Zoobotánico, Rubén Pérez ha recibido la noticia con satisfacción “ya que sé del empeño y del buen hacer del equipo del Zoobotánico con este proyecto y otros muchos destinados a la conservación de las especies”. También ha señalado que todo el equipo del Zoobotánico y del citado proyecto de reintroducción “confía y desea que este alimoche jerezano pueda sortear allí las múltiples amenazas que le acechan y pueda sobrevivir hasta la próxima primavera, cuando debería volver a las montañas búlgaras, esta vez para criar”.

Cabe recordar que poco antes de cumplir su primer año de vida, viajó por avión a Bulgaria, donde permaneció varios meses en un aviario en los Montes Rhodopes, antes de ser liberado en el marco de un proyecto internacional de reintroducción de la especie.

Tras ser puesto en libertad, en 2018, pasó varios meses reconociendo la zona donde se liberó y en otoño Panteley decidió moverse hacia el sur siguiendo sus instintos migratorios. Al llegar a la isla de Creta, decidió que era suficiente para su primera migración y no continuó descendiendo hacia África, como hacen la mayor parte de sus congéneres. Los alimoches europeos adultos invernan normalmente en el África subsahariana y regresan en primavera a sus lugares de cría, pero los jóvenes pueden pasar dos y hasta tres años seguidos en África antes de regresar a sus lugares de nacimiento, ya que no alcanzan su madurez sexual hasta los cuatro años.

Sin embargo, Panteley decidió volver a las Rhodopes al cumplir su segundo año de vida y permaneció allí durante el verano de 2019. En otoño decidió migrar de nuevo al sur y esta vez, debido a estar más confiado en sus habilidades de vuelo, cruzó el Mediterráneo por el Estrecho del Bósforo para luego cruzar Egipto y adentrarse en África hasta recalar en Chad. Allí ha permanecido en el entorno del lago Chad durante varios meses y, finalmente, el pasado mes de mayo decidió migrar hacia el norte pero, esta vez no para regresar a Bulgaria, sino para quedarse a veranear en Túnez, a orillas del Mediterráneo.

A finales de julio Panteley ha decidido poner de nuevo rumbo al sur y se ha establecido en Níger, donde permanece en estos momentos.

El marcaje de los ejemplares liberados con radioemisores, como es el caso de Panteley, aporta una información muy valiosa sobre sus desplazamientos y costumbres.

Los movimientos experimentados por Panteley pueden ser consultados por cualquier persona a través del enlace: http://www.lifeneophron.eu/#transmitters.

El alimoche es una especie de buitre presente en la Península Ibérica que tiene hábitos migratorios: migra hacia el sur para invernar en la zona subsahariana y regresa cada primavera a criar en los lugares donde nacieron. Si bien, ésta ha sido la tendencia observada hasta ahora, cada vez son más los alimoches que invernan en zonas próximas a los lugares de cría en la cuenca Mediterránea.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Horeca ya da por perdido el ciclo de eventos de la próxima primavera
chevron_right
Ya hay colegios que buscan enfermera escolar para todo el curso