Actualizado: 01:22 CET
Jueves, 01/10/2020

Jerez

“A final de enero tendremos que saber qué hacemos con la Semana Santa”

El Consejo hará “lo que esté en su mano” para que las cofradías puedan salir a la calle “con todas las garantías”, contemplándose hasta procesiones sin imágenes

Cargando el reproductor....

El Consejo local de la Unión de Hermandades ha empezado ya a trabajar pensando en la Semana Santa de 2021 una vez que así se decidió en la reunión de presidentes celebrada este pasado domingo en Antequera.

En ese encuentro también se adoptó la determinación de empezar a dar cierta normalidad al calendario cofradiero, que en el mes de septiembre suele caracterizarse por el nombramiento del pregonero, del cartelista o la designación de la imagen que debe presidir el Vía Crucis de Cuaresma.

Así se va a hacer en Jerez. Como es sabido, Pablo Baena será pregonero en 2021, y quedan pendientes de resolver las incógnitas del cartel y el Vía Crucis.

El presidente del Consejo local de la Unión de Hermandades, Dionisio Díaz, ha confirmado que el próximo Domingo de Pasión habrá Pregón, siempre y cuando lo permitan las circunstancias de la pandemia y con independencia de que se suspendan o no las procesiones de Semana Santa.

Además, antes de que finalice el mes de septiembre se pretende anunciar la imagen que presidirá el Vía Crucis. Para el cartel se puede optar por un montaje con obras ya publicadas o por la reedición de una edición anterior, ya que apenas hay presupuesto para encargar una obra de nueva factura.  

El modo en que se celebrará la próxima Semana Santa es sin duda la cuestión más incierta a día de hoy, ya que va a depender de la evolución de la crisis sanitaria.


En la reunión de este pasado domingo se consideró oportuno que la decisión definitiva se adopte “a finales del mes de enero” y justo antes del inicio de la Cuaresma.

Más tiempo no se podría esperar porque resultaría ya imposible poner en pie una Semana Santa.

Sobre la mesa están todas las posibilidades, aunque siendo conscientes de la complejidad de repetir el modelo anterior a la pandemia.

“Tenemos la esperanza de que la Semana Santa pueda salir adelante, aunque quizá no como a nosotros nos gustaría”, ha admitido Dionisio Díaz en el primer programa de la temporada de Luz de Pasión, que se emite semanalmente en 7 TV Jerez.

“Desde las instancias civiles se está apostando por retomar la normalidad y poner en marcha todo aquello que se pueda. El propio vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha apostado recientemente porque hubiera Semana Santa. Será necesario adoptar medidas, aplicar una serie de restricciones, evitar concentraciones en lugares estrechos..., habrá que hacer cosas que no nos gustan, pero lo importante es que las imágenes salgan a la calle y que las hermandades hagan estación de penitencia. Por ahora tenemos que trasladar un mensaje de optimismo y esperanza”, explicó Dionisio Díaz.

Podría darse el caso de que esas imágenes debieran procesionar en sencillas andas, prescindiéndose de los costaleros, o incluso de que los cofrades hicieran estación de penitencia a la Catedral acompañando a una cruz alzada y no a sus imágenes titulares, tal y como se hacía en tiempos pasados. A día de hoy, nada está descartado.

El presidente del Consejo no negó incluso la posibilidad de que se hicieran test rápidos a los costaleros justo antes de la salida procesional. “Ahora dicen que van a salir test que dan resultados fiables en quince minutos y costarían apenas cuatro euros... La situación es muy cambiante y a día de hoy no sabemos qué escenario vamos a tener en marzo”, añadió.

De momento, lo que está claro es que el Consejo y las hermandades van a hacer “lo que esté en su mano” para que las cofradías hagan estación a la Catedral “con todas las garantías”. 

Existe margen incluso para distanciar los palcos

Podría darse el caso de que fuera necesario establecer una distancia de seguridad entre los palcos que se distribuyen a lo largo de la Carrera Oficial.

El Consejo ya tiene contemplada esta posibilidad, de ahí su decisión inicial de no poner a la venta los más de trescientos palcos que este año no fueron renovados.

“Ahí tendríamos un colchón para poder jugar en el supuesto de que fuera necesario separar los palcos. Es un número de palcos al que no queremos renunciar porque en condiciones normales se venden y las hermandades tampoco están en condiciones de renunciar a ese ingreso porque su situación económica es complicada”, explicó.

No pocas voces apuestan por la celebración de cultos internos de carácter extraordinario que pudieran convertirse en alternativa a las procesiones en la calle en caso de que la pandemia las desaconsejara.

Sin embargo, el presidente del Consejo entiende que una iniciativa de esas características implicaría un mayor riesgo sanitario que la presencia de las cofradías en la calle.

“¿Hacer algo en los templos? Personalmente trato de ser algo más optimista. Además, si en los sitios cerrados existe más riesgo de contagio, igual no sería conveniente organizar ese tipo de actos”, subrayó.

Díaz recordó por último que las hermandades suspendieron actos y adoptaron medidas preventivas antes incluso de la declaración del estado de alarma. “Hemos sido muy prudentes y se ha dado ejemplo”. 

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
“A mí la semana que viene me toca venir a clase y la otra en casa”
chevron_right
Bomberos rescatan a un operario tras volcar con su máquina de carga en La Barca